Estar a solas

Muchas veces escribo sobre la importancia de estar a solas, de disfrutar ese periodo de vida en el que tú eres la primera persona en tu vida. Tendemos a relacionar “estar a solas” con “estar soltera” y peor aun, lo confundimos con “estar en soledad”. Al decir que estamos a solas, no me refiero sólo a no tener pareja, sino de verdad estar sin nadie, vivir sola o independiente de la familia, ser una persona que se preocupa por sí misma, responsable de sus actos, y principalmente, que se conoce y está en camino de saber lo que quiere en la vida.

mirror1

Hace unos días, en la madrugada, me despertó un gran dolor de estómago y escalofríos terribles, tenía temperatura. Mi primer y sincero pensamiento fue “mierda, y ahora ¿qué hago?”. Mi compañera de piso estaba de viaje, justo ese fin de semana no tenía ni pollo para hacerme una sopa, estaba sintiendome terrible, sola en mi cama, sola en mi casa. No es que no tenga amigos en la ciudad, pero no creo que sea una buena idea despertar a alguien a las 3 a.m. No estaba mi mamá para que me haga un té, ni mi papá para que me traiga una colcha más, o por último mi hermano para que me diga que exagero y soy una enferma imaginaria.

large (96)

Fue en ese día que reflexioné, que estoy sola, no sólo en un sentido amoroso, sino físicamente estoy sola, vivo sola, soy independiente y consecuente de mis actos, ¡y me encanta! Pasamos los días contando cuánto tiempo estamos solos, refiriéndonos al tiempo que estamos solteros, pero no pensamos ¿cuánto tiempo estamos solos de verdad? Yo recién tengo diez meses de independencia, diez meses en los que tengo que pensar qué voy a comer, decidir si compro queso o huevos, si me compro ese bello par de zapatos o ahorro para la cuenta del internet que tengo que pagar el mes que viene. Quiero aprovechar estos momentos, porque se van a acabar, llegará un momento en el que tenga que compartir decisiones con otra persona. Estoy en la búsqueda de un estilo de vida, de saber quién soy y qué quiero, ¿cómo voy a compartir mi espacio con otra persona si aun no sé los límites de este? Si bien hay muchas personas que nunca pasan tiempo a solas y les va genial, yo quiero experimentar un rato más este momento. Creo que cada época tiene algo de increíble y nunca logro decidir cuál es el mejor año de mi vida, pero dicen por ahí que los mejores años de la vida son entre los 25 y 35, así que yo recién estoy empezando. Definitivamente no estoy en soledad, vivo rodeada de gente que me quiere y se preocupa por mi, así no esten físicamente cerca. Estoy soltera sí, y también estoy sola, conmigo misma y conociéndome cada día un poquito más.

large (37)

Un año loco

Hace una semana cumplí un año en Zagreb, Croacia; y la verdad ha sido un año muy loco. Cada vez que termina un año, digo que ha sido el mejor, porque en todos vivo nuevas experiencias y principalmente aprendo muchas cosas. Pero este año ha sido totalmente distinto, ha sido el más distinto, incierto y lleno de sorpresas.

Cuando llegué tenía muchas ideas en la cabeza, muchos planes y metas que lograr. Mi maleta estaba (y sigue estando) llena de sueños. No derramé muchas lágrimas al llegar, creo que esta vez ya estaba psicológicamente preparada para estar sola. Estaba desesperada por solucionar mis documentos, me pasaba dias confundida con qué hacer, cómo postular a la universidad, convalidar mi Bachiller, buscar trabajo de verano, averiguar si puedo trabajar como estudiante…literalmente tenía mil cosas en la cabeza. Sin querer queriendo, terminé postulando a un trabajo que creía lo podía hacer, aun sin saber el idioma, porque en la descripción decía que era preferible que el postulante hable español. Un día antes de terminar el semestre en la escuela de idiomas, un día antes de entrar en la desesperación de no saber qué hacer, me llamaron para una entrevista en ese trabajo. Al día siguiente, viernes y el último día de clases, me llamaron a la segunda entrevista. EL sábado me confirmaron que había obtenido el trabajo y el domingo ya estaba empezando. Siempre digo que mi trabajo es tan genial que merece un post especial, y sí que lo es, así que no entraré en detalles (aun), en pocas palabras, trabajo en el Museo de Ilusiones (Muzej iluzija) en Zagreb.

