Cuerpo de verano

Para los que estamos en el lado este del planeta, el verano sigue en todo su esplendor. Como les conté en mi post anterior El encanto de viajar sola, estuve de viaje por Italia y la costa de Croacia. Si bien soy una persona que prefiere el invierno, una de mis cosas favoritas del verano es ir a la playa y quedarme en el mar por horas. El mar Adriático es increíble, es como una gran piscina y el agua es turquesa. Este verano tuve la oportunidad de estar en Silba, una pequeña y hermosa isla que no tiene carros ni bicicletas. Lo pasé de maravilla, hice geniales amigos y aprendí una de las cosas más importantes de este año: amé mi cuerpo de verano.

He de confesar que siempre he tenido un cierto complejo de ponerme ropa de baño, por más que trato de luchar contra ello, hay cosas que son más fuertes que la voluntad y todos los artículos sobre autoestima que leo en internet. Cada vez que se acercaba el verano, intensificaba ejercicios, cuidaba mis comidas, me prometía a mí misma ver un cambio. Pero lo que no me daba cuenta es que el cambio más importante viene de adentro, porque si en mi cabeza no me siento bien, el reflejo del espejo no va cambiar así tenga 10 kg más o menos, así entrene 2 o 5 horas diarias.

Este verano, después de 26 años de playa, logré estar en bikini por más de una hora, logré caminar así delante de todo el mundo, jugar voley (yo que mejor hablo chino que jugar voley), ir a una fiesta de piscina, tomar sol, estar rodeada de gente…sin pensar en las críticas o en el qué dirán, y ¿saben qué? los más grandes prejuicios están en nuestra mente. Somos nosotros los que más nos juzgamos, nos comparamos con imágenes de revistas que son irreales, nos traumamos con una cicatriz, con celulitis, con un poco de grasa que aparece en nuestra cadera. Buscamos un cuerpo de verano que es inalcanzable que no existe, porque nuestros estándares de belleza son irreales, son manipulados e inexistentes. Por más que leemos que la modelo de la revista tiene mil arreglos y filtros, sufrimos por vernos como ella, cuando nadie se ve así, ni ella misma.

Este año por fin acepté mi cuerpo tal y como es, así como vine al mundo, aprendí a sonreír al reflejo del espejo y a amar la forma en la que mi cuerpo está hecho. No todos somos iguales, gracias a Dios hay afuera miles de cuerpos y rostros distintos, todos somos hermosos y tenemos el derecho y la obligación de amar el reflejo que vemos a diario en el espejo. No busquemos un cuerpo de verano que creemos va a llenar nuestra alma con una subida de autoestima porque está todo en nuestro interior. No busquemos una perfección que no existe, busquemos salud y bienestar mental y físico. No dependemos de nuestra apariencia física para conquistar nuestros sueños y metas, nunca olvidemos que la confianza y una gran sonrisa abren más puertas que un 90-60-90. Aprendamos a amar y cuidar nuestro cuerpo en todas las estaciones del año, a llenarnos de confianza, seguridad y felicidad.

 

IMG_0796.JPG

El encanto de viajar sola

Hace dos días regresé de uno de los mejores viajes de mi vida, un trayecto que había estado esperando años por hacer y por fin lo logré. Desde Zagreb partí a Venecia, luego hice una parada de unas cuantas horas en Padua, seguí mi recorrido hacia Verona y terminé a lo que Italia se refiere en Rimini. Luego seguí en barco desde Ancona hasta Zadar, una ciudad en la costa de Croacia, visité las islas de Korcula (que es un parque nacional) y terminé descansando cuatro días en Silba, una isla que no tiene carros ni bicicletas, y donde van a encontrar el agua más turquesa e increíble del mundo. No se necesitan filtros de instagram en ni una foto. Cuando tu plan es coger una mochila, tu cámara de fotos y viajar sin guía profesional, las cosas salen mejor de lo que esperas.

#1 Te vuelves más segura de ti misma
Es lo mejor de estar en un lugar desconocido y sola, sí o sí te vuelves más segura. No hay guía que te diga por donde ir y no ir, sólo tienes la información de internet, los lugares que quieres visitar y unas ganas inmensas de verlo todo. Aprendes que dependes de ti misma, tomas tus propias decisiones y lo conoces todo.

IMG_0603

#2 Aprendes mucho más de ti al salir de tu zona de comfort
Puedes vivir con tu familia, amigos, pareja o puedes vivir sola, sea la situación que sea estás en una relativa zona de comfort. Viajar sola es obligarte a salir de esa zona, romper tus propias barreras y límites mentales, aprendes más de ti misma, de las cosas que quieres y no. Aprendes a diferenciar lo que para ti está bien y está mal, y te sorprendes del gran y fuerte carácter que puedes llegar a tener.

