Cuerpo de verano

Para los que estamos en el lado este del planeta, el verano sigue en todo su esplendor. Como les conté en mi post anterior El encanto de viajar sola, estuve de viaje por Italia y la costa de Croacia. Si bien soy una persona que prefiere el invierno, una de mis cosas favoritas del verano es ir a la playa y quedarme en el mar por horas. El mar Adriático es increíble, es como una gran piscina y el agua es turquesa. Este verano tuve la oportunidad de estar en Silba, una pequeña y hermosa isla que no tiene carros ni bicicletas. Lo pasé de maravilla, hice geniales amigos y aprendí una de las cosas más importantes de este año: amé mi cuerpo de verano.

He de confesar que siempre he tenido un cierto complejo de ponerme ropa de baño, por más que trato de luchar contra ello, hay cosas que son más fuertes que la voluntad y todos los artículos sobre autoestima que leo en internet. Cada vez que se acercaba el verano, intensificaba ejercicios, cuidaba mis comidas, me prometía a mí misma ver un cambio. Pero lo que no me daba cuenta es que el cambio más importante viene de adentro, porque si en mi cabeza no me siento bien, el reflejo del espejo no va cambiar así tenga 10 kg más o menos, así entrene 2 o 5 horas diarias.

Este verano, después de 26 años de playa, logré estar en bikini por más de una hora, logré caminar así delante de todo el mundo, jugar voley (yo que mejor hablo chino que jugar voley), ir a una fiesta de piscina, tomar sol, estar rodeada de gente…sin pensar en las críticas o en el qué dirán, y ¿saben qué? los más grandes prejuicios están en nuestra mente. Somos nosotros los que más nos juzgamos, nos comparamos con imágenes de revistas que son irreales, nos traumamos con una cicatriz, con celulitis, con un poco de grasa que aparece en nuestra cadera. Buscamos un cuerpo de verano que es inalcanzable que no existe, porque nuestros estándares de belleza son irreales, son manipulados e inexistentes. Por más que leemos que la modelo de la revista tiene mil arreglos y filtros, sufrimos por vernos como ella, cuando nadie se ve así, ni ella misma.

Este año por fin acepté mi cuerpo tal y como es, así como vine al mundo, aprendí a sonreír al reflejo del espejo y a amar la forma en la que mi cuerpo está hecho. No todos somos iguales, gracias a Dios hay afuera miles de cuerpos y rostros distintos, todos somos hermosos y tenemos el derecho y la obligación de amar el reflejo que vemos a diario en el espejo. No busquemos un cuerpo de verano que creemos va a llenar nuestra alma con una subida de autoestima porque está todo en nuestro interior. No busquemos una perfección que no existe, busquemos salud y bienestar mental y físico. No dependemos de nuestra apariencia física para conquistar nuestros sueños y metas, nunca olvidemos que la confianza y una gran sonrisa abren más puertas que un 90-60-90. Aprendamos a amar y cuidar nuestro cuerpo en todas las estaciones del año, a llenarnos de confianza, seguridad y felicidad.

 

IMG_0796.JPG

Carta a “Ni Uno Menos”

Al creador de ese evento:

¿Va en serio? Porque sinceramente espero que sea broma. Es cierto que la violencia existe contra mujeres y hombres, que hay mujeres que maltratan a sus novios, esposos, etc…pero ¿has visto las cifras? No sólo las cifras, los hechos, que son contundentes, reales, cosas que cada peruana ha vivido al menos una vez en su vida.

Estoy segura que tienes una hermana, prima, mamá, enamorada, amiga, alguna mujer en tu vida que más de una vez ha llegado a casa con miedo, no sólo de ser asaltada, sino de ser ultrajada, insultada y humillada. Estoy segura que conoces al menos una mujer que duda antes de subirse a un bus lleno de gente, por miedo que la manoseen. Seguro conoces a una mujer que piensa dos veces antes de ponerse un short o un vestido al de salir de casa, porque eso sólo traería como consecuencia que te griten “mamacita” desde el otro lado de la calle, y eso es lo mínimo que puede pasar, y no, todo lo que nos dicen en la calle no son piropos, ni nunca lo serán.

Si no conoces a nadie que haya pasado alguna vez por situaciones similares entonces te pregunto: ¿alguna vez alguien te ha visto al volante y te ha mandado a la cocina? ¿te han exigido ir en tacos a trabajar y estar horas parado? ¿te han insistido mil veces en bailar pegado hasta que terminas pegado contra la pared y tienes que salir corriendo? ¿te han insinuado que has subido de puesto por la forma en la que luces? ¿te han preguntado en una entrevista de trabajo si planeas tener hijos? ¿te han juzgado de “feminazi” cuando expresas tu opinión? ¿te han dicho que por tu género no puedes hablar de fútbol o de política?