Luego de encontrar trabajo, debía encontrar dónde vivir, porque no podía quedarme en la residencia de por vida. Tuve suerte y mucha, en mi segundo intento de encontrar departamento, encontré el que es mi casa ahora. Tengo una compañera de piso genial y tengo un balcón en mi cuarto. Debo aceptar que de no ser por mis papás, quienes instalaron todos mis muebles cuando estuvieron de visita, yo no sé que hubiera hecho. Ikea es genial, pero si no sabes armar muebles, estás perdida. Ahora mi cuarto es un pedacito  de mí, es el reflejo de mi personalidad y ya siento que tengo casa.

En este año logré con ayuda de mis papás, darme una escapadita a Lima, aunque sea por una semana. Y ahorré la vida, centavo por centavo, para regresar a mi nave nodriza, Walt Disney World. Siendo sincera, nunca pensé que lograría regresar, aun no lo creo.

Este año en Croacia ha sido increíble, me encanta mi vida acá, las cosas que hago, las oportunidades que se me presentan y sobretodo, amo la persona en la que me he convertido. Con sus altos y bajos, he crecido un montón y lo principal es que me he vuelto independiente. Es hasta divertido calcular cómo llegar a fin de mes, pagar la renta y los servicios, escribir qué voy a comer a diario para poder comprar los ingredientes y cocinar.Me siento como Rachel en Friends al comienzo de la serie, incluso tengo mi café favorito donde todos me conocen y saben siempre lo que voy a pedir para tomar.

Y durante este año también he conocido personas maravillosas, quienes han llegado a mi vida de distintas formas, clases, trabajo, fiestas, cafés, teatro…la vida. Personas que han ayudado a que me sienta cada día más como en casa, que me han hecho ver que este es mi lugar en el mundo, en donde me siento cómoda bajo mi misma piel. Y no hubiera podido lograrlo sin el apoyo de mi familia, quienes gracias a internet están siempre a mi lado. Aun queda mucho camino por recorrer, y estoy dispuesta a seguir avanzando.

Ellos son todo

Hace un momento, hablando con unas amigas, empecé a recordar mi niñez, la época de la universidad, mi vida…mis sueños y aspiraciones, todas las veces que he caído y me he levantado, las frases inspiradoras que he leído y las lágrimas que he llorado. Lo que me gusta de recordar todo eso es darme cuenta que mi alma no ha cambiado, que tal vez veo algunas cosas desde otra perspectiva, pero mi escencia sigue siendo la misma.

Y quiero dedicarle este post a quienes han sido y siempre serán la base de quien soy yo, mis papás y mi hermano. Creo que el ejemplo es lo que mejor enseña, y en eso ellos son lo mejor. Porque mientras yo ensayaba, mi mamá cocinaba, mi hermano se levantaba a entrenar bicicleta y mi papá se iba con el. Y luego en la tarde, mientras mi papá se manchaba los dedos de tinta para imprimir compendios del colegio, yo terminaba de arreglar los documentos, mi hermano pintaba las últimas paredes y mi mamá terminaba de preparar los regalos para sus alumnos, todos un equipo, una carro de cuatro ruedas, unidos en salir adelante. Y agradezco pertenecer a mi familia, porque cada cosa que se es gracias a ellos, al ejemplo que siempre me han dado y la fortaleza que han demostrado tener.

La vida da muchas, muchas vueltas…hay cosas que estoy viviendo que nunca imaginé, pero para las que estoy preparada gracias a ellos. Y creo que voy a superar cualquier problema si tengo tan sólo 1% de la fuerza de mi mamá, 1% de la valentía de mi papá y 1% de la persistencia de mi hermano. Y bueno agreguemos 1% de la terquedad de los tres. Los amo y gracias a ellos y por ellos estoy en donde estoy.

image

Y quisiera tener el oido musical de mi perro, porque entona increíblemente.

