La vida que nos roban

Cada día al despertar y salir de casa dejas de vivir un poco. No me refiero a los minutos que pasan y desaprovechamos, ni a los segundos que pasan y disfrutamos. Cada día nos roban un poco de vida, y no es nuestra culpa. A mí me han robado vida. Nos roban vida cuando nuestro día tiene integrado 3 o 4 horas de viaje para llegar a nuestro destino y regresar a casa. Nos roban vida porque no nos permiten estar más tiempo con personas que queremos ver, compartir otras actividades, tener más oportunidades.

Nos roban vida cuando no podemos elegir ni vestir la ropa que nos gusta, ni se te ocurra vestir minifalda, shorts, blusas “provocativas”. Lo peor es que no te importa el “qué dirán”, simplemente estas harta de que te falten el respeto con los ojos, la boca y hasta con el tacto. Nos roban día a día cuando tienes que tomar todas la precauciones posibles para que al salir de casa, llegues sana y salva. Es que nunca se sabe lo que puede pasar cuando atraviesas la puerta y reja de tu casa.

Nos roban cuando tienes que ocultar tu billetera, cuando tu cartera es un adorno y va vacía porque simplemente es la atracción más grande de los “amantes de lo ajeno”. Nos roban mucho más cuando no nos permiten caminar sin mirar hacia atrás, cuando el miedo crece porque se hace un poco más oscuro. Cada vez que le tenemos que pedir a alguien que nos recoja de la estación, que no podemos escuchar música al caminar por la calle, cuando tenemos que esconder el celular que acabamos de comprar con nuestro esfuerzo nos roban minutos de vida que no nos van a devolver.

Nos roban vida cuando sentimos un nudo en la garganta al tomar un taxi de la calle y no uno “seguro”. Cuando nos catalogan de valientes, arriesgadas y locas porque decidimos viajar entre amigas. Nos roban vida cuando no nos dejan andar con seguridad, cuando no nos enseñan a ser libres en todo sentido. Porque andar cuidando tu vida en cada paso que das, teniendo miedo de cada persona que cruzas en el camino, no es libertad y mucho menos vida.

Y con todo el dolor de tu corazón das un paso al costado, recuperas las riendas de tu vida y no permites que te roben ni un minuto más. Un momento en el que empiezas a disfrutar y aprecias las pequeñas cosas de la vida que antes no sabías que podían ser tan hermosas y necesarias. Llega un momento en el que quieres conocer un mundo en el que no necesitas ser privilegiado para tener lo más básico en el mundo, seguridad y libertad. Llega un momento en el que dejas de sobrevivir para empezar a vivir. 

large (35)

 

El encanto de viajar sola

Hace dos días regresé de uno de los mejores viajes de mi vida, un trayecto que había estado esperando años por hacer y por fin lo logré. Desde Zagreb partí a Venecia, luego hice una parada de unas cuantas horas en Padua, seguí mi recorrido hacia Verona y terminé a lo que Italia se refiere en Rimini. Luego seguí en barco desde Ancona hasta Zadar, una ciudad en la costa de Croacia, visité las islas de Korcula (que es un parque nacional) y terminé descansando cuatro días en Silba, una isla que no tiene carros ni bicicletas, y donde van a encontrar el agua más turquesa e increíble del mundo. No se necesitan filtros de instagram en ni una foto. Cuando tu plan es coger una mochila, tu cámara de fotos y viajar sin guía profesional, las cosas salen mejor de lo que esperas.

#1 Te vuelves más segura de ti misma
Es lo mejor de estar en un lugar desconocido y sola, sí o sí te vuelves más segura. No hay guía que te diga por donde ir y no ir, sólo tienes la información de internet, los lugares que quieres visitar y unas ganas inmensas de verlo todo. Aprendes que dependes de ti misma, tomas tus propias decisiones y lo conoces todo.

IMG_0603

#2 Aprendes mucho más de ti al salir de tu zona de comfort
Puedes vivir con tu familia, amigos, pareja o puedes vivir sola, sea la situación que sea estás en una relativa zona de comfort. Viajar sola es obligarte a salir de esa zona, romper tus propias barreras y límites mentales, aprendes más de ti misma, de las cosas que quieres y no. Aprendes a diferenciar lo que para ti está bien y está mal, y te sorprendes del gran y fuerte carácter que puedes llegar a tener.

#3 Conoces personas increíbles
Puedes conocer personas que como tú viajan solas, o conoces grupos de extranjeros o locales. El mundo da tantas vueltas, la vida nos tiene guardadas tantas sorpresas que no vas a creer toda la gente que vas a llegar a conocer. Cuando estas sola y quieres socializar tu única opción es hacer nuevos amigos. El destino pone en tu camino a las personas adecuadas, en el momento y lugar correcto, sólo debemos abrir los ojkos y el corazón para dejarlas entrar en nuestras vidas.