#3 Conoces personas increíbles
Puedes conocer personas que como tú viajan solas, o conoces grupos de extranjeros o locales. El mundo da tantas vueltas, la vida nos tiene guardadas tantas sorpresas que no vas a creer toda la gente que vas a llegar a conocer. Cuando estas sola y quieres socializar tu única opción es hacer nuevos amigos. El destino pone en tu camino a las personas adecuadas, en el momento y lugar correcto, sólo debemos abrir los ojkos y el corazón para dejarlas entrar en nuestras vidas.

IMG_0680

#4 Ves el mundo a tu manera
¿Quieres perderte por las calles? ¿Prefieres pasar horas en un museo? ¿Te gusta levantarte tarde? Tú tomas todas las decisiones de este viaje. Hay muchas formas de conocer una ciudad, con todo planeado o yendo a la deriva, no hay forma correcta o incorrecta, es sólo tu manera de hacer las cosas.

#5 Eres más linda, loca y libre
Como me dijo mi prima hace unos días, estas son las experiencias 3L que tenemos que vivir y luego contar. Viajar sola, perderte, asustarte porque no encuentras el tren correcto, hablar con extraños, comunicarte con señas cuando nadie habla ninguno de tus idiomas…todo eso te hace más linda de alma, loca de espíritu y libre de mente, cuerpo y prejuicios.

Este viaje lo hice en parte sola, en parte acompañada y terminé con el mejor grupo amigos que pude imaginar. No negaré que al comienzo da miedo, sobretodo porque la primera pregunta que quien sea te hace es “¿solita? ¿no te da miedo?” y tu cabeza esta entre “sí, pero tengo las agallas” y “no, yo puedo sola”. Y cuando encuentras la verdadera respuesta te retas a ti misma a coger tu maleta y sales por la puerta, con la cabeza llena de ideas y sin mirar atrás. Te mereces ese viaje, esa oportunidad de hacer lo que tú quieras, ir a donde desees, hablar con quien sea. Te aseguro que cuando regreses no serás la misma, serás una versión más linda, loca y libre de ti misma. 

PD: Y por las fotos ni te preocupes, siempre hay personas dispuestas a tomarte varias y sino, existe el timer y el selfie stick.

IMG_0467

El arte de no hacer nada

He de admitir que si bien no soy una adicta al trabajo, sí soy adicta a ocupar todo mi tiempo, hasta el punto que hay días que sólo llego a dormir. Los días que no trabajo siempre ando metida en algo, si no son clases de canto son ensayos de teatro, y si no es ninguno de ellos ando en mi casa buscando qué hacer, escribir, ensayar más, estudiar, etc. Si bien mi cuerpo muchas veces me ha puesto un “hasta aquí” y me ha hecho tener fiebre y pasar malos ratos, la verdad es que hace tiempo que felizmente ando bien de salud.

relax1

Aun así hace semanas que venía esperando con ansias mis vacaciones en la playa. Si bien siempre utilizo mis vacaciones para ir a lugares nuevos, pasarme los días caminando y conociendo, esta ha sido la primera vez en años que he ido a un lugar a no hacer, literalmente, nada. Llegué a Zadar, una ciudad en la costa de Croacia, un lunes en la tarde, y dediqué sólo unas horas a pasear por la ciudad. Luego me instalé en casa de mi amiga y los siguientes días se resumieron en despertarme, tomar café, ir a la playa, leer, tomar otro café y dormir. Aprendí a no hacer nada, y de verdad que lo disfruté.

relax

Creo que todos debemos en nuestra vida aprender a relajarnos y dejar que las cosas fluyan. No esperar a que nuestro cuerpo nos pida un respiro físicamente, no arriesgar nuestra salud, sino darle la oportunidad, a nuestra mente también, de descansar en totalidad. Estar en paz, tratar de desconectarse en lo posible del internet y las redes sociales, y conectarse con uno mismo. Dejar la energía negativa atrás, recuperar las fuerzas para seguir luchando por lo que queremos, darnos un merecido descanso, tomar un respiro y seguir avanzando.

Soy una persona muy activa, para mí el decir “no tengo tiempo” no es una excusa, pues siempre encuentro un huequito en mi horario para hacer todo lo que me gusta. Pero de verdad que se siente muy bien despertarse por cinco días y saber que tu única tarea del día es ir a tomar sol.

relax2

Victory Art Caffe: como estar en casa

Desde que veo Friends o How I met your mother, siempre quise tener un lugar favorito, a donde vaya y sepan inmediatamente qué tomo, sepan mi nombre y yo conozca a todos los que trabajan ahí. Finalmente, podré entrar a ese lugar y decir “¡denme lo de siempre!”.