Zagreb – Lima – Zagreb (en un abrir y cerrar de ojos)

Hace una semana partí de Zagreb a Lima, y ya estoy de regreso. Exactamente estoy a el aeropuerto de Mexico DF esperando abordar a Madrid. Muchos dicen que ha sido una de las locuras mas grandes pero no me arrepiento. No llegué ni a acostumbrarme al cambio de horario, pero cada segundo pasado en casa fue increíblemente bien aprovechado.

Disfruté del Aniversario del colegio que dirige mi familia, en compañía de mis antiguas colegas, alumnos y padres de familia. Me llené de orgullo al ser partícipe de la Fiesta de Promoción de mis alumnos favoritos. Celebré un año más de vida de mi mamá. Y vi a mi abuelita y a mi perro Bobi después de nueve meses. Sobretodo me di cuenta que cuando uno regresa a casa es como si el tiempo nunca hubiera pasado, es darse cuenta que tu corazón está partido en dos y que perteneces a dos sitios por igual.

Pero principalmente me di cuenta una vez más del amor que me rodea, de las personas tan importantes que tengo la dicha de conocer y con quienes siempre puedo contar. Personas en Perú que se dieron un tiempo para verme como sea, a pesar de solo ir por una semana. Y personas en Croacia escribiéndome que les hago falta tan solo unos cuantos dias. Y solo puedo decir GRACIAS, de corazón y con toda la alegría del mundo por darme tanto cariño y amor. Y por encima de todo gracias a mi familia, quienes hicieron realidad estos siete maravillosos dias.

No me quiero poner sentimental (aun) porque sé que estoy en buen camino y a pesar de estar lejos de mi familia estoy logrando mis sueños, creciendo como persona y tratando de contagiar la alegría latina en Zagreb.

PD: Muy pronto mis post sobre cómo sobrevivir a 30 horas de viaje/cómo disfrutar Lima al máximo en 7 días.

Hoy me toca

Ayer se celebró el Día del Padre en muchas partes del mundo y desde acá le mandé un gran saludo al mejor papá del mundo, al cafetero y cletero por excelencia, a la persona con el carácter mas divino (nótese el sarcasmo) que conozco, mi papá. Dicen que las hijas son más apegadas a sus papás, la verdad no sé si será cierto, pero que soy como uña y mugre con él, es cierto. Todos decimos que nuestro papá es el mejor del mundo, y es que en nuestro mundo lo es, pero mi papá es también especial. No hay muchos como él, y les voy a contar algunas cositas.

IMG_20140907_000348

  • No hay mañana que no prepare el desayuno, desde que tengo uso de razón, me despierto (bueno despertaba en Lima) y en la mesa estaba todo listo: café (infaltable), pan, jamón, queso, jugo, literalmente todo.
  • Algunos papás dan chocolate o galletas de postre, mi papá me daba una cucharada de azúcar remojada en café (sí, es el causante de mi necesidad de cafeína)
  • Antes de aprender a peinarme, mi papá me peinaba todas las mañanas para ir al colegio.
  • Hay papás que resondran a sus hijas cuando llegan con unas cervecitas de más…el mío se rompe de risa y luego me manda a lavarme la cara y dormir. Mejor aun, si es necesario me recoge en carro, me lleva a casa y al día siguiente me sirve el almuerzo. Siempre riéndose de mi poca tolerancia al alcohol.
  • Mi papá no tiene ningún problema en comprarme toallas higiénicas (aplausos por favor, para él y para mi hermano).
  • Mi papá se toma las cosas “con calma”, y me hace relajarme a mí también.