Deja de tratar de inferiorizar los hechos, de querer tapar el sol con un dedo. No intentes callar nuestra voz ni minimizar el cambio que estamos creando. No vas a lograr aumentar tu ego y así cubrir tu falta de autoestima, porque ya empezamos a caminar con la cabeza en alto, empezamos a creer en nosotras mismas y a aprender a no callarnos.

Si quieres respeto, guarda respeto y gánatelo.

ni una menos

 

El poder del maquillaje

Hoy leí un artículo en el que decían que para dejar que el amor te encuentra tenías cinco opciones o pasos que podrías seguir. Muy aparte de lo ilógico que me parecía el tema del artículo, me llamo la atención un punto que decía que las chicas no debíamos usar tanto maquillaje ni accesorios porque nos hacían ver menos sinceras. Sinceramente no sé cuál es la percepción del resto del mundo ante esto, pero cuando yo veo a alguna chica con maquillaje y accesorios, lo último que pienso es que no es sincera. He conocido personas que necesitan una hora para arreglarse antes de salir y son las más directas y buenas que conozco, mientras que también se han cruzado en mi camino personas que odian llevar maquillaje y han hablado mal de mí y a mis espaldas. Lo que leí hoy, junto con la revolución actual del poder del maquillaje, me llevó a desmentir algunos mitos sobre el maquillaje y quienes gustan o no de llevarlo, así como la importancia que le damos las mujeres a arreglarnos.

#1 Quienes usan mucho maquillaje no estan conformes con su naturalidad
Es la mentira más grande que puede existir. El maquillaje es divertido, es una forma de expresión y es parte de la rutina de muchas mujeres alrededor del mundo. Es cierto que hay chicas que sienten que se ven mal sin maquillaje, pero hay muchas más que disfrutamos esa media hora probando combinaciones nuevas, no tiene nada que ver con nuestra autoestima.
makeup

#2 Una mujer se arregla porque quiere impresionar a alguien
Sí, nos impresionamos a nosotras mismas. Ya es hora que dejemos de lado el mito de que nos arreglamos por alguien que no seamos nosotras mismas. Sí, es cierto que si tenemos una cita pondremos algo más de esfuerzo, pero la verdad es que la mayoría de veces nos arreglamos para nosotras mismas…¡y nos encanta!

#3 Eres superficial si te arreglas mucho
Hay quienes le prestan mucha atención a su físico y no son superficiales, es sólo su estilo de vida. Hay quienes aparentan que no les importa y es lo primero que ven en otros, llegando a criticar y crear estereotipos. Las personas somos tan distintas que no podemos ser enfrascadas en este mito, creo que hay muchas mujeres como yo dividen su sueldo entre maquillaje y libros.

makeup1

#4 Tener muchos accesorios y maquillaje significa que eres menos sincera y humilde
Hay gente que piensa así, es cierto. Un año en el colegio me restaron puntos en la evaluación de valores por mi falta de humildad al llevar aretes grandes. Tengo literalmente 15 collares, 13 labiales distintos y más de 70 pares de aretes y nunca nadie que me conozca de verdad ha dicho que no soy sincera.

#5 Las mujeres que se maquillan son complicadas y necesitan más tiempo para estar listas
Aquí una noticia por si no lo sabían desde ya: todas las mujeres somos complicadas, con la cara lavada, en pijamas, con SPM, en una fiesta, con ropa de diseñador, etc. En realidad todos los seres humanos tenemos algo de complejidad que nos hace únicos. Y en cuanto a maquillaje se trata, el llevarlo o no, no nos hace más o menos complicadas. Además, una vez que se hace una rutina, estar listas nos demos 15 minutos, literalmente.

makeup2

Lo que trato de explicar es que debemos de derribar nuestros mitos y estereotipos. Todas somos bellas, con o sin maquillaje, en pijama o en un vestido de fiesta. Todas nos vemos más bonitas si sonreimos, y nos vemos más lindas aun con un propósito en nuestra mente, con sueños y metas que cumplir. El maquillaje es divertido para quienes así lo ven, tenemos la libre opción de usarlo o no y nadie tiene el derecho de criticarnos ni juzgarnos. El poder del maquillaje es ese que tu le das, puede tener el poder de hacerte sentir atrapada en una máscara o por otro lado, más linda y con ganas de salir a ganarte el mundo y trabajar muy duro por tus metas. Eso si, nunca olvidemos que nuestro mejor accesorio siempre será una gran y sincera sonrisa.

makeup3

Ella simplemente es.

