La vida que nos roban

Cada día al despertar y salir de casa dejas de vivir un poco. No me refiero a los minutos que pasan y desaprovechamos, ni a los segundos que pasan y disfrutamos. Cada día nos roban un poco de vida, y no es nuestra culpa. A mí me han robado vida. Nos roban vida cuando nuestro día tiene integrado 3 o 4 horas de viaje para llegar a nuestro destino y regresar a casa. Nos roban vida porque no nos permiten estar más tiempo con personas que queremos ver, compartir otras actividades, tener más oportunidades.

Nos roban vida cuando no podemos elegir ni vestir la ropa que nos gusta, ni se te ocurra vestir minifalda, shorts, blusas “provocativas”. Lo peor es que no te importa el “qué dirán”, simplemente estas harta de que te falten el respeto con los ojos, la boca y hasta con el tacto. Nos roban día a día cuando tienes que tomar todas la precauciones posibles para que al salir de casa, llegues sana y salva. Es que nunca se sabe lo que puede pasar cuando atraviesas la puerta y reja de tu casa.

Nos roban cuando tienes que ocultar tu billetera, cuando tu cartera es un adorno y va vacía porque simplemente es la atracción más grande de los “amantes de lo ajeno”. Nos roban mucho más cuando no nos permiten caminar sin mirar hacia atrás, cuando el miedo crece porque se hace un poco más oscuro. Cada vez que le tenemos que pedir a alguien que nos recoja de la estación, que no podemos escuchar música al caminar por la calle, cuando tenemos que esconder el celular que acabamos de comprar con nuestro esfuerzo nos roban minutos de vida que no nos van a devolver.

Nos roban vida cuando sentimos un nudo en la garganta al tomar un taxi de la calle y no uno “seguro”. Cuando nos catalogan de valientes, arriesgadas y locas porque decidimos viajar entre amigas. Nos roban vida cuando no nos dejan andar con seguridad, cuando no nos enseñan a ser libres en todo sentido. Porque andar cuidando tu vida en cada paso que das, teniendo miedo de cada persona que cruzas en el camino, no es libertad y mucho menos vida.

Y con todo el dolor de tu corazón das un paso al costado, recuperas las riendas de tu vida y no permites que te roben ni un minuto más. Un momento en el que empiezas a disfrutar y aprecias las pequeñas cosas de la vida que antes no sabías que podían ser tan hermosas y necesarias. Llega un momento en el que quieres conocer un mundo en el que no necesitas ser privilegiado para tener lo más básico en el mundo, seguridad y libertad. Llega un momento en el que dejas de sobrevivir para empezar a vivir. 

large (35)

 

Personajes de facebook

Conozco una persona que no tiene facebook, una sólo una (aparte de mi abuelita, claro). Pero conozco varias que deberían tener el ingreso PROHIBIDO a facebook, o algunos límites en comentarios, publicaciones y sobretodo un filtro en las fotos que NO deben publicar nunca jamás, never ever ever. Es que así como facebook tiene como requisito tener 18 años o más, creo que es momento de decirle a mi amigo Mark Zuckerberg que tiene que incluir un test psicológico en el registro (le estoy escribiendo un inbox right now). Ya que aun no existe tal test, debemos aceptar que todos tenemos estos personajes en nuestro timeline.

giphy-2

TUS PADRES   
Por mi integridad (y para ahorrarme las críticas de mi madre por whatsapp) solo comentaré que nunca olvidaré el día que mi roommate pegaba sus fotos de un viaje en power point y se los mandaba a su mamá por mail. Inocentemente (tenía 19 años) le pregunté por qué no tenía a su mamá en el facebook…hoy con 26 años, a miles de kilómetros de distancia y con una madre que tiene smartphone, la entiendo. Y le agradezco a mi hermano por quedarse con la noble tarea de explicarle a nuestros padres la diferencia entre inbox y muro de facebook.

giphy

LA TÍA DE LOS MENSAJES INAPROPIADOS
Es la tía que entra a cubrir el espacio que deja tu mamá cuando esta última:
1. No tiene facebook (no sabes la suerte que tienes)
2. Ya la entrenaste con un filtro anti-comentarios inapropiados.

