Mantra II

Un día, sin esperarlo ni anticiparlo, caes al suelo. Duele, duele tanto que esta vez abres los ojos más para no volver a caer. Duele, duele tanto que cuesta respirar. Duele, duele tanto que prefieres ya no dar pasos tan grandes, que prefieres bajar la cabeza, prefieres rendirte y no ser tú. Prefieres no sentir, no soñar, no creer. Crees que es más fácil seguir con una máscara que oculta tu corazón, crees que es mejor fingir que eres parte de una sociedad de mentiras, de un mundo donde el poder vale más la bondad. Prefieres engañarte, convencer a tu mente que puedes bloquear todo y dejar de ser eso por lo que luchaste tantos años, dejar de ser la mejor versión de ti misma. Llega el día en que voces cercanas entran a tu cabeza, peor aun entran a tu corazón, y te desgarran sin que te des cuenta. Palabras de envidia, de lobos vestidos de cordero, palabras que te hacen creer que todo por lo que luchaste es una utopía, algo que no existe ni existirá.

blog1

Desde siempre escuchas que quienes están en contra de tus ideas y sueños, que quienes te dicen “no vas a lograrlo” en realidad tienen guardados en su corazón resentimiento y sueños rotos. Y desde siempre también, te repites a ti misma que no los vas a escuchar, que nunca les harías caso, porque tu voz interior es más fuerte. Hasta que un día te ves en el espejo, y ya no ves tu reflejo, no ves la sonrisa iluminada por tus sueños y metas, sino ves la sombra de lo que eras, ves un reflejo desteñido, tapado por esas palabras que creías no escuchar, pero que poco a poco entraron y arrasaron con todo.

¿Quién te dijo que bajes la cabeza ante el éxito? ¿Quién te dijo que en lugar de tener unos zapatos grandes que llenar, tienes que achicar tus pasos y dejar menos huellas? ¿Quién te dio permiso de quitarle las piedras preciosas a tu corona, porque debe pesar menos? ¿En qué momento empezaste a ser “demasiado buena”? Dime en qué momento olvidaste tu historia, en qué momento se esfumó tu historia y te perdiste recordando lo que hiciste mal y olvidando lo que sí lograste hacer.

large (35)

Pero llega un momento, un día en el que sin querer queriendo, alguien te mira y ve más allá de lo que todos ven, alguien que te ve con brillo en sus ojos y te dice palabras que hace tiempo no escuchabas, palabras sinceras llenas de admiración y orgullo. Ves hacia el suelo, y encuentras las plumas de tus propias alas que poco a poco fueron cayendo. Y luego ves hacia atrás, con lágrimas en los ojos, y el camino que parecía borroso empieza a aclararse. Guarda esas palabras de aliento, guárdalas para cuando te pierdas de nuevo, cuando te olvides lo que recorriste y solo veas las grandes montañas que tienes que atravesar. Cuida la felicidad que nace desde lo más profundo de tu corazón, cuida las sonrisas y sobretodo cuida tu sueño, tu motor, cuida esa pequeña ilusión que te hace abrir los ojos todos los días. Cuida y guarda con todo recelo la energía que te hizo estar de pie de nuevo, guarda el momento en el que no pudiste más y la fuerza que te hizo levantarte del suelo. Guarda la historia y el camino para que puedas encontrarte cuando te pierdas de nuevo.

 

Quiero cantar hasta morir

Tengo algunos recuerdos fijos de cuando era muy muy pequeña, uno de ellos es que en casa teníamos unos audífonos gigantes y un pequeño micrófono. Yo quería encontrar la forma de colgar el micrófono del techo, como en el video de Aveces me parece de Aristia, y ponerme esos audífonos grandes y cantar. Siempre me gustó cantar, mi mamá canta y toca guitarra, y desde que tengo razón la música es parte de mi vida. También recuerdo que cuando tenía entre 5 y 8 años me decían siempre que tenía una voz muy especial, pero no en el buen sentido, me decían que era muy chillona y cada vez que hablaba muy fuerte mi tía solía decirme “hijita, pasa el vidrio”.

