Febrero 14

Siempre he escuchado que una sonrisa es nuestro mejor accesorio, y por más que lo intento poner en práctica, soy consciente que no siempre sonrío en la calle, hasta que me cruzo con alguien que simplemente tiene una sonrisa en la cara y recuerdo la importancia de ello, pues así como esa sonrisa en ese determinado momento me alegró el día, todos tenemos el poder de alegrar el día de alguien, y todo con algo tan simple como una sonrisa. 

cafe6

Constantemente conocemos personas nuevas, ya sea en el trabajo, estudios, en un bar, en la tienda, en un viaje…y quiero que desde ahora mi premisa sea sólo una: déjalos mejor de lo que los encontraste. Si alguien llega a tu vida, y luego por diferentes motivos tiene que irse, simplemente que se vayan mejor de lo que los encontraste. No vas a salvarlos, no vas a cambiar el rumbo de su vida, no puedes ser la felicidad de todos ni complacer a todos, pero sí puedes ser tú mismo, puedes sonreír y amar la vida con tantas ganas y pasión que cuando alguien entre a tu vida sienta toda esa energía y tal vez así pueda sonreír un poquito más cada día. 

Hoy es 14 de febrero, día del amor, pero en realidad todos los días deberíamos celebrar el amor en el mundo, ser conscientes que sí hay cosas malas pero también hay buenas, y nos olvidamos de recordar que estamos aquí, con aire en nuestros pulmones y gente que nos quiere. He de aceptar que en los últimos años solía renegar cada 14 de febrero, pero desde hoy sólo quiero agradecer por todo el amor que me rodea, sentirlo y seguir compartiéndolo. Esperamos que llegue alguien especial para celebrar el amor, y no nos damos cuenta que desde que pisamos este planeta ya sentimos amor, empezando por el amor a uno mismo y a todas las personas que están a nuestro alrededor. 

cafe5

Escuchamos siempre que el amor mueve al mundo, que todos necesitamos sentir amor, pero llega un momento en el que nos olvidamos de demostrarlo y decirlo. Suponemos que todos saben que amamos, pero no dejamos que nos llene ese cariño y amor hacia la vida y las personas que nos rodean. Nos olvidamos de sonreír, besar, abrazar y decir “te quiero”, lo damos por supuesto cuando en realidad nunca está de más demostrar un poquito más de amor. En el camino de la vida nos olvidamos de vivir, pasamos por alto la verdadera razón por la que estamos en el mundo, que es ser felices y hacer felices a los demás. Queremos ver cambios pero no nos damos cuenta que eso empieza por uno mismo; al mundo le falta amor y por ello debemos serlo nosotros, sin miedo ni dudas. Somos lo que damos, y si queremos ser amor pues podríamos empezar por darlo. 

large (5)

¿Cuándo fue la última vez?

¿Cuándo fue la última vez que reiste de verdad, desde el alma, y te salieron lágrimas de pura alegría? ¿Cuándo fue la última vez que sentiste que ibas a volar de felicidad? Cuando cada paso era más ligero que el anterior, cada vez los pensamientos más claros y seguros. Cuando miraste al cielo y les dijiste “gracias” porque no te dejaron sola en el camino, y en ese momento supiste que siempre estarían a tu lado.

¿Cuándo fue la última vez que te sentiste una princesa? ¿Cuándo fue a última vez que te sentiste la protagonista de tu propia película? Cuando de todo el salón, sólo tenía ojos para ti, cuando tomó tu mano y te llevó al centro de la pista. Cuando solo de tus bromas reía, y cuando quería saber de ti y sólo de ti.

large (63)

¿Cuándo fue la última vez que lloraste sin poder controlar la tristeza de tu corazón? Cuando piensas que no hay nada más que sentir, que tu corazón no está en pedazos sino que ya no existe. Cuando estas cansada, cansada de fingir, de tratar de estar bien, cuando están cansada de esperar lo que no sabes si algún día llegará.