12421828_10154077640909189_2124382948_n

Siendo Croacia un país 200% cafetero, las personas comúnmente disfrutan de un café sentados, nada de tomarlo para llevar y eso me encanta. Pero hay momentos en los que necesitas urgentemente un café y tienes que regresar a trabajar o ir hacia otra parte, y en la calle donde yo trabajo no encontraba un lugar donde pedir un café para llevar. Hasta que abrieron Victory Art Caffe, y así mis necesidades de cafeína fueron cubiertas y mi sueldo no se hace agua, sino café y a veces cerveza. Poco a poco, los cafés para llevar se convirtieron en tardes de tomar café y/o cerveza, conversar con compañeros de trabajo o con los baristas del lugar, y últimamente es el lugar para jugar Damas Chinas todos los miércoles con mis primas y jugadores invitados.

12240012_516788201826546_5722918854637384864_n

Lo que me encanta de este café es que literalmente es como estar en casa, la música no es muy fuerte lo que hace que pueda leer o escribir, atienden rápido y muy amablemente y saben fidelizar a los clientes. La luz es siempre tenue sin llegar a ser tétrico, y como amante de las letras, me encantan los mensajes y frases que tienen en las paredes. Asimismo, el lugar no es sólo cafetería, también es una galería en donde venden cuadros de nuevos pintores croatas, dándole al ambiente un toque artístico muy original.

12443207_10154077642164189_2110126027_n

Lo que más me gusta como consumidora de café, es que a diferencia de muchas cafeterías en la ciudad, los trabajadores no son meseros, son baristas, y saben hacer un perfecto café, hasta latte art. La marca de café que utilizan es Segafredo Zanetti Espresso, una marca italiana de renombre, no es muy común en Croacia, poco a poco está entrando al mercado y es excelente. Los precios son muy accesibles, un café macchiato ronda el $ 1.50. Y claro, no sólo tienen café, tienen cervezas comerciales y exclusivas, shots de distintas bebidas y vinos croatas y extranjeros.

IMG_20160208_163437

Con este post doy inicio a una nueva categoría del blog en donde iré haciendo reseñas y recomendando cada café de cada ciudad a donde vaya, espero ir completando poco a poco esta sección y que les ayude al planear algún viaje. Si vienen a Zagreb, Victory Art Caffe es un “must”, deben visitarlo en la calle Ilica #67, y lo más probable es que me encuentren escribiendo el siguiente post.

El mundo entre cuatro paredes

Va a ser extraño despertar el lunes y no ir a clases. Ayer fue el último día del semestre en Croaticum (escuela para aprender croata como segunda lengua) y no puedo estar más agradecida con Dios de haberme colocado en un grupo con personas increíbles, amigos que sé son para siempre, seres con historias maravillosas que contar, almas únicas en este mundo. Cada reunión era como encontrar el mundo entero en un cuarto. 

PicMonkey Collage1

Es la segunda vez que vivo lo que es estudiar croata, pero este último semestre, estos tres meses y medios no tienen comparación con nada de lo que he vivido en el resto de mi vida universitaria. Aparte de aprender croata he aprendido a vivir, a disfrutar la vida, el momento y dejarme llevar. He aprendido a alegrarme de los logros de los demás, he encontrado apoyo y entusiasmo en personas que en un momento no me conocían y aun así estuvieron y están ahí para mí. Me he atrevido a hacer cosas que nunca imaginé, he reído y he llorado, me he emocionado y he comprobado lo bien que se siente ser uno mismo. Escuchar las vivencias de los países de cada una de las personas que conocía ha sido como viajar por momentos a otros lugares y aprender cosas que no se encuentran en los libros de geografía. No puedo poner en palabras todo lo que siento cuando recuerdo lo vivido desde marzo hasta ahora, convivir con estas almas tan únicas y espontáneas ha sido una de las mejores experiencias que me ha pasado, y sólo puedo decirles a cada uno de ellos: Gracias. 