IMG_0680

#4 Ves el mundo a tu manera
¿Quieres perderte por las calles? ¿Prefieres pasar horas en un museo? ¿Te gusta levantarte tarde? Tú tomas todas las decisiones de este viaje. Hay muchas formas de conocer una ciudad, con todo planeado o yendo a la deriva, no hay forma correcta o incorrecta, es sólo tu manera de hacer las cosas.

#5 Eres más linda, loca y libre
Como me dijo mi prima hace unos días, estas son las experiencias 3L que tenemos que vivir y luego contar. Viajar sola, perderte, asustarte porque no encuentras el tren correcto, hablar con extraños, comunicarte con señas cuando nadie habla ninguno de tus idiomas…todo eso te hace más linda de alma, loca de espíritu y libre de mente, cuerpo y prejuicios.

Este viaje lo hice en parte sola, en parte acompañada y terminé con el mejor grupo amigos que pude imaginar. No negaré que al comienzo da miedo, sobretodo porque la primera pregunta que quien sea te hace es “¿solita? ¿no te da miedo?” y tu cabeza esta entre “sí, pero tengo las agallas” y “no, yo puedo sola”. Y cuando encuentras la verdadera respuesta te retas a ti misma a coger tu maleta y sales por la puerta, con la cabeza llena de ideas y sin mirar atrás. Te mereces ese viaje, esa oportunidad de hacer lo que tú quieras, ir a donde desees, hablar con quien sea. Te aseguro que cuando regreses no serás la misma, serás una versión más linda, loca y libre de ti misma. 

PD: Y por las fotos ni te preocupes, siempre hay personas dispuestas a tomarte varias y sino, existe el timer y el selfie stick.

IMG_0467

Lecciones de quien vive sola

Como muchos saben ya hace más de medio año que estoy viviendo en Zagreb, capital de Croacia. WOW! MEDIO AÑO!! Ni yo me lo creo. Para los que no saben dónde queda Croacia, he aquí la lección de Geografía del día: Croacia queda en Europa, frente a Italia y su costa es del Mar Adriático. Bueno, volviendo al hecho de que hace medio año estoy aquí, he decidido recopilar algunas enseñanzas y lo que hay que tener en cuenta cuando vives sola, principalmente si estás en otra ciudad o país y no tienes a algún familiar que te vaya a auxiliar de inmediato.

Antes estaba en una residencia estudiantil, donde la situación era relativamente más sencilla: me dedicaba a estudiar, ver capítulos repetitivos de Friends, apuntarme a la siguiente salida de grupo y prepararme mis necesarias tres tazas de café diarias. Tenía comedor estudiantil, posta médica, servicio de limpieza y mucho tiempo extra. Bueno ahora la cosa es un poco distinta, mucho más divertida y nueva. Ahora comparto departamento (no, aun no hay novio, tengo una roommate), tengo un cuarto para mí sola (con balcón!!), cocino mi almuerzo todos los días, tengo un nuevo trabajo (que es tan genial que merece un post aparte), y ahora empiezan clases y ensayos. Y por si fuera poco, llegan mis primas en menos de dos semanas, y mi mejor amigo también ha regresado de su intercambio. Muchos cambios y planes, entonces he aquí mis pequeños consejos si estás viviendo solo, acompañados de algunas fotitos de esta nueva experiencia:

IMG_20150921_234902
*Foto de la vista desde mi balcón, no sé cuantas veces lo he mencionado, pero es que ¿no es increíble?