1977270_10152337153389189_2061240755_n

Pero yo seguía y seguía cantando. En la época en la que compraba CD’s de karaokes, en la que no tenía internet y no sabía de youtube, cantaba con casettes, hasta intentaba crear compases en el teclado. Aun así, muchos decían que era desorejada, y esas palabras me llevaban a cantar bajito. Y yo seguía cantando, me encerraba en mi cuarto y ponía todos mis peluches en el suelo, ellos eran mi audiencia. Cuando cumplí quince años mis papás me regalaron un parlante, micrófono y parante, creo que fue el mejor regalo que he recibido en mi vida, por fin podía cantar y mi cuarto se convería en mi escenario de verdad. Probé un par de audiciones y me rechazaron, lloré, lloré mucho. Pero yo seguía cantando.

Fui a una audición por segundo año consecutivo, esta vez me aprobaron. Y así insistí a que me lleven a alguna clase de canto. El profesor le dijo a mi mamá que yo sí podía cantar, y en la primera clase me hizo cantar el Ave María, ni yo creía que lo que salía de mi garganta era mi voz, mucho menos mi mamá. Y empecé con el teatro, y quería seguir cantando, pero me volvieron a rechazar. Y le rogué a mi abuelita que me ayude a pagar unas clases de canto más, la profesora me dijo que tenía material para postular al Conservatorio Nacional de Música. Nunca postulé, pero esas palabras me dieron confianza, y cada vez que podía juntar dinero me pagaba horas de canto. Un día fui a una audición de American Idol, mi amigo que según yo y muchos cantaba mejor que yo no pasó, y yo…yo pasé esa etapa.

Y así pasaron los años, de profesor en profesor fui formando lo que siempre quise, más que voz quería confianza, confianza en mis cuerdas vocales y en mi oído. Estuve en musicales, logré pequeñas cosas que para mí son inmensas, porque a veces me escucho y no puedo creer que eso es lo que yo canto. Mi voz y yo hemos pasado de todo, he estado en lo más bajo de lo bajo, he vuelto a subir, y sólo quiero seguir cantando. Aun tengo mucho por mejorar y aprender, sobretodo a controlar mis nervios, pero voy avanzando paso a pasito. Me sorprendo cada vez que alguien dice que le gusta mi voz, ver las caras que ponen cuando escuchan una grabación (pues mi voz al hablar es totalmente diferente que al cantar). La vida para mí no tiene sentido sin música, tener la oportunidad de poder transmitir con mi voz es una de las mejores experiencias que puedo vivir. El domingo pasado canté por primera vez en Zagreb y hacía tiempo que no estaba tan nerviosa. Quiero mejorar, puedo hacerlo, y ahora vuelvo a confirmar que todo esta dentro de nosotros, podemos lograr todo lo que queramos si es que nos esforzamos y no nos damos por vencidos.

Y por si son curiosos, aquí les dejo el link del video:https://www.youtube.com/watch?v=PS7aW0oHY-A

13170622_10154799580573102_435067926_o

 

Celebrate You

“Si puedes soñarlo puedes hacerlo, recuerda que todo esto comenzó con un ratón”. – Walt Disney

Hoy es jueves y quiero compartir con ustedes un recuerdo increíble, una de las mejores experiencias de mi vida. Hace ya casi 6 años tuve la oportunidad de ser parte de un grupo de estudiantes que viajó al lugar más feliz de la tierra, donde los sueños se hacen realidad, la magia existe y nuestro niño interior vuelve a despertarse. Viajé a Disneyworld. Pero no sólo viaje a conocer, pude trabajar tres increíbles meses, conocer personas de otros países, compartir sus sueños e ilusiones y conocí y compartí con quienes ahora son mis hermanas, mis roommates Raquel, Andrea y Talia.

100_5682

Mi trabajo era perfecto, me encargaba de ordenar a las personas mientras veían los desfiles de Magic Kingdom. Además mientras esperaban el desfile jugaba con los niños, conversaba con todos, bailabamos y cantábamos. Lo mejor de trabajar con un público es que tienes la oportunidad de interactuar con ellos, y si es en Disney puedes además compartir la magia y crear momentos inolvidables.

