La vida que nos roban

Cada día al despertar y salir de casa dejas de vivir un poco. No me refiero a los minutos que pasan y desaprovechamos, ni a los segundos que pasan y disfrutamos. Cada día nos roban un poco de vida, y no es nuestra culpa. A mí me han robado vida. Nos roban vida cuando nuestro día tiene integrado 3 o 4 horas de viaje para llegar a nuestro destino y regresar a casa. Nos roban vida porque no nos permiten estar más tiempo con personas que queremos ver, compartir otras actividades, tener más oportunidades.

Nos roban vida cuando no podemos elegir ni vestir la ropa que nos gusta, ni se te ocurra vestir minifalda, shorts, blusas “provocativas”. Lo peor es que no te importa el “qué dirán”, simplemente estas harta de que te falten el respeto con los ojos, la boca y hasta con el tacto. Nos roban día a día cuando tienes que tomar todas la precauciones posibles para que al salir de casa, llegues sana y salva. Es que nunca se sabe lo que puede pasar cuando atraviesas la puerta y reja de tu casa.

Nos roban cuando tienes que ocultar tu billetera, cuando tu cartera es un adorno y va vacía porque simplemente es la atracción más grande de los “amantes de lo ajeno”. Nos roban mucho más cuando no nos permiten caminar sin mirar hacia atrás, cuando el miedo crece porque se hace un poco más oscuro. Cada vez que le tenemos que pedir a alguien que nos recoja de la estación, que no podemos escuchar música al caminar por la calle, cuando tenemos que esconder el celular que acabamos de comprar con nuestro esfuerzo nos roban minutos de vida que no nos van a devolver.

Nos roban vida cuando sentimos un nudo en la garganta al tomar un taxi de la calle y no uno “seguro”. Cuando nos catalogan de valientes, arriesgadas y locas porque decidimos viajar entre amigas. Nos roban vida cuando no nos dejan andar con seguridad, cuando no nos enseñan a ser libres en todo sentido. Porque andar cuidando tu vida en cada paso que das, teniendo miedo de cada persona que cruzas en el camino, no es libertad y mucho menos vida.

Y con todo el dolor de tu corazón das un paso al costado, recuperas las riendas de tu vida y no permites que te roben ni un minuto más. Un momento en el que empiezas a disfrutar y aprecias las pequeñas cosas de la vida que antes no sabías que podían ser tan hermosas y necesarias. Llega un momento en el que quieres conocer un mundo en el que no necesitas ser privilegiado para tener lo más básico en el mundo, seguridad y libertad. Llega un momento en el que dejas de sobrevivir para empezar a vivir. 

large (35)

 

El encanto de viajar sola

Hace dos días regresé de uno de los mejores viajes de mi vida, un trayecto que había estado esperando años por hacer y por fin lo logré. Desde Zagreb partí a Venecia, luego hice una parada de unas cuantas horas en Padua, seguí mi recorrido hacia Verona y terminé a lo que Italia se refiere en Rimini. Luego seguí en barco desde Ancona hasta Zadar, una ciudad en la costa de Croacia, visité las islas de Korcula (que es un parque nacional) y terminé descansando cuatro días en Silba, una isla que no tiene carros ni bicicletas, y donde van a encontrar el agua más turquesa e increíble del mundo. No se necesitan filtros de instagram en ni una foto. Cuando tu plan es coger una mochila, tu cámara de fotos y viajar sin guía profesional, las cosas salen mejor de lo que esperas.

#1 Te vuelves más segura de ti misma
Es lo mejor de estar en un lugar desconocido y sola, sí o sí te vuelves más segura. No hay guía que te diga por donde ir y no ir, sólo tienes la información de internet, los lugares que quieres visitar y unas ganas inmensas de verlo todo. Aprendes que dependes de ti misma, tomas tus propias decisiones y lo conoces todo.

IMG_0603

#2 Aprendes mucho más de ti al salir de tu zona de comfort
Puedes vivir con tu familia, amigos, pareja o puedes vivir sola, sea la situación que sea estás en una relativa zona de comfort. Viajar sola es obligarte a salir de esa zona, romper tus propias barreras y límites mentales, aprendes más de ti misma, de las cosas que quieres y no. Aprendes a diferenciar lo que para ti está bien y está mal, y te sorprendes del gran y fuerte carácter que puedes llegar a tener.

