Carta a quien será el amor de mi vida

Mi (futuro) amor:

Quiero que sepas que esto es nuevo para mí, cada palabra, cara mirada, cada “te quiero”, aun no son 100% parte de mi ser, pero a la vez salen de lo más profundo de mi corazón. Tengo años imaginando tu sonrisa, tu mirada, tu voz, ahora sé como son y no sé que decir…creo que es amor, pero no estoy segura, no me había sentido así antes. Tengo miedo, no puedo decir que no, mi corazón esta viajando a mil por hora a lugares desconocidos, no sueltes mi mano, por favor.

Quiero que sepas que nunca he amado, pero he querido y me han roto el corazón. He regresado en mis pasos para recoger los pedazos, los he vuelto a unir, y ahora te lo doy, con cicatrices sí, pero late por ti. Guárdalo sin miedo pero con cuidado. Sé que crees que soy fuerte porque ando sola por la vida, pero te confieso que por dentro soy arena…caigo para levantarme de nuevo. No dejo que nadie lo sepa ¿guardas mi secreto?

Soy una caja de sorpresas, voy a querer escribirte muchas cartas, hornear pasteles, llamarte en la madrugada sólo para escuchar tu voz…pero también voy a hacer cosas sin avisarte, y te pido disculpas, no estoy acostumbrada a que alguien esté pendiente de mí. Estoy aprendiendo a equilibrar de nuevo mi vida. Tu llegada es el terremoto más dulce, pero aun así, has desordenado algo dentro de mí, y estoy aprendiendo a vivir así.

parejas_enamoradas_3

No sé discutir sin llorar, no sé ceder, nunca me he peleado con alguien tan importante como tú. Estoy loca, voy a gritar y hacer un berrinche, porque busco que me calles con un beso. Cállame y luego conversamos un acuerdo, pero primero bésame. Dame la mano al caminar, lo sentiré extraño pero me gusta. Si algún día quieres llorar, hazlo, limpia el alma; jamás pensaré que eres débil; eres fuerte por mostrar tus lágrimas.

Dicen que lo bueno llega a los que esperan, esperé bastante por ti y ya te encontré y tú me encontraste. Gracias por cruzarte en mi camino y no pasar de frente. Gracias por tu mirada, por tu corazón, por tu sonrisa, iluminan mi vida más que un millón de estrellas. No soy cursi, creo que estoy enamorada de ti. Juro leerte esto cuando te conozca. Te quiero como siempre y para siempre.

                                         Yo.

Mr. Darcy

Acabo de ver una película, algo extraña, algo real y muy romántica; se llama “Austenland”. Hace alusión a la idea contemplada en muchas novelas de Jane Austen, su idea del amor, romanticismo y caballerosidad del siglo XVIII. En esta película, Jane, una mujer de 30 años viaja a una mansión en Inglaterra a vivir una semana como se solía hacer en los libros de esta escritora británica. Todo es recreado y muy fantasioso, pero hay algo que es cierto, la incansable e ilimitada búsqueda de las mujeres de nuestro príncipe azul, nuestro “Mr. Darcy”.

No sé si sabrán quién es Mr. Darcy, para mí es el mejor personaje fantástico de la literatura, mil veces mejor que Christian Grey, y creo que todas las mujeres deberían en algún momento leer “Orgullo y Prejuicio”. Mr. Darcy es respetuoso, sincero, caballero y tiene una característica que creo en el fondo todos muchos hombres tienen, timidez. Él tiene miedo de decirle a Elizabeth cuánto la ama, el efecto que su presencia le causa, la importancia que tiene en su vida. Pero cuando se lo dice, no puede escoger las palabras más perfectas:
“Me has hechizado en cuerpo y alma. Y te amo, amo, amo. Y no quiero nunca separarme de ti”. ¿Lindo no? Palabras tan sencillas que pueden remover la cabeza de una mujer. Y yo no creo que esas palabras sólo se puedan encontrar en libros, llámenme ilusa, enamoradiza, hasta tonta; pero el amor de verdad hace que esas palabras salgan.

Muchas veces las chicas estamos desesperadas por encontrar a alguien, un chico que cubra algunas de nuestras expectativas, queremos calzar en su mundo, sin darnos cuenta que él también debe estar interesado en entrar en el nuestro. Pensamos qué cosas podemos decir para que a él le gusten, qué ropa ponernos que a él le guste, qué comida elegir en una cita para que él piense bien de nosotras. Y con todo eso, se nos olvida lo más importante, ese chico que de verdad nos quiera, va a querer conocernos tal y como somos, va a adorar el hecho de que escuches Hannah Montana y cantes “The best of both worlds” en la ducha, le va a encantar que prefieras una Big Mac con papitas fritas en lugar de ensalada, y va a amar tus pantalones de mil colores que te pones cada vez que ves una película en una tarde de frio. Él va a hacer todos los esfuerzos por contestar cada mensaje, te va a llamar sólo para escuchar tu voz, va a pensar en las formas de hacerte reír porque ama tu sonrisa, va a ponerse ese polo que tanto odias para que te molestes, sólo para poder besarte más cuando se amisten. Él está ahí afuera, está pensando en el momento en que te va a conocer, así como tú sueñas con conocerlo. No te conformes, no te rindas y sobretodo no cambies lo más valioso que tienes, tu yo interior, por alguien que no sabe apreciar, que no quiere ver, la increíble mujer que tiene en frente.

Levántate cada día con una sonrisa, arréglate y elige tu mejor ropa, no para conquistar a alguien, sino para conquistarte a ti misma, porque el día en el ames estar contigo y aprendas a quererte con ese lunar que crees que no va, con esos rulos que preferirías no existieran, o con ese rollito que escondes al sentarte, ese día que ames todo de ti, va a aparecer en un abrir y cerrar de ojos, esa persona que ame cada vez que tus ojos brillan, que te diga todo lo que alguna vez has soñado y más. La mejor persona para ti llega en el momento en el que dejas de buscarla y te conviertes en la mejor persona que puedes ser, cuando eres alguien que se ame perfectamente imperfecta. No tengas miedo de soñar con el príncipe azul, pero sobretodo, no tengas miedo de ser tu misma y de saber lo que mereces; porque cuando llegue lo reconocerás inmediatamente, reconocerás el amor, reconocerás esa pieza que le faltaba al rompecabezas de tu vida, reconocerás a tu “Mr. Darcy”.il_fullxfull.283500778