20452_301101810921_746735921_3633874_3298938_n

Nunca olvidaré una de las últimas noches en el parque, mientras preparábamos el desfile Spectromagic, un espectáculo en el que todo el parque se apaga y los personajes pasean con luces. Después de semanas escuchando la misma melodía llegas a memorizar en qué momento se apagan las luces. Por eso, ese día se me ocurrió preguntarle a una niña de aproximadamente 5 años, si deseaba apagar las luces de todo el parque. Me dijo que sí y la lleve al frente de un grupo de gente que esperaba ver el desfile. Les expliqué que a la cuenta de tres debían ayudarla soplando porque ella iba a apagar todas las luces. Uno…dos…tres…soplarón e inmediatamente se apagó todo. La gente aplaudía, la niña no podía creerlo, sus papás filmaban felices y yo lloraba de alegría. Nunca olvidaré el rostro de esa pequeña, y espero ella nunca olvide que un día creó magia y apago las luces de Magic Kingdom.

26631_371446170288_568165288_5240831_1818766_n

Trabajar en Disney fue mucho más que una experiencia profesional, cultural o educativa. Fue una experiencia de vida, fueron tres meses en los que aprendí que los sueños se hacen realidad, que todos tenemos el derecho de soñar y de ser felices, que cada día hay que celebrar que estamos vivos, que siempre hay una razón para celebrar y reír. Aprendí que aun hay personas con ganas de divertirse, de soñar y de creer. Conocí personas que sin conocerme, con el hecho de compartir mis sueños y anhelos me decían “espero verte actuando algún día”. Y aprendí que todos tenemos un niño interior que se muere por salir y jugar, a quien nunca debemos dejar morir. Ahora sé que la alegría más grande es poder compartir felicidad y magia con los demás, contribuir en la sonrisa de otra persona.

100_5824

Gracias Walt Disney por crear un mundo tan grande e increíble, por luchar por tus sueños y motivar al mundo entero a hacerlo. Y lo mejor es que VUELVO!! Faltan poco más de 100 días para reunirme con mis roommies, Mickey, Minnie y todos sus amigos!! No puedo estar más emocionada!

18677_1357979032862_1333104596_997025_4106633_n

“No duermas para descansar, duerme para soñar. Porque los sueños están para cumplirse”. – Walt Disney

Confesiones de una soñadora

Siempre me creyeron una soñadora, siempre me creí una soñadora y hoy, después de 25 años de vida y medio año viviendo sola, creo que puedo decir que soy una soñadora. Soñaba con vivir sola, ser independiente, tener una bonita vista desde un balcón, tocar guitarra, cantar sin miedo. Soñaba con bailar salsa con alguien más alto que yo, caminar sin miedo a que me asalten, pisar un escenario y lograr cantar, bailar y actuar al mismo tiempo. Y a mi manera, con errores y lágrimas, lo he logrado. Pero aun sueño, sueño con besar a alguien bajo la lluvia, con inspirar a alguien a que diga “ella pudo, yo también”. Sueño con decir lo que siento sin pensar en el qué dirán, quiero verme en el espejo y enamorarme de lo que veo, quiero luchar sin preocuparme por perder.

large (20)

Hoy quiero confesar que lloro, y no sólo de felicidad, también sé llorar de tristeza, y no sólo por una película. Porque la vida no es fácil, pero lucharla es más divertido. Confieso que me muero de miedo de no ver a mi abuelita una vez más, que tengo miedo que llegue el día que no sepa qué más hacer por lograr el resto de mis sueños. Que tengo miedo de arrepentirme de los riesgos que no tomé y las palabras que no dije. Confieso que no quiero darme por vencida y que tengo mucho miedo a enfermarme y no tener a mis papás para que me engrían.

lodvg3

Confieso que día a día lucho para que la niña que fui no se avergüence de quien hoy soy. Que tengo mucho miedo a la soledad, porque aprendí muy bien a estar sola, pero no quiero especializarme en ello. Confieso que aun sueño lo mismo que hace 10 años, que mis sueños de arte no estan en pausa. mucho menos en stop, simplemente están tomando otro color. Que veo el avance de mis amigos y me gustaría estar en su lugar, luego miro atrás y estoy feliz con el camino que tomé. Confieso que tengo miedo que mi sonrisa sea en el fondo la máscara de un alma triste, y que peleo día a día por reír y hacer a alguien reír.

large (96)

Confieso que hay días que quiero dejarlo todo y echarme a dormir, pero luego amo cuando un rayo de sol me despierta. Que tengo miedo, mucho miedo de rendirme y no ser quien hasta ahora creo que soy. Que por momentos quisiera tomar un avión y regresar, pero luego de alguna buena charla me doy cuenta que este es mi lugar. Confieso que te extraño y que se me saldrá el corazón cuando te vuelva a ver.