Ella ama estar sola, no es la triste y deprimida sola, es la segura, divertida y valiente sola. Ella no le tiene miedo a las cuatro paredes de su cuarto, no le tiene miedo a su propio silencio, pues lo llena con su respiración, con sus risas al ver su comedia favorita, con su llanto al leer una triste novela. Ella se despierta cada día feliz de salir al mundo, de hablar con amigos y observar extraños, ella es un alma llena de vida, es la sonrisa que se ve desde la mirada, la llaman “la alegría”. Ella vive en su mundo, en donde las palabras trascienden, sean buenas o malas. Ha construido su mundo con cuidado, ha pintado y dibujado cada pared a su estilo, y le gusta estar ahí. Sabe lo que hay afuera, lo sabe bien, pero también sabe que una sonrisa puede hacer más que una crítica destructiva.

ella1

Ella sale sola, vive sola, disfruta sola. Ella toma asiento en su café favorito y lo disfruta sola, escribiendo, leyendo, pensando y soñando. Ella ha aprendido a vivir cómoda en su propia piel, a amar cada parte de su cuerpo, ha aprendido a conocer todo de ella. Ella se siente orgullosa con cada paso que da, y no es más ni menos que nadie, ella simplemente es. Ella ha estado mucho tiempo así, aprendido a conocerse, a ser feliz consigo misma, a sumar más a su vida, sumar más alegría, más conversaciones, más minutos bien gastados, más cafés, más paseos en bicicleta, más caminatas bajo la lluvia.

ella2

Ella ha recorrido el camino que dejaron los pedazos de su corazón, los ha pegado y ha creado un nuevo corazón. Y a pesar de creer que nunca iba a volver a sonreír, ella tiene ganas de dar su corazón de nuevo. Ella no tiene miedo de dejar entrar alguien en su vida, ella quiere correr ese riesgo, pero ha aprendido más con cada lágrima. Puedes tocar la puerta y entrar, ella puede compartir su mundo contigo, ella quiere hacerlo. Pero ella quiere un valiente, quien no se quede en la puerta de su vida, sino quien entre. Alguien que vuelva a redecorar sus cuatro paredes, que agregue pinturas y fotografías, quien le multiplique las sonrisas. Ella no quiere dudas ni preguntas, quiere alguien que le dé la mano, no porque no puede caminar sola, sabemos que ya lo ha hecho, sino porque quiere estar contigo al andas juntos. Ella no está incompleta, tu no eres su otra mitad; eres su complemento, como el azúcar de su café al amanecer.

ella3

No traten de estandarizarme

Si todos los seres humanos nacemos con diferentes pesos y medidas, morenos o caucásicos, de cabello rubio o negro, con rizos o pecas, todos somos distintos. Entonces ¿a quién se le ocurrió crear una talla “estándar”? ¿Cómo puede alguien pensar que a todos nos va a quedar igual y bien lo mismo? A todos las marcas de ropa: no nos estandaricen.

large

Cada persona es muy distinta a la otra, sobretodo las mujeres, ya tenemos suficiente con ir a una tienda y rogar que la talla de una marca sea igual que la otra, y que nos queden bien, porque si no nos hacemos un mundo en la cabeza. Odio ver un vestido lindo y que me digan “lo siento, sólo en talla estándar”. ¿Quién define lo que es normal o “estándar”? Según las estadísticas, estoy en el gran porcentaje de mujeres que nunca vamos a ser talla 2 o 4, pero se empeñan en hacernos creer que somos nosotras las extrañas.

large (3)

Entonces te hablo a ti, la que se prueba un pantalón con miedo a que tenga que buscar una talla más, la que se pesa en una balanza y no quiere ver los números,…la que cuenta las calorías de lo que come (me avergüenzo de aceptarlo). Eres más que un número. Alégrate de no ser “estándar”, porque eres única, todos lo somos. Eres linda, te ves linda, así te envuelvas en una sábana, porque es verdad cuando te dicen que la belleza está en el alma, y se refleja en la mirada. Arranca las etiquetas, no veas las tallas, no te subas a una balanza. Lleva una vida saludable sin obsesionarte con números que no cuentan. A ti te tiene que gustar lo que ves en el espejo, la opinión que más importa es la tuya. 

large (2)

Píntate los labios de rojo

Hoy píntate los labios de rojo, sal al mundo con una sonrisa que muestre que te has despertado a vivir. Mírate al espejo y sonríe porque eres especial, eres importante; hay gente que te quiere, gente que te extraña.

labios_rojos_ok

Que no te importe si otros piensan que estás muy bonita y arreglada para la ocasión, que es un día normal…no hay días normales, diles que todos los días son especiales porque estamos vivos.

No te avergüences de sentirte linda, que ellos piensen lo que quieran, tú sabes que eres más que una chica bien vestida. Sonríe a la vida. Si quieres pedir un café, pídelo; pero si tienes ganas de una cerveza, disfruta igual de cada sorbo. Naciste libre para elegir desde qué pensar, hasta que tomar.

l

Y si un día te pasa todo lo contrario, y quieres estar en pijama todo el día en tu casa, usando sólo una de tus neuronas, no te juzgues, no te tomes demasiado en serio. Todos tenemos derecho a un día de “hoy-no-me-quiero-levantar-quiero-estar-en-cama-y-no-no-estoy-enferma-ni-deprimida”.