#3 Conoces personas increíbles
Puedes conocer personas que como tú viajan solas, o conoces grupos de extranjeros o locales. El mundo da tantas vueltas, la vida nos tiene guardadas tantas sorpresas que no vas a creer toda la gente que vas a llegar a conocer. Cuando estas sola y quieres socializar tu única opción es hacer nuevos amigos. El destino pone en tu camino a las personas adecuadas, en el momento y lugar correcto, sólo debemos abrir los ojkos y el corazón para dejarlas entrar en nuestras vidas.

IMG_0680

#4 Ves el mundo a tu manera
¿Quieres perderte por las calles? ¿Prefieres pasar horas en un museo? ¿Te gusta levantarte tarde? Tú tomas todas las decisiones de este viaje. Hay muchas formas de conocer una ciudad, con todo planeado o yendo a la deriva, no hay forma correcta o incorrecta, es sólo tu manera de hacer las cosas.

#5 Eres más linda, loca y libre
Como me dijo mi prima hace unos días, estas son las experiencias 3L que tenemos que vivir y luego contar. Viajar sola, perderte, asustarte porque no encuentras el tren correcto, hablar con extraños, comunicarte con señas cuando nadie habla ninguno de tus idiomas…todo eso te hace más linda de alma, loca de espíritu y libre de mente, cuerpo y prejuicios.

Este viaje lo hice en parte sola, en parte acompañada y terminé con el mejor grupo amigos que pude imaginar. No negaré que al comienzo da miedo, sobretodo porque la primera pregunta que quien sea te hace es “¿solita? ¿no te da miedo?” y tu cabeza esta entre “sí, pero tengo las agallas” y “no, yo puedo sola”. Y cuando encuentras la verdadera respuesta te retas a ti misma a coger tu maleta y sales por la puerta, con la cabeza llena de ideas y sin mirar atrás. Te mereces ese viaje, esa oportunidad de hacer lo que tú quieras, ir a donde desees, hablar con quien sea. Te aseguro que cuando regreses no serás la misma, serás una versión más linda, loca y libre de ti misma. 

PD: Y por las fotos ni te preocupes, siempre hay personas dispuestas a tomarte varias y sino, existe el timer y el selfie stick.

IMG_0467

Carta a la nueva Generación Tinder

Querida generación Tinder:

He de confesar que hace unos meses y por el corto periodo de 24 horas creí pertenecer a su generación, que cada día crece y crece más. No crean que los voy a criticar ni juzgar, la vida está llena de opciones y cada uno elige lo que es mejor para sí mismo. Justo por ello, luego de una madrugada de no poder dormir, a las cinco de la mañana desperté y tuve que salir de esa aplicación.

tinder2

No podía vivir con la idea de que mi foto este circulando en celulares de personas que no conozco y que cientos de chicos me juzguen por mi edad, cinco imágenes (que suponen ser mis mejores tomas) y una línea que describe mi persona. Debo aceptar que la utilización de Tinder (o alguna aplicación similar) abre un sin fin de opciones, desde simple amistad, one-night-stands hasta relaciones serias. Tal vez mediante esta aplicación conocer gente es mucho más probable, fácil y te aseguras de salir con alguien con quien tienes cosas en común. Pero así como hay pros también hay contras, yo les voy a contar por qué no utilizaré aplicaciones de citas.

tinder1

Sinceramente, creo que las personas somos mucho más que cinco fotos y una línea que describe nuestra personalidad. Creo que merecemos el riesgo y nervios de las primeras palabras, el hablar con alguien sin saber qué te espera, encontrarte con quien no tienes nada en común y aun así tienen la conversación de sus vidas. Creo que hasta la mayopr timidez puede poco a poco romperse si hay una verdadera conexión. Creo en la espontaneidad de las personas, con quienes no has pasado días o semanas intercambiando mensajes como filtro. Creo en las miradas nerviosas antes de hablarle por primera vez a quien considero atractivo en un bar. Creo en los pequeños gestos, sonrisas y modales que nos dan una idea de alguien, que puede ser equivocada sí, pero es más real y verdadera que letras e imágenes en una pantalla. Creo en el contacto humano y las verdades que no se pueden ocultar.