20150101_002945

  • Mientras algunos papás van a las fiestas de promoción de sus hijas en saco y corbata, el mío siguió su estilo y fue con polo rojo y jean.
  • Algunos papás exigen que sus hijos aprendan mucho en la universidad, el mío siempre me explico que el 30% era aprender conocimientos y el 70% era picardía.
  • Mi papá me dejó hacer lo que yo quiera, pero me dejó en claro que nunca debe agachar la cabeza por mí.
  • Unos papás te compran chocolate cuando estás triste, el mío me lleva de shopping.
  • Me felicita cuando le cuento que llegué a las 6 a.m. a casa.
  • Me cose ropa, disfraces, carteras.
  • No necesitamos llamar a un gasfitero, electricista, constructor, carpintero…mi papá es mil oficios.
  • Mi papá no cuenta chistes, pero cuando sale la chispa dura por años…es la fleeeeesa, flesiiiita.

20140922_160423~2

Podría seguir mencionando muchas más cosas, porque mi papá lo es todo. Mi papá me ha enseñado a trabajar por lo que yo quiero y a no rendirme nunca. Ha secado todas mis lágrimas con palabras de aliento y confía en mí más de lo que yo lo hago. Mi papá no se ha perdido ni una función y siempre ha estado allí para lo que yo necesite. Ha sido mi chofer y mi guardaespaldas siempre. Es mi mejor amigo y el que siempre tiene una solución, así esta sea “calma”. Me ha enseñado a respetar y amar a Dios, a confiar en Él. Me ha demostrado que la sangre no es agua, desde hablarme en croata hasta recogerme del colegio para ver un partido de fútbol. Mi papá ha elevado mis expectativas ante cualquier chico que conozca, porque para que sea un buen hombre debe parecerse aunque sea un 1% a él, y eso ya es bien dificil. Mi papá siempre sabe que lo mejor es una taza de café y sabe aceptar cuando “no me toca”. Cuento con ansias los días para decirte “hoy me toca” y prepararte un café.  Volim te tata.

20141116_134132

40 Razones para decir “Gracias Mamá”

Ayer domingo 10 se celebró el Día de la Madre en Perú y muchos países más. Estar lejos en un día tan especial es difícil, pero te ayuda a reflexionar, y rápidamente pude concluir 40 razones por las que siempre diré GRACIAS MAMÁ. Si hubiera pasado más tiempo pensando en estar razones llegaría al millón, pero las resumiré en 40, que es casi casi la edad de mi mamá también.

Toma un papel y lápiz y nombra tus razones, que seguro tienes un montón, por agradecerle a la mujer más importante de tu vida.

Gracias mamá por:

#1. Enseñarme y demostrarme (sigues demostrando) lo que significa amar incondicionalmente. 

20140922_123135~2

#2. Enseñarme que todos los problemas se solucionan.

#3. Transmitirme tu buena sazón y amor por la cocina (y comida).

#4. Convencerme de que el ejercicio es importante para la salud (empujandome al gimnasio desde que tengo 11 años).

#5. Demostrarme que el perdón es el valor más importante en la vida.

20141211_121207

#6. Mostrarme que hay que trabajar duro para lograr lo que uno desea en la vida.

#7. Todos los ataques de risa causados por tus locuras.

#8. Transmitirme tu amor por el “rosado fresa” y Minnie Mouse.

1476053_10202987337951338_376388103_n

#9. Enseñarme que el rencor hace más daño a quien lo siente que a quien queremos que lo reciba. 

#10. Enseñarme a tocar guitarra.

38979_420495309188_1642126_n

#11. Tu paciencia mientras aprendía a manejar bicicleta sin rueditas.

#12. Convencer que al final no hay nada mejor que caminar en zapatillas y llevar tus cosas en una mochila.

#13. Transmitirme el amor a la música. 

20140728_234304

#14. Repetirme mil veces que el delineador negro dentro del ojo no me queda bien (sí, ya aprendí)

#15. No decirme “ya eres mujer” ni ninguna cursilería cuando tuve mi primera menstruación, sino que me compraste un bronceador con escarcha.

#16. Enseñarme a combinar los colores cuando pinto, y a pintar en círculos.

#17. Ser el mejor y más grande ejemplo de fortaleza que voy a conocer en la vida. 

10399929_116944699188_5910035_n

#18. Enseñarme la importancia de ahorrar y no depender de nadie (y siempre buscar ofertas).

#19. Consolarme cuando no me queda algo talla “estándar” diciéndome que simplemente “somos de otro lote”. 