Pero más que todo confieso que no soy inocente de lo que me rodea. Que veo la realidad de las cosas, y que mi alegría no significa que niegue los problemas del mundo, sino que trato de poner un poco de felicidad en todo aquel a quien pueda llegar. Confieso que no creo haber llegado lejos, simplemente he avanzado; y que me he caído y golpeado, pero he aprendido de cada bache en el camino. Confieso que no todo es rosa, pero ando con un pincel en la mano tratando de ponerle un poco de color a la vida. Confieso que amo, amo mucho y quiero amar mucho más, porque dentro de todo, con problemas, soluciones, risas y lágrimas, el amor está detrás de cada paso que damos en esta vida.

Sigue tu instinto

Hace un momento una amiga me pidió un consejo de amor; no sé en qué momento me gané el título de Doctora Corazón. La verdad soy de las personas que da los mejores consejos, pero el problema está en que yo no los aplico. Y no sé de dónde saco la inspiración para decir las mejores frases pero no puedo llevarlas a la práctica. Sé que es algo tonto, pero la verdad es que siendo honestos, cuando vemos el problema de afuera es mucho más fácil ser racional, cuando el problema está en nuestra cabeza (o corazón) mezclamos todo y no sabemos que hacer, no escuchamos a nadie. Aun así, el día de hoy traté de darle el consejo que me daría a mí misma, y aunque fue bastante general, fue sincero:  sigue tu instinto.
lodvg9
Puede sonar trillado o abstracto, pero hay algo dentro de nosotros llamado instinto o intuición, para las más románticas como yo se llama corazón, y nos dice qué hacer. Si quieres hacer algo, por más que todo el mundo te diga que no lo hagas, si tu corazón te dice “hazlo” es mejor que le hagas caso. Si no lo escuchas, te quedarás con la duda por el resto de tu vida, con ese sin sabor de no haber dado el primer paso (o segundo, o tercero…). Además, si te equivocas aprendes, y si no te equivocas ya estás algo más cerca a eso que querías alcanzar, ya sea una respuesta, una meta o un sueño. Hay veces que necesitamos un consejo, pero en el fondo sabemos lo que queremos hacer. Como el truco de la moneda, el indicador no es la cara o cruz sino ese micro-segundo antes de ver el resultado, la señal es lo que pasa por tu cabeza antes de ver si salió lo que tu corazón esperaba o no.
large (81)
Entonces hoy quiero decirte que sigas a esa voz dentro de ti y te arriesgues, porque es mejor sufrir por haberlo intentado que morir sabiendo que pudiste hacerlo y no lo hiciste. Porque duele arriesgar y perder, pero más duele no ganar habiendo podido hacerlo. Por que es peor saber la triste verdad que engañarse con una mentira. Porque es mejor llorar y saber que tienes un sentimiento profundo que negarse a sentir, negarse a vivir. Porque es preferible ser quien quiere más y es libre, que quien limita su corazón y vive encerrado en su propia lógica sin sentido.

16 lecciones que nos deja Disney

Trate de elegir mis favoritas y fue muy dificil, ¡son tantas las que nos inspiran! Elegí la frase que más me gusta de mis 16 películas favoritas. Son muchísimas, sin mencionar las canciones, las que siempre están en mi cabeza.

Aladdin: ¿Confías en mí?

2196.aladdin

La bella y la bestia: Quiero aventuras que al mundo asombres, un gran amor quiero encontrar, que feliz a mí vendrá y me entienda de verdad, quiero mucho más que un simple plan.