  1. La organización es la clave
    ¿Te acuerdas cuando tu tutora del colegio te mandaba a hacer tu horario de actividades para casa? Sí, ese en el que planeabamos hacer todas nuestras tareas el viernes en la tarde, tener libre el fin de semana y ver televisión luego de terminar todas las tareas. Ah! y claro, hacer tu mochila la noche anterior y no en la mañana. Bueno ese horario que siempre hicimos y nunca cumplimos, es demasiado importante cuando vives sola y tienes mil responsabilidades. No tienes que hacerlo y pegarlo en tu pared, pero si considerar todas tus actividades en alguna agenda o cuaderno y siempre recordar que no puedes salir todas las noches ya que debes cocinar tu almuerzo para el día siguiente (sino tendrás que comprar algo, lo que perjudica el punto dos).
  2. Economizar
    Vivir sólo significa independizarse física y económicamente de tus papás (exceptuando la tarjeta de crédito para algunas emergencias como la nueva colección de sombreros de Zara). Entonces si te organizas para cocinar, limpiar, lavar tu ropa, entre otros deberes, podrás economizar, llegar en azul a fin de mes y tal vez ahorrar algo.
  3. Simplifica tus comidas
    Si bien cuando vivías con papás era increíble desayunar jugo fresco todas las mañanas y almorzar tus platillos favoritos con la mejor sazón del mundo, la de tu mamá; cuando vives sola no tienes tanto tiempo para preparar el banquete al que estabas acostumbrada (recalcando que acá en Croacia no hay tantas frutas para hacerme un jugo). Eso no significa que vas a comer mal, simplemente lo haces de manera más sencilla. Siempre ten en tu cocina frutas, leche, cereales, pan o tostadas y verduras frescas (no hay nada que una ensalada no pueda salvar). Y, una sugerencia que no es obligatoria, siempre ten algo de vino en casa. No hay día que una copa de vino no pueda transformar (pero sólo una, o bueno dos).
    IMG_20150921_234847
  4. Botiquín de emergencia
    Así sea tonto recalcarlo, créeme que llega el momento en que necesitas una pastilla para el dolor de cabeza y no tienes nada, es domingo en la noche y todo esta cerrado. Así que siempre es bueno tener pastillas para el dolor de cabeza, dolores menstruales, pomada para dolores, curitas y alcohol.
  5. Ten pasatiempos
    Tu vida ha cambiado en 360° y todo es totalmente distinto. Busca siempre tener algún pasatiempo a solas o en grupo y disfruta haciendo eso que tanto te apasiona. Cuando los días se pongan feos, el estrés te agobie y las deudas ahorquen, tendrás ese momento en el día que podrás olvidar lo que te espera afuera. Y lo mejor, tendrás una energía interna e inexplicable que te ayudará a seguir adelante.
  6. Reserva tiempo a solas, tiempo para ti
    Con tantos cambios no te olvides dedicarte algunos momentos del día para ti sola. Es bueno aprender a estar sola. No te agobies si un sábado te quedas en casa, utiliza esa noche para descansar, liberar la mente, lee, escribe, dibuja o simplemente mira a Joey hablando francés en Friends. Todos necesitamos un tiempo a solas.
    IMG_20150921_234832
  7. Llama a casa
    Vives sola pero recuerda que en casa te extrañan. Sea que estás en la misma ciudad o no, si estás en otro país o continente, nunca te olvides de donde vienes. Llama a tus papás, cuéntales lo más tonto que te pasó en el día, esas historias que parecen insignificantes son geniales para ellos, te extrañan más de lo que crees y demuestran.  Y siempre ten contigo algo que te recuerde a ellos, en los días grises será tu mejor compañía.

Espero que si están pensando vivir solos o ya lo están haciendo les sirvan los consejos. A mí por ahora me va bien, tiene sus altibajas, pero ya veremos en dos semanas cómo se arma todo. Van a haber días grises, pero la sensación de libertad e independencia que te da el vivir solo es increíble.

Amar es libertad

“Sólo el amor nos permite escapar y transformar la esclavitud en libertad.”  – Paulo Coelho

Amar es crecer, es volar, es reír, es llorar, es pensar, es creer y confiar. Amar es ser libre, simplemente porque tenemos la libertad de elegir a quién y cuándo amar. Es andar de la mano porque tu independencia necesita recordar que no estas solo. Es sentirse en casa, así los separen kilómetros de distancia, simplemente porque tu hogar esta en el corazón del otro. Amar es el grito desesperado y aliviado de la liberación de tus sentimientos. Porque uno no puede existir sin el otro. No hay libertad sin amor, no hay amor sin libertad. 

large (61)

Es la dulce y fina línea entre la independencia y dependencia, en dónde hayas el balance necesario entre ser uno mismo y dos al mismo tiempo. Es atar tu corazón al de otra persona porque así lo quieres y porque no hallas otra forma de ser feliz. Es unirte para compartir la felicidad en ti con otro y al mismo tiempo es soltar tu alma, dejarla ser en su totalidad, porque en el amor no hay críticas ni reproches. Es enredarte en sensaciones que te mueven todo, es explorar con libertad tus límites y luego romperlos para seguir creciendo. Es querer dejar todo atrás. Es confiar y dar libertad, el amor no controla ni posee, el amor existe porque es el camino que quieres seguir.

large (63)

Es vivir y dejar vivir, porque tu felicidad es el reflejo de la suya. Es dejar de ser prisioneros de nuestros pensamientos, experiencias y sentimientos, es soltarlos al viento, es querer gritar de alegría. Amar es proteger y respetar, amar no controla porque el amor es incontrolable, solo crece y existe.  

large (62)

¿Cómo dejarse llevar en el amor sin abrir las alas y volar? Amar es nuestra desesperada necesidad por sentir y vivir sin reproches ni medidas. Amar no ata, amar libera. No podemos enloquecer de amor y vivir al máximo si no somos libres. Si no te sientes libre, entonces no es amor. 

“Hoy, estoy convencido de que nadie pierde a nadie, porque nadie posee a nadie. Esa es la verdadera experiencia de la libertad: tener lo más importante del mundo, sin poseerlo.” – Paulo Coelho