#20. Peinarme y hacerme muchos lazos de colores, y por toda la ropa y chompas.

#21. Ser el ejemplo de nobleza y bondad en mi vida.

522305_3861874147178_320771627_n

#22. Tranquilizarme cada vez que me molesto por aun no tener novio.

#23. Preocuparte de que coma antes de tomar alcohol, más que la cantidad de alcohol que tome en sí. 

#24. Lavar mi ropa y soportar mi cama desarmada 360 días al año.

#25. Transmitirme el ritmo y alegría que nos caracteriza.

#26. Decirme que puedo llegar a ser una “Penélope Cruz”. 

IMG_9614

#27. Soportar todas mis actuaciones, presentaciones, colaboraciones, etc.

#28. No obligarme a tener esas incómodas charlas sobre sexo y esperar a que yo pregunte.

#29. Tu paciencia al aprender la tabla de multiplicar y los logaritmos.

IMG-20130518-00324

#30. Dejar que cometa mis propios errores. 

#31. Siempre escucharme y no dejar que llore más de lo debido.

#32. Siempre hacerme usar vestidos y faldas.

10845904_10206013535284380_4941061383057733782_n

#33. Enseñarme a llevar regalos a las fiestas de cumpleaños.

#34. Celebrar todos mis cumpleaños.

#35. Soportar que sea la anfitriona de tantas reuniones, lonches, noches de películas, etc.

IMG_4687

#36. Enseñarme a creer en Dios sobre todas las cosas y problemas que uno puede tener en la vida. 

#37. Bailar en pleno Mercado Central en víspera de Año Nuevo (y pedir que te tome fotos).

#38. Creer en todas mis locuras (sé que en el fondo confías en mí más que yo misma)

#39. Darme la vida, una hermosa familia y el mejor regalo del mundo, mi hermano. 

39165_420495819188_4749227_n

#40. Por ser, simple y maravillosamente, tú. 

PicMonkey Collage

Te amo mamá. 

Día 1: Home sick o zona de confort?

Ya llegamos a Croacia, mi guitarra y yo. Tenía mucho miedo que me hicieran problemas, pero para todos los músicos que se preguntan si les dejarán, les digo que en los cuatro aviones que tomé ni caso le hicieron ni a la guitarra ni a mi maleta de mano (que tenía el tamaño necesario, más no el peso). Bueno llegué y luego de una linda tarde con una amiga de la familia que me recogió en el aeropuerto, ya me instalé en el dormitorio de estudiantes. No es la primera vez, hace un año llegaba al mismo lugar, en la misma situación, pero ahora todo es distinto.

homesick

La primera vez pensaba volver, no sabía el idioma, no me conformaba con que me guste la ciudad. Ahora hablo más el idioma, y no, no quiero volver, quiero acostumbrarme y crecer aquí. Pero no puedo evitar hacer lo que siempre hago cuando tengo miedo: llorar. No sé si es porque extraño mi casa, familia y amigos…claro que los extraño pero ya me había acostumbrado a la idea de verlos por skype y hablar por internet. Creo que tengo otra cosa, acabo de darme cuenta que he salido totalmente de mi zona de confort. Pensé que ya lo había hecho antes, en algún reto de mi vida personal o artística, pero no, hoy me he dado cuenta que esta vez sí he salido de todo lo que tenía seguro.

e1c41321d8c50bcf71ab6ec557037bc9

Me da mucho miedo que las cosas no pasen como espero, y es que hay momentos en que no sé exactamente qué espero. Quiero ser feliz y sentirme orgullosa de las cosas que hago, quiero que las personas que amo estén contentas con mis logros. Claro que no lo sabré si no lo intento. Ya no es hora del “mañana lo haré…” o “qué hubiera pasado si…?”. No, es momento de levantar la cabeza y hacer todo lo que mi corazón me dice, y crecer de nuevo con cada caída, pero cada vez ser más alta. Es imposible no tener miedo, es muy difícil sonreír a todo, pero estoy acá y algo dentro me dice que todo va a salir bien, sólo debo confiar y luchar.