tinder3

Principalmente creo en la naturalidad de las relaciones, en el destino y que lo que tiene que llegar, va a llegar tarde o temprano. Porque no quiero forzar nada que no tenga que pasar, porque creo que todos los seres humanos somos lo suficientemente interesantes y complejos como para tener poco a poco un círculo social más grande y podemos conocer personas nuevas cada día, hacer “matches” reales, no electrónicos. Y porque, así me digan que espero demasiado, creo que cada historia es única, que todos somos nuestra propia excepción a la regla.

Así pues, si estás contento con esta aplicación, si funciona de la manera que esperabas, genial. Si lograste conocer al amor de tu vida o amigos increíbles, excelente. Yo me quedo con la otra forma de socializar, cara a cara. Y como dice mi abuelita: amor y mortaja, del cielo bajan.

Con cariño y respeto,

                                              Yo.

PD: No deslicen hacia la izquierda este post. Es mi simple y sincera opinión.

8 Cosas que pasan cuando pareces menor de edad

Hay personas (como yo) que hagan lo que hagan hay muchos momentos en los que el mundo piensa que son menores de edad. Tengas 20, 25 o 30, aun no llego a descubrir qué es, pero simplemente parece que recién has terminado el colegio. Es curioso, porque en mi caso cuando tenía 15 pensaban que tenía 20, ahora tengo 24 y bueno…creen que tengo 17.

#1. Pedir una cerveza y que te pidan mostrar tu identificación
Y no es una vez que pasa, es continuamente. Tengas maquillaje o no, en caso de los chicos con barba o no, los meseros y seguridad de bares no dejan de pedir que mostremos que somos mayores de edad. La primera vez es chistoso, la segunda puede causar risa, pero la tercer ya no lo es.

large (57)

#2. Maquillarte y parecer una adolescente intentando ser mayor
Ese momento en el que has terminado de ser una artista con todo tu set de maquillaje, te ves al espejo y ves a una niña que parece haber jugado con el neceser de su mamá.

#3. Ir a una entrevista de trabajo y que crean que quieres ser practicante
Tienes un largo historial laboral, terminaste la universidad, has hecho algún diplomado. Vas a tu entrevista de trabajo totalmente preparado y por tu cara simplemente te preguntan: ¿para el puesto de practicante? …este, no.

large (53)

#4. Hablar de terminar tus estudios
Hablar con un grupo de gente sobré qué harás al terminar tus estudios, todos creen que hablas sobre qué carrera seguir cuando termines el colegio…¿en serio? tu estás hablando sobré que hacer porque estás en tu último ciclo de universidad.

#5. Ser la mayor de los hermanos y parecer la menor
Puedes llevarle a tu hermano 5 o 7 años, simplemente sonríes a su lado y creen que la menor eres tú.

large (58)

#6.  Usar ropa forma y creen que la robaste de tu mamá
Simplemente tu cara no va con las blusas, corbatas, blazers y tacones. Lo tuyo son las zapatillas y jeans. Por más esfuerzo que pongas en ello.

#7. Que te traten como niña
Tienes el look, pero no el espíritu, mucho menos la mentalidad. Pero aun así, no puedes evitar que los “mayores” te traten como una quinceañera.

large (55)

#8. Reconocida mundialmente como “estudiante”
Bueno, esto sí es lo mejor. Ir a museos, exposiciones, o comprar entradas para eventos o transportes, y automáticamente eres “estudiante”, con su respectivo descuento. No te piden documentos, no lo dudan ni un momento.

Es que hagas lo que hagas, siempre vas a parecer menor. A veces molesta, pero puede llegar a ser genial. Es que debes aceptar que no es sólo físico, es tu espíritu libre y alegre lo que hace que te relacionen con ser más joven. Siempre y cuando tengas tus metas y mente clara, pues aprovecha los beneficios de tu física minoría de edad.