La tía de tu facebook (pueden ser varias con las mismas cualidades) aparecen de vez en cuando, pero cuando lo hacen, entran con todo. Con selfies, fotos sin sentido (su manicure recién hecha, sus ojos maquillados, los nuevos aretes que compraron)  y descripciones de lo que tomaron de desayuno: Disfrutando de un capuccino con croissant de mantequilla. Que rico, me siento como una reina.

Además escriben siempre comentarios inapropiados, que saltan de un momento a otro, sobretodo cuando despiertas una mañana con 20 notificaciones de ella y sus comentarios son asi: Ay hijita, que linda te ves en esa foto, como has bajado de pesooo, a ver cuando me tomo unas vacaciones y te visito, dile a tu mamá que me llame, o pásame su número de wasap para escribirle un mensaje, el mío es 7943794030.
O casos extremos: Mi reina, ¿ese es el chico del que me habló tu mamá? Esta guapo y qué alto.
Nota mental: No contarle a mi mamá sobre mi nuevo crush, que el chisme vuela.

giphy-5

EL INTENSO
Puede ser un primo mayor, tío lejano o conocido de tus papás (que aceptaste cuando tu mamá te dijo “hijita acéptalo, quiere tener más amigos en su feisbú”). Su hobby consiste en PUBLICAR EN MAYÚSCULAS (siento que lo escucho gritar en lugar de hablar) y tiene días temáticos. Un día el tema es política, otro día son las elecciones en un país muy lejano, y puede incluir temas sociales, de cultura general y geográficos. También tiene días de incluir su opinión sobre nutrición, productos GMO, medicina naturista y similares. Es intenso porque cuando se le da por publicar sobre algo, lo hace en todas las formas posibles, incluyendo videos, fotos, frases, links periodístico e inbox privados sobre el tema del día.

EL SOCIABLE SIN ONDA/VENDEDOR DE HERBALIFE/CREADOR DE EVENTOS
Es aquella persona que te etiqueta en fotos de publicidad para venderte algo online, o el que publica un video y te etiqueta ya que en su mente tú (y todo el mundo) no tienen nada más que hacer que ver lo que él publica. Dentro de su onda, que el cree sociable, te invita a todos los eventos que crea (fiestas, conciertos, obras de teatro, charlas de oratoria y autoestima), no se toma la molestia de filtrar las invitaciones y por ende se ofende cuando pones “no asistir” (disculpa el rechazo público, no podré tomar mi jet privado para cruzar el Atlántico ese fin de semana).

giphy-4

LA/EL CHIC@ DE LAS POESÍAS
Es ese amigo o amiga que publica su vida personal en imágenes con frases motivadoras y citas de personajes famosos. Te enteras que anda en problemas amorosos cuando su timeline es una extraña mezcla de Adele y Ricardo Arjona “Never mind I’ll find someone like you/Y cómo deshacerme de ti si no te tengo”, y sabes que han regresado cuando aparece una foto de ositos panda abrazándose y una frase “Lo hermoso del amor es luchar juntos contra las adversidades del camino”.
Sabes que planea un viaje (nunca sabremos si lo realizará o no) cuando aparecen frases tipo: Viajar es cambiarle la ropa al alma, Viajar es vivir, #justgo. Y claro, sabes que gastó todo su dinero en cosas que no debía comprar cuando publica: Colecciona momentos, no cosas (ironías de la vida, se compró todo el 3×2 de Casas & Ideas).

EL EGOCENTRISMO EN PERSONA
Es la persona de las 10 selfies al día (y crea un álbum sobre ello al estilo Yo: todas mis etapas y sombras del alma) la que no manda indirectas sobre su día sino que te las comunica: Pitufino se siente feliz y amado en Starbucks tomando café con Pitufina (inserte aquí dos vasos de café con nombres mal escritos). Y no sólo con ciertos eventos sino literalmente debe publicar TODO lo que pasa por su alma llena de gozo y regocijo:
Pitufino se siente bendecido – Es increíble el sentimiento que tengo al recibir noticias tan bellas, hay tanta gente que me quiere y no puedo evitar compartir con ustedes mi felicidad. Gracias, gracias por todas sus palabras de apoyo. 