IMG-20150603-WA0005[1]

Lo que más me gusta es que la mayoría se quedará en Zagreb, a los que no los extrañaré un montón. Y aunque nunca será lo mismo, estoy feliz por la oportunidad que tuve de conocerlos. Ellos son: Walter (Suecia), Germán (Uruguay), Nawar (Irak), Tibo (Francia), Francesca y Matteo (Italia), Sandra y Sara (Siria), Sebastian y Martyna (Polonia), Roberto y Marcela (Chile), Leah (Alemania), Rosana (Venezuela), Toma (Canadá) y Kara (Taiwan). Y claro, gracias a nuestra profesora Marica por todo lo aprendido este semestre. 

Neopisivo – Indescriptible

Najlakše je kad pitaju me, koliko i kako ja nju volim jako samo jedna riječ bi bila to: neopisivo

Más fácil es decir, cuando me preguntan cuánto y cómo la quiero, que solo una palabra existe: indescriptible

20150328_175737

Cuando pienso en Croacia vienen muchos sentimientos, pero hay uno permanente, fútbol. Debo admitir que no soy una erudita en cuanto a fútbol se trata, y me ha costado mucho entender “posición adelantada”, pero no me he perdido ni un partido de Croacia desde Francia ’98. Aun tengo recuerdos de este tan increíble 3er puesto, de toda la celebración y de un reportaje en el que salió mi papá en la televisión. En Corea-Japón me despertaba en las madrugadas a ver los partidos. Y ni hablemos de la Euro 08′ y los penales contra Turquía. Peor aun, sigo indignada con el Brasil-Croacia del último mundial.

IMG_20150222_190124

Pero todos habían sido vistos por la televisión o internet, nunca había pisado un estadio para alentar a mi selección. Ayer se cumplió mi sueño. Todos me decían que no iba a entender nada sin los narradores, pues se equivocaban, entendí y viví cada pase. Llegué al estadio sin ningún problema, no podía más que contar los minutos para que empiece el partido. Cuando salieron los jugadores a calentar ya se sentía la pasión, la fiebre futbolera. Pero el momento cumbre de mi emoción (antes de los goles) fue el Himno Nacional. Había esperado toda mi vida para cantar el himno en un estadio, mi sueño se volvió realidad ayer. No sabía si reír o llorar.

IMG_20150329_011907

Han sido 90 minutos de ver un gran partido (sobretodo el segundo tiempo), verlo como si fuera 1000 veces HD. Me congelé por tonta, pero valió la pena. Lo único que cambiaré para la próxima vez es ir a tribuna, por querer estar cerca de la cancha estaba rodeada de gente fina que no sabía alentar, pero eso no me detuvo al responder cada ZA DOM! y U BOJ U BOJ! 

20150328_195432

Un excelente día, excelente resultado (5:1), confirmar que estoy en el momento y lugar indicado. Espero ya con ansias el Italia – Croacia, no me lo pierdo por nada. Prepárense todos porque nuestros Vatreni van con fuerza a la Euro 2016.

Srce mi kuca za Hrvatsku

Antes que nada, el título del post significa: “Mi corazón late por Croacia”, fue una de las frases que la profesora tomó de ejemplo hoy. Ya la había escuchado, pero esta vez sí tome nota de cómo se escribe correctamente y es el título perfecto para este post. Las cosas van mejorando día a día.

¡Ayer llegó mi compañera de cuarto! Y estoy contenta porque es muy buena, amable y respetuosa. Algún día contaré mi pésima experiencia el ciclo anterior, con una loca que tenía en lugar de compañera de cuarto. Bueno mi “cimerica”, así se dice en croata, es muy agradable, y ojalá no me cambien de cuarto en los próximos ciclos. Ya hemos quedado en hacer noche de películas y ver Les Miserables – El Musical, así que nos llevaremos bien al 100%.

Mi celular sigue en reparación, ya van tres días que me quedo dormida o no puedo dormir por no tener una alarma. Enloqueceré. Mañana me lo dan, espero. Lo que les recomiendo antes de comprar un celular es asegurarse de que funcione en TODOS LOS CONTINENTES. Al parecer el mío, si lo desbloquean como lo hacen en muchos lados, funciona sólo en América del Norte, Centro y Sur, más no en Europa. Lo tienen que reconfigurar. Eso demora y cuesta más. Les recomiendo preguntar antes de comprar. El mío es un Samsung Galaxy S4 Mini.

Creo que estoy en esa fase de “me gusta todo lo que veo y hago”, ya paso el choque de la depresión y “homesickness”, ya pasó la primera fase del miedo. Aún está aquí guardadito, esperando al primer problema que se me aparezca, pero mientras todo está tranquilo, haré lo que me aconsejó mi mejor amigo “just go with the flow”.

Y les pongo esta imagen al final, sólo porque me gusto mucho. ¡Besitos!

3fdd82112fba906b7f8de093c3c1b1b5