¿Cuándo fue la última vez que te preguntaste si era real? Cuando las horas pasaban entre rápido y lento, cuando la conversación avanzaba sin querer, cuando escuchabas las palabras exactas en el momento preciso. Cuando parecía que recién empezabas a vivir, cuando recién era el comienzo del camino.

ella3

¿Cuándo fue la última vez que fuiste un poquito más tú y menos de los demás? Cuando cantaste, reíste, bailaste…sin pensar quién miraba o qué pensaban. Cuando por fin tu risa salía del alma, cuando pisabas fuerte y sin miedo, cuando pudiste decir todo lo que pensabas sin miedo a reproches. Cuando te miraste al espejo y te gustó lo que viste, cuando fuiste libre, de cuerpo y mente. Cuando pensaste primero en ti sin reproches ni culpa. Cuando por fin aprendiste a levantarte y seguir andando en el camino, cuando luchaste hasta el cansancio y aprendiste con cada derrota y cada victoria. Cuando te diste cuenta que la vida es sólo una, y es tu vida, y tienes el derecho y la obligación de ser feliz siendo cada día más tú y sólo tú.

lodvg3

Cuerpo de verano

Para los que estamos en el lado este del planeta, el verano sigue en todo su esplendor. Como les conté en mi post anterior El encanto de viajar sola, estuve de viaje por Italia y la costa de Croacia. Si bien soy una persona que prefiere el invierno, una de mis cosas favoritas del verano es ir a la playa y quedarme en el mar por horas. El mar Adriático es increíble, es como una gran piscina y el agua es turquesa. Este verano tuve la oportunidad de estar en Silba, una pequeña y hermosa isla que no tiene carros ni bicicletas. Lo pasé de maravilla, hice geniales amigos y aprendí una de las cosas más importantes de este año: amé mi cuerpo de verano.

He de confesar que siempre he tenido un cierto complejo de ponerme ropa de baño, por más que trato de luchar contra ello, hay cosas que son más fuertes que la voluntad y todos los artículos sobre autoestima que leo en internet. Cada vez que se acercaba el verano, intensificaba ejercicios, cuidaba mis comidas, me prometía a mí misma ver un cambio. Pero lo que no me daba cuenta es que el cambio más importante viene de adentro, porque si en mi cabeza no me siento bien, el reflejo del espejo no va cambiar así tenga 10 kg más o menos, así entrene 2 o 5 horas diarias.

Este verano, después de 26 años de playa, logré estar en bikini por más de una hora, logré caminar así delante de todo el mundo, jugar voley (yo que mejor hablo chino que jugar voley), ir a una fiesta de piscina, tomar sol, estar rodeada de gente…sin pensar en las críticas o en el qué dirán, y ¿saben qué? los más grandes prejuicios están en nuestra mente. Somos nosotros los que más nos juzgamos, nos comparamos con imágenes de revistas que son irreales, nos traumamos con una cicatriz, con celulitis, con un poco de grasa que aparece en nuestra cadera. Buscamos un cuerpo de verano que es inalcanzable que no existe, porque nuestros estándares de belleza son irreales, son manipulados e inexistentes. Por más que leemos que la modelo de la revista tiene mil arreglos y filtros, sufrimos por vernos como ella, cuando nadie se ve así, ni ella misma.

Este año por fin acepté mi cuerpo tal y como es, así como vine al mundo, aprendí a sonreír al reflejo del espejo y a amar la forma en la que mi cuerpo está hecho. No todos somos iguales, gracias a Dios hay afuera miles de cuerpos y rostros distintos, todos somos hermosos y tenemos el derecho y la obligación de amar el reflejo que vemos a diario en el espejo. No busquemos un cuerpo de verano que creemos va a llenar nuestra alma con una subida de autoestima porque está todo en nuestro interior. No busquemos una perfección que no existe, busquemos salud y bienestar mental y físico. No dependemos de nuestra apariencia física para conquistar nuestros sueños y metas, nunca olvidemos que la confianza y una gran sonrisa abren más puertas que un 90-60-90. Aprendamos a amar y cuidar nuestro cuerpo en todas las estaciones del año, a llenarnos de confianza, seguridad y felicidad.

 

IMG_0796.JPG

El encanto de viajar sola

Hace dos días regresé de uno de los mejores viajes de mi vida, un trayecto que había estado esperando años por hacer y por fin lo logré. Desde Zagreb partí a Venecia, luego hice una parada de unas cuantas horas en Padua, seguí mi recorrido hacia Verona y terminé a lo que Italia se refiere en Rimini. Luego seguí en barco desde Ancona hasta Zadar, una ciudad en la costa de Croacia, visité las islas de Korcula (que es un parque nacional) y terminé descansando cuatro días en Silba, una isla que no tiene carros ni bicicletas, y donde van a encontrar el agua más turquesa e increíble del mundo. No se necesitan filtros de instagram en ni una foto. Cuando tu plan es coger una mochila, tu cámara de fotos y viajar sin guía profesional, las cosas salen mejor de lo que esperas.