Sólo le quiero decir a esas personas, si van a publicar algo cuenten el chisme completo, tal vez están felices por comer pan con Nutella y yo aquí en la crisis del cuarto de siglo.

giphy-1

EL CASO TERAPÉUTICO
Siempre queda al final un personaje al que tratamos de entender de alguna forma, nos esforzamos para entrar un poquito en su mente pero no logramos comprender. Haciendo mea culpa todos en algún momento hemos tenido ciertas ligeras características de los personajes antes mencionados, pero a este no lo logramos comprender.
Es aquella persona (casi siempre mujer) que ya pasó el límite de “los 40 son los nuevos 30”, sí son los nuevos 30 si se trata de empezar un proyecto nuevo, volver a estudiar, hacer ese viaje que tanto anhelabas antes; pero NO son los nuevo 30, ni 20, ni 15 de poner selfies y fotos que le dejan NADA a la imaginación. A cierta edad no te quedan bien las sombras metálicas, no te ves más joven cambiando tu foto de perfil cada dos días, y definitivamente no tomes fotos con los filtros de perrito de snapchat. 

Y bueno estoy yo, que aburro a mis amigos con mis nuevos post y que por más que quiero cerrar facebook no puedo, pues (me gusta el chisme), es un medio de comunicación necesario al estar al otro lado del mundo.

giphy-3

 

 

 

Un día antes

Un día antes te despiertas con ganas de matar al mundo entero, empezando por tu despertador. A pesar de las endorfinas del ejercicio (y del chocolate que te comiste), no sientes ni una pizca de alegría. Te miras al espejo, dos puntos rojos en tu cara aparecieron durante la noche y ni el más potente maquillaje los puede camuflar. Tu cabello decidió hoy rebelarse ante la crema de peinar, no tienes más remedio que hacerte una cola de caballo. Tratas de disimular tu mal día pero todos te preguntan ¿te pasa algo? ¿estás triste? y la respuesta es: no, no estoy triste. Pero tu mente está ¿estoy triste? no…es decir, me siento rara, pero no tengo porqué estar triste.

Tomas un café, revisas tu celular, abres facebook, instagram, twitter, whatsapp…¿acaso nadie tiene nada interesante que contar hoy? Ves la pantalla de facebook que te pregunta: ¿en qué estas pensando? y la respuesta es usbviosdnvjkfcnsknhkasfkla. Te conformas con ver videos de perritos bailando salsa, esperando que ellos te pongan de buen humor. Tomas otro café, ya van dos. Vuelves a revisar tu celular, no hay ni un mensaje, y luego te preguntas ¿de quién esperas un mensaje?…de nadie.

pms1

¿Hacia dónde va tu vida? ¿Estás orgullosa? Y las preguntas y dudas existenciales vienen, todas en el mismo día. Piensas si la niña que fuiste y que llevas dentro estaría feliz de la mujer que eres hoy. Ya quieres terminar el trabajo e ir a casa a dormir, leer, tomar otro café…quieres pizza, chocolate, helado, maní con pasas, arroz con leche, papa a la huancaína…pero no tienes apetito ni hambre, en realidad quieres una cerveza ¿o vino mejor?

Escuchas música, las canciones de amor no representan tu estado actual, las de desamor tampoco…¿que carajos? Sientes que lo que te representaría ahorita es La Gallina Turuleca, porque estás loca. Quieres escribir, pero no tienes inspiración, las palabras llegan y se van, pequeñas frases que no completan ni un párrafo.

Te duele la cabeza, todo te fastidia. Hasta que viene, ya es el día…la confusión es reemplazada por dolores de cuerpo y mal humor. No te queda más que repetir en tu cabeza que sólo son cuatro días.

pms

Tengo hambre. Estoy cansada. Estoy bien. Me duelen las piernas. Déjame en paz. Ven acá. Quiero panqueques. Cardio. Estoy hinchada. Mantequilla de maní. Quiéreme!!