Mantra II

Un día, sin esperarlo ni anticiparlo, caes al suelo. Duele, duele tanto que esta vez abres los ojos más para no volver a caer. Duele, duele tanto que cuesta respirar. Duele, duele tanto que prefieres ya no dar pasos tan grandes, que prefieres bajar la cabeza, prefieres rendirte y no ser tú. Prefieres no sentir, no soñar, no creer. Crees que es más fácil seguir con una máscara que oculta tu corazón, crees que es mejor fingir que eres parte de una sociedad de mentiras, de un mundo donde el poder vale más la bondad. Prefieres engañarte, convencer a tu mente que puedes bloquear todo y dejar de ser eso por lo que luchaste tantos años, dejar de ser la mejor versión de ti misma. Llega el día en que voces cercanas entran a tu cabeza, peor aun entran a tu corazón, y te desgarran sin que te des cuenta. Palabras de envidia, de lobos vestidos de cordero, palabras que te hacen creer que todo por lo que luchaste es una utopía, algo que no existe ni existirá.

blog1

Desde siempre escuchas que quienes están en contra de tus ideas y sueños, que quienes te dicen “no vas a lograrlo” en realidad tienen guardados en su corazón resentimiento y sueños rotos. Y desde siempre también, te repites a ti misma que no los vas a escuchar, que nunca les harías caso, porque tu voz interior es más fuerte. Hasta que un día te ves en el espejo, y ya no ves tu reflejo, no ves la sonrisa iluminada por tus sueños y metas, sino ves la sombra de lo que eras, ves un reflejo desteñido, tapado por esas palabras que creías no escuchar, pero que poco a poco entraron y arrasaron con todo.

¿Quién te dijo que bajes la cabeza ante el éxito? ¿Quién te dijo que en lugar de tener unos zapatos grandes que llenar, tienes que achicar tus pasos y dejar menos huellas? ¿Quién te dio permiso de quitarle las piedras preciosas a tu corona, porque debe pesar menos? ¿En qué momento empezaste a ser “demasiado buena”? Dime en qué momento olvidaste tu historia, en qué momento se esfumó tu historia y te perdiste recordando lo que hiciste mal y olvidando lo que sí lograste hacer.

large (35)

Pero llega un momento, un día en el que sin querer queriendo, alguien te mira y ve más allá de lo que todos ven, alguien que te ve con brillo en sus ojos y te dice palabras que hace tiempo no escuchabas, palabras sinceras llenas de admiración y orgullo. Ves hacia el suelo, y encuentras las plumas de tus propias alas que poco a poco fueron cayendo. Y luego ves hacia atrás, con lágrimas en los ojos, y el camino que parecía borroso empieza a aclararse. Guarda esas palabras de aliento, guárdalas para cuando te pierdas de nuevo, cuando te olvides lo que recorriste y solo veas las grandes montañas que tienes que atravesar. Cuida la felicidad que nace desde lo más profundo de tu corazón, cuida las sonrisas y sobretodo cuida tu sueño, tu motor, cuida esa pequeña ilusión que te hace abrir los ojos todos los días. Cuida y guarda con todo recelo la energía que te hizo estar de pie de nuevo, guarda el momento en el que no pudiste más y la fuerza que te hizo levantarte del suelo. Guarda la historia y el camino para que puedas encontrarte cuando te pierdas de nuevo.