Recuerda que no le debes explicaciones a nadie, sólo a ti misma, a tu corazón y tu conciencia. Escucha a quienes te quieren, desean lo mejor para ti; pero no dejes de seguir tu intuición y escuchar a tu corazón. Hay muchas formas de ver la vida, muchos caminos que nos llevan al mismo destino, hay muchas razones para ser feliz, no te pongas triste por la primera mala noticia.

relajación

Levanta la cabeza mujer, naciste para brillar. Naciste con el derecho de coquetear si deseas, callar si quieres, besar si sientes.

Mr. Darcy

Acabo de ver una película, algo extraña, algo real y muy romántica; se llama “Austenland”. Hace alusión a la idea contemplada en muchas novelas de Jane Austen, su idea del amor, romanticismo y caballerosidad del siglo XVIII. En esta película, Jane, una mujer de 30 años viaja a una mansión en Inglaterra a vivir una semana como se solía hacer en los libros de esta escritora británica. Todo es recreado y muy fantasioso, pero hay algo que es cierto, la incansable e ilimitada búsqueda de las mujeres de nuestro príncipe azul, nuestro “Mr. Darcy”.

No sé si sabrán quién es Mr. Darcy, para mí es el mejor personaje fantástico de la literatura, mil veces mejor que Christian Grey, y creo que todas las mujeres deberían en algún momento leer “Orgullo y Prejuicio”. Mr. Darcy es respetuoso, sincero, caballero y tiene una característica que creo en el fondo todos muchos hombres tienen, timidez. Él tiene miedo de decirle a Elizabeth cuánto la ama, el efecto que su presencia le causa, la importancia que tiene en su vida. Pero cuando se lo dice, no puede escoger las palabras más perfectas:
“Me has hechizado en cuerpo y alma. Y te amo, amo, amo. Y no quiero nunca separarme de ti”. ¿Lindo no? Palabras tan sencillas que pueden remover la cabeza de una mujer. Y yo no creo que esas palabras sólo se puedan encontrar en libros, llámenme ilusa, enamoradiza, hasta tonta; pero el amor de verdad hace que esas palabras salgan.

Muchas veces las chicas estamos desesperadas por encontrar a alguien, un chico que cubra algunas de nuestras expectativas, queremos calzar en su mundo, sin darnos cuenta que él también debe estar interesado en entrar en el nuestro. Pensamos qué cosas podemos decir para que a él le gusten, qué ropa ponernos que a él le guste, qué comida elegir en una cita para que él piense bien de nosotras. Y con todo eso, se nos olvida lo más importante, ese chico que de verdad nos quiera, va a querer conocernos tal y como somos, va a adorar el hecho de que escuches Hannah Montana y cantes “The best of both worlds” en la ducha, le va a encantar que prefieras una Big Mac con papitas fritas en lugar de ensalada, y va a amar tus pantalones de mil colores que te pones cada vez que ves una película en una tarde de frio. Él va a hacer todos los esfuerzos por contestar cada mensaje, te va a llamar sólo para escuchar tu voz, va a pensar en las formas de hacerte reír porque ama tu sonrisa, va a ponerse ese polo que tanto odias para que te molestes, sólo para poder besarte más cuando se amisten. Él está ahí afuera, está pensando en el momento en que te va a conocer, así como tú sueñas con conocerlo. No te conformes, no te rindas y sobretodo no cambies lo más valioso que tienes, tu yo interior, por alguien que no sabe apreciar, que no quiere ver, la increíble mujer que tiene en frente.

Levántate cada día con una sonrisa, arréglate y elige tu mejor ropa, no para conquistar a alguien, sino para conquistarte a ti misma, porque el día en el ames estar contigo y aprendas a quererte con ese lunar que crees que no va, con esos rulos que preferirías no existieran, o con ese rollito que escondes al sentarte, ese día que ames todo de ti, va a aparecer en un abrir y cerrar de ojos, esa persona que ame cada vez que tus ojos brillan, que te diga todo lo que alguna vez has soñado y más. La mejor persona para ti llega en el momento en el que dejas de buscarla y te conviertes en la mejor persona que puedes ser, cuando eres alguien que se ame perfectamente imperfecta. No tengas miedo de soñar con el príncipe azul, pero sobretodo, no tengas miedo de ser tu misma y de saber lo que mereces; porque cuando llegue lo reconocerás inmediatamente, reconocerás el amor, reconocerás esa pieza que le faltaba al rompecabezas de tu vida, reconocerás a tu “Mr. Darcy”.il_fullxfull.283500778