Belle-disney

La Sirenita: Los hijos deben tener la libertad para hacer su propia vida.

sirenita_171848

Cenicienta: Si sigues creyendo en los sueños, tu deseo se hará realidad.

la-cenicienta-edicion-diamante-disney-cinderella-blu-ray-dvd-2012-cendrillon-princesas-princesa-princess-hada-madrina-carroza-castillo

Toy Story: Al infinito y más allá.

19ceefanota-toy-storyp

La Bella Durmiente: Por supuesto, tú misma lo has dicho, una vez en un sueño.

509d5dfd345bf_611x459

El Jorobado de Notre Dame: La vida no es un deporte que se mira, si pasas el tiempo observando, verás tu vida pasar y tú te quedas atrás.

1234795477365_f

Los Aristogatos: Las damas no comienzan pleitos, pero sí que los saben terminar.

aristogatos

El Rey León: “Hakuna Matata”…esas dos palabras resolverán todos tus problemas.

el-rey-leon-3d-foto-3

Frozen: Hay personas por las que vale la pena derretirse.

disney_frozen_movie_wallpaper_hd_13

Encantada: 
Giselle: Tienes que cantarle y correr a su lado dándole tu corazón con una bella balada.
Robert: Siento que saliste de una tarjeta de felicitación y buenos deseos.

(L_R)  AMY ADAMS, PATRICK DEMPSEY

Peter Pan: Sólo necesitas fe, confianza y polvo de hadas.

tumblr_m158z2AtXm1rp1uuro1_1280

Enredados: Tienes la oportunidad de ir a buscar un nuevo sueño.

ladron-acaricia-rapunczel

Alicia en el País de las Maravillas: Yo no estoy loco. Mi realidad es diferente a la tuya.

1951-Cheshire

Pinocchio: Siempre deja que tu conciencia sea tu guía.

pinochobd

Mary Poppins: Supercalifragilisticoexpialidocio

Marypoppins1

Y no podía faltar una frase del genio detrás de todo este mundo de sueños y hadas, Walt Disney.
Si puedes soñarlo, puedes hacerlo. 

disney_wallpaper_by_xmegafuzzyslippersx-d6bwd6x

Hay días…

Hay días en los que la inspiración no llega a tu mente, en los que el sol puede salir en el cielo, pero no en tu alma. Hay días en los que no quieres más que dormir, pedir que sea otro día, una página en blanco, y olvidarte de todo. Hay días en los que lo único que quieres es un chocolate y no hablar con nadie, porque sientes que todo el mundo te dio la espalda. 

homesick

Pero son esos días que llega la vida y te dice “hoy puede ser mejor” y te manda una persona, una frase, un momento, que hace que todo lo anterior no importe. Llegan palabras que hacen que te des cuenta que para ver la luz, debes pasar por un momento de oscuridad. Para encontrar y entender la felicidad debes también saber qué es estar triste.

Hoy pensé que iba a ser un día normal, pero empezó a ser malo, muchas malas noticias, mucha gente que ponía más problemas que soluciones en mi cabeza. Mil dudas y ni un rayito de luz que me indique que estoy en el camino correcto. Tenía un compromiso, ir al teatro con amigos de mi clase, y uno de ellos fue con una amiga, que me hizo caer en la cuenta, a mí y otros chicos más, que ya el simple hecho de haber tomado la decisión de estar en otro país que está muy lejos de todo con lo que hemos crecido, esa decisión nos hace valientes. 

imagen-de-mujer-respirando

Muchas veces nos quedamos pensando en nuestros errores, en las cosas que nos salen mal, en lo que nos preocupa; y no vemos la suerte que tenemos, lo valiente que somos, lo mucho que valemos. Cada pasito que damos, por más chiquito que sea, nos lleva adelante. Siempre van a haber problemas, sino la vida no tendría ninguna gracia. Siempre y cuando no olvidemos quienes somos y de dónde venimos, siempre que hagamos todo con humildad, corazón y mucha pasión, no nos puede ir mal. Podemos creer que estamos sin salida, pero al final del túnel siempre aparece la luz, siempre es más oscuro antes del amanecer. 

Los dejo con una de mis canciones favoritas en días como estos, una canción para esas aventuras que sólo nosotros conocemos.