#1 Te vuelves más segura de ti misma
Es lo mejor de estar en un lugar desconocido y sola, sí o sí te vuelves más segura. No hay guía que te diga por donde ir y no ir, sólo tienes la información de internet, los lugares que quieres visitar y unas ganas inmensas de verlo todo. Aprendes que dependes de ti misma, tomas tus propias decisiones y lo conoces todo.

IMG_0603

#2 Aprendes mucho más de ti al salir de tu zona de comfort
Puedes vivir con tu familia, amigos, pareja o puedes vivir sola, sea la situación que sea estás en una relativa zona de comfort. Viajar sola es obligarte a salir de esa zona, romper tus propias barreras y límites mentales, aprendes más de ti misma, de las cosas que quieres y no. Aprendes a diferenciar lo que para ti está bien y está mal, y te sorprendes del gran y fuerte carácter que puedes llegar a tener.

#3 Conoces personas increíbles
Puedes conocer personas que como tú viajan solas, o conoces grupos de extranjeros o locales. El mundo da tantas vueltas, la vida nos tiene guardadas tantas sorpresas que no vas a creer toda la gente que vas a llegar a conocer. Cuando estas sola y quieres socializar tu única opción es hacer nuevos amigos. El destino pone en tu camino a las personas adecuadas, en el momento y lugar correcto, sólo debemos abrir los ojkos y el corazón para dejarlas entrar en nuestras vidas.

IMG_0680

#4 Ves el mundo a tu manera
¿Quieres perderte por las calles? ¿Prefieres pasar horas en un museo? ¿Te gusta levantarte tarde? Tú tomas todas las decisiones de este viaje. Hay muchas formas de conocer una ciudad, con todo planeado o yendo a la deriva, no hay forma correcta o incorrecta, es sólo tu manera de hacer las cosas.

#5 Eres más linda, loca y libre
Como me dijo mi prima hace unos días, estas son las experiencias 3L que tenemos que vivir y luego contar. Viajar sola, perderte, asustarte porque no encuentras el tren correcto, hablar con extraños, comunicarte con señas cuando nadie habla ninguno de tus idiomas…todo eso te hace más linda de alma, loca de espíritu y libre de mente, cuerpo y prejuicios.

Este viaje lo hice en parte sola, en parte acompañada y terminé con el mejor grupo amigos que pude imaginar. No negaré que al comienzo da miedo, sobretodo porque la primera pregunta que quien sea te hace es “¿solita? ¿no te da miedo?” y tu cabeza esta entre “sí, pero tengo las agallas” y “no, yo puedo sola”. Y cuando encuentras la verdadera respuesta te retas a ti misma a coger tu maleta y sales por la puerta, con la cabeza llena de ideas y sin mirar atrás. Te mereces ese viaje, esa oportunidad de hacer lo que tú quieras, ir a donde desees, hablar con quien sea. Te aseguro que cuando regreses no serás la misma, serás una versión más linda, loca y libre de ti misma. 

PD: Y por las fotos ni te preocupes, siempre hay personas dispuestas a tomarte varias y sino, existe el timer y el selfie stick.

IMG_0467

Quiero ser tu excepción

No quiero ser una regla, no quiero ser una rutina ni un patrón a seguir, simplemente no soy una del montón. No quiero ser la que invitas a salir para seguir una formalidad, la que recibe el mismo mensaje de buenos días y buenas noches. No quiero ser la que recibe flores y chocolates, la que llevas al cine, la que espera una cena a la luz de las velas y que pagues la cuenta.

Quiero ser tu excepción, la que pone tu mundo de cabeza y da vuelta a tu alma, la que te robó el corazón que no sabías que existía. Quiero ser la razón de tus sin razones, la verdad detrás de tus locuras y el motivo por el que tus ojos brillan. Quiero ser la que saca lo peor y lo mejor de ti, la que te reta y por la que quieres crecer. La que buscas en todos los lugares, por quien pones excusas sin fundamento. Quiero ser a quien le des la contra, a quien hagas renegar y luego llenes de besos.

parejas-de-enamorados-alegres

La que conquistas sin darte cuenta, la que te hace sonreír con solo verla. Con quien hablas de todo y de nada, con quien eres un niño y un rebelde sin causa. Quiero ser quien te llene la mente de preguntas y en quien encuentres todas las respuestas. La que te de alas para volar y vaya contigo. La que tienes miedo de perder pero sabes que no se va a ir. Con quien quieres caminar sin rumbo, bailar sin música, reír sin motivos.