 

Quisiera decirte

Quisiera decirte que no sé qué me pasa, que no me conozco. Quisiera decirte que has llegado en el peor momento de mi alocada vida y aun no sé si fue para bien o para mal. Quisiera decirte que no me mires, porque cuando lo haces, cuando se cruzan nuestras miradas, algo cambia, algo explota. Quisiera decirte que te calles, porque odio el efecto de tu voz en mi cabeza y en mi corazón. Quisiera decirte que me estoy volviendo loca, porque no sé si hablarte o no, porque cuando lo hago me arrepiento, y cuando no lo hago también.

blog

Quisiera decirte que vale la pena esperar, pero tú no te das cuenta que también vales la pena, y la alegría. Quiero decirte que eres un ladrón de sueños y de sonrisas, porque ahora cada vez que me río es por ti. Quisiera decirte que no sonrías, porque no puedo evitar reír contigo. Quisiera decirte que no sé como decirte lo que siento, porque hasta para los sentimientos hay una primera vez.

blog2

Quisiera decirte que te extraño y me haces falta, porque tan sólo tu presencia podía llenar mi día. Quisiera decirte que aun sueño con que eres la pieza que le falta a mi rompecabezas. Quisiera retroceder el tiempo y que todo sea como antes. Quisiera descifrar todos los rincones de tu cabeza para que dejes de ser una interrogante en mi vida. Quisiera abrazarte y juntar todos los pedazos de tu alma. Quisiera verte llorar y decirte que todo va a estar bien, que estoy contigo. Quiero decirte que no entiendo nada, y que tú tienes las respuestas.

blog1

Tu vida en una maleta

¡Llegó el día! Después de tiempo planeando, hace semanas con el pasaje comprado, entramos a mis últimas 24 horas en Lima. Vale empezar contándoles que la principal razón de Tacitas de Café es esta experiencia, les empezaré a contar cómo es mudarse sola a otro país. Es una mezcla de nervios, alegría, nostalgia, miedo, emoción, tristeza, expectativa y mil cosas más. En aproximadamente 48 horas estaré en Croacia, empezando una nueva aventura. 

Muchos dicen que seguro vuelvo, otros dicen que no…la verdad no sé, no creo volver, no sé donde termine…estoy saliendo a buscar mi lugar en el mundo, les aviso cuando lo encuentre.

mujer-maleta-dest

Pero ahora, el problema es, la maleta. Y no es sólo por la ropa o los zapatos, en fin en todos lados se puede comprar…pero hay cosas que no puedo conseguir en ningún lado. Mi cuaderno de escritura, mis fotos, mis notas musicales y acordes, mi colección de bolsas de azúcar (sobre eso cuento en otro post), mis peluches…mi vida. Estoy tratando de meter mi vida en una maleta de 20 kg, y no sé que hacer. No estoy yendo de mochilera, pero igual debo pensar en lo más básico y significativo. Unos consejitos:

  • Lleva lo básico, como si de verdad fueras de mochilera y sólo necesites pensar en un par de jeans, un par de camisetas, tu mejor par de zapatillas y algo para abrigarte. El espacio y peso que ahorres servirá para las cosas irreemplazables.
  • Haz una lista de las cosas sin las que no puedes vivir, por ejemplo yo incluí: mis cuadernos, dos libros que leo ahora, mi taza de café favorita, mi guitarra, una manta tejida por mi abuelita y aretes que colecciono. Y me olvidaba, mi colección de bolsitas de azúcar.
  • Si estás viajando a un lugar donde tienes familia o amigos, y estas llevando regalos, compra las cosas más livianas que encuentres.
  • No lleves shampoo, cremas, perfumes (a excepción de alguno muy valioso). Esas cosas las puedes comprar en cualquier parte del mundo.

maleta_post

Aun se me hace muy difícil expresar lo que siento. Creo que si lo digo todo ahora, no me controlaré las próximas 24 horas. Por lo pronto sólo puedo decir que cada vez que pensaba en viajar por una larga temporada, a donde sea, había una corazonada que me decía que vaya a Croacia. Ahora lo estoy haciendo, con todas las ganas de empezar de cero, no va a ser nada fácil, pero me muero por empezar a vivir esa experiencia. No sé qué vueltas más dé en la vida, mi papá siempre me ha dicho que para llegar a las metas a veces no se va por camino recto, se dan muchas vueltas y paradas, veremos cómo me va. Les dejo con una de mis frases favoritas: “No sabe dónde va, pero sí sabe que algún día llegará”.