crazy

Quiero ser tu excepción a la regla, lo que no viste venir, lo que juraste que nunca te atraparía. La que llena el espacio que no creías que existía, la que te sorprenda cada día. Quiero ser quien le de sentido al “nunca digas nunca”, quien te de razones para reír y llorar, para cantar y bailar…quiero ser lo que tú eres para mí.

crazy1

Me corté el cabello

Hoy me corté el cabello, más corto que nunca, ahora es distinto, es liviano y libre. Me corté el cabello, y con cada trazo de las tijeras se desprendieron de mi mucho más que hebras gastadas y antiguas. Me corté el cabello y con el se fueron los malos recuerdos, las discusiones y las malas vibras, se fueron limpiando mis alas negras, ahora son blancas y brillan. Quieren volar, volar muy alto.

hair2

Cuando una mujer se corta el cabello está yendo más allá de un cambio, está gritando y anunciando su liberación, está preparándose internamente para una nueva batalla. Cuando una mujer se corta el cabello está empezando a luchar por algo nuevo, esta dispuesta a lograr todos y cada uno de sus sueños. Cuando una mujer se corta el cabello también le esta poniendo punto final a su pasado, no es una coma, no son puntos suspensivos. No. Es un punto, un punto aparte. Es un nuevo comienzo, una hoja en blanco, tal vez en un nuevo libro.

hair3

Cuando una mujer se corta el cabello se acepta a sí misma, acepta su belleza interna y externa. Se mira al espejo y sonríe, porque le gusta lo que ve. Cuando una mujer se corta el cabello toma un riesgo, emocional y físico, se arriesga al cambio y acepta lo que venga, bueno o malo. Una mujer, en el momento que decide cambiar, está gritando físicamente lo que ya empezó en su corazón y en todo su ser, empieza a sonreír más allá de sus labios, sonríe con el brillo de sus ojos y con la pureza de su alma. Cuando una mujer se cortá el cabello, pisa fuerte en cada paso, segura de sí misma, tomando por las riendas el camino de su vida.

Me corté el cabello, encontré el cambio físico que internamente ya estaba surgiendo, me liberé toda, en cuerpo y alma.

hair

Quiere, sólo quiere

Quédate con quien más te quiera, he escuchado decir eso más de una vez. ¿Acaso esa es la solución a nuestro miedo a estar solos? Como leí hace poco, se requiere mucho coraje estar solo en una sociedad en la que todos estan con alguien para decir que están en algo. ¿Por qué estar con quien nos quiere más que nosotros a él? ¿Por qué siempre buscamos lo “seguro” y terminamos arriesgando nuestra felicidad? ¿Por qué nos desesperamos? ¿Por qué nos conformamos?

large (90)

No eres de quien más te quiere, no eres de quien está a tu lado porque no quieres estar sola. No eres de quien te estabiliza el piso, eres de quien te mueve todas las barreras y te da alas para volar. Eres de quien te saca de todos tus cabales, de quien te hace preguntarte mil veces quién eres y qué quieres, de quien saca lo mejor y lo peor de ti. Eres de quien te hace sonreír, de quien te mira como si fueras el sol, el centro de su universo. Eres de quien logra en ti ese irracional equilibrio entre nervios y seguridad. Eres de quien te hace dar vueltas al corazón cuando se acerca, de quien te acelera el pulso, de quien te provoca ataques de risa inesperados, eres de quien más quieres.

parejas-de-enamorados-alegres

Mereces mucho más que un amor tranquilo y calmado, porque la felicidad no siempre se encuentra en la tranquilidad total. Mereces una montaña rusa de emociones, un amor que te pone los pelos de punta al escuchar su voz. Mereces los nervios de las primeras citas, la electridad de cada beso, que siempre son distintos. Mereces las miradas de reojo, la presión lenta y rápida, el sube y baja de tu ritmo cardiaco. Mereces el miedo de perder el control de tus sentimientos, mereces el desenfreno y más que sólo mariposas en el estómago. Mereces lanzarte al abismo, gritando de emoción y con lágrimas de alegría en los ojos.

Mereces querer y que te quieran, de la misma manera, desenfrenada y sin medidas. Mereces que te quieran como eres, intensa, profunda, loca, despeinada, dramática, inconforme, imperfecta, soñadora y arrebatada. Cuando así quieras, así te querrán.

cafe2