Estar a solas

Muchas veces escribo sobre la importancia de estar a solas, de disfrutar ese periodo de vida en el que tú eres la primera persona en tu vida. Tendemos a relacionar “estar a solas” con “estar soltera” y peor aun, lo confundimos con “estar en soledad”. Al decir que estamos a solas, no me refiero sólo a no tener pareja, sino de verdad estar sin nadie, vivir sola o independiente de la familia, ser una persona que se preocupa por sí misma, responsable de sus actos, y principalmente, que se conoce y está en camino de saber lo que quiere en la vida.

mirror1

Hace unos días, en la madrugada, me despertó un gran dolor de estómago y escalofríos terribles, tenía temperatura. Mi primer y sincero pensamiento fue “mierda, y ahora ¿qué hago?”. Mi compañera de piso estaba de viaje, justo ese fin de semana no tenía ni pollo para hacerme una sopa, estaba sintiendome terrible, sola en mi cama, sola en mi casa. No es que no tenga amigos en la ciudad, pero no creo que sea una buena idea despertar a alguien a las 3 a.m. No estaba mi mamá para que me haga un té, ni mi papá para que me traiga una colcha más, o por último mi hermano para que me diga que exagero y soy una enferma imaginaria.

large (96)

Fue en ese día que reflexioné, que estoy sola, no sólo en un sentido amoroso, sino físicamente estoy sola, vivo sola, soy independiente y consecuente de mis actos, ¡y me encanta! Pasamos los días contando cuánto tiempo estamos solos, refiriéndonos al tiempo que estamos solteros, pero no pensamos ¿cuánto tiempo estamos solos de verdad? Yo recién tengo diez meses de independencia, diez meses en los que tengo que pensar qué voy a comer, decidir si compro queso o huevos, si me compro ese bello par de zapatos o ahorro para la cuenta del internet que tengo que pagar el mes que viene. Quiero aprovechar estos momentos, porque se van a acabar, llegará un momento en el que tenga que compartir decisiones con otra persona. Estoy en la búsqueda de un estilo de vida, de saber quién soy y qué quiero, ¿cómo voy a compartir mi espacio con otra persona si aun no sé los límites de este? Si bien hay muchas personas que nunca pasan tiempo a solas y les va genial, yo quiero experimentar un rato más este momento. Creo que cada época tiene algo de increíble y nunca logro decidir cuál es el mejor año de mi vida, pero dicen por ahí que los mejores años de la vida son entre los 25 y 35, así que yo recién estoy empezando. Definitivamente no estoy en soledad, vivo rodeada de gente que me quiere y se preocupa por mi, así no esten físicamente cerca. Estoy soltera sí, y también estoy sola, conmigo misma y conociéndome cada día un poquito más.

large (37)

El mundo entre cuatro paredes

Va a ser extraño despertar el lunes y no ir a clases. Ayer fue el último día del semestre en Croaticum (escuela para aprender croata como segunda lengua) y no puedo estar más agradecida con Dios de haberme colocado en un grupo con personas increíbles, amigos que sé son para siempre, seres con historias maravillosas que contar, almas únicas en este mundo. Cada reunión era como encontrar el mundo entero en un cuarto. 

PicMonkey Collage1

Es la segunda vez que vivo lo que es estudiar croata, pero este último semestre, estos tres meses y medios no tienen comparación con nada de lo que he vivido en el resto de mi vida universitaria. Aparte de aprender croata he aprendido a vivir, a disfrutar la vida, el momento y dejarme llevar. He aprendido a alegrarme de los logros de los demás, he encontrado apoyo y entusiasmo en personas que en un momento no me conocían y aun así estuvieron y están ahí para mí. Me he atrevido a hacer cosas que nunca imaginé, he reído y he llorado, me he emocionado y he comprobado lo bien que se siente ser uno mismo. Escuchar las vivencias de los países de cada una de las personas que conocía ha sido como viajar por momentos a otros lugares y aprender cosas que no se encuentran en los libros de geografía. No puedo poner en palabras todo lo que siento cuando recuerdo lo vivido desde marzo hasta ahora, convivir con estas almas tan únicas y espontáneas ha sido una de las mejores experiencias que me ha pasado, y sólo puedo decirles a cada uno de ellos: Gracias. 

IMG-20150603-WA0005[1]

Lo que más me gusta es que la mayoría se quedará en Zagreb, a los que no los extrañaré un montón. Y aunque nunca será lo mismo, estoy feliz por la oportunidad que tuve de conocerlos. Ellos son: Walter (Suecia), Germán (Uruguay), Nawar (Irak), Tibo (Francia), Francesca y Matteo (Italia), Sandra y Sara (Siria), Sebastian y Martyna (Polonia), Roberto y Marcela (Chile), Leah (Alemania), Rosana (Venezuela), Toma (Canadá) y Kara (Taiwan). Y claro, gracias a nuestra profesora Marica por todo lo aprendido este semestre. 

¿Por qué una chica que prefiere cerveza es genial?

Muchas chicas prefieren bebidas dulces o vino, otras prefieren shots de tequila, pocas prefieren algo fuerte como whisky, y también estamos las que preferimos cerveza. Las hay de todo tipo -las cervezas-: con más alcohol, ligeras, de malta, frutadas, en botella o de barril (las mejores). Te voy a contar por qué las chicas que disfrutamos la cerveza somos geniales:

mujeres_bebiendo_cerveza

#1. No nos complicamos

Una chica que prefiere cerveza no se complica con qué combinación exótica elegir para su siguiente cocktail. Nosotras ya sabemos hasta qué marca de cerveza preferimos, y en muchos casos, si no tienen esa marca, casi todas nos gustan.

#2. Tenemos toda la noche por delante

La cerveza tiene menos cantidad de alcohol, si sales con una chica que no tolera mucho el alcohol y toma un par de cocktails, se acabó tu noche. En cambio, una chica que toma cerveza, va a poder divertirse toda la noche sin olvidar dónde dejo su teléfono.

beer

#3. No nos importan las apariencias

Sabemos que la cerveza tiene levadura, por ende nos hincha, y no nos importa. Las chicas que preferimos cerveza aceptamos nuestro cuerpo tal y como es, somos sinceras si no somos una talla Small, y si la cerveza se pronuncia en nuestra barriga, no tenemos ningún problema.

#4. Somos sinceras

Aceptamos que nos gusta tomar cerveza, no andamos con poses. Podemos ser femeninas, pero también somos muy sinceras. Y sabemos que podemos llamar la atención de un gran chico sin necesidad de forzar la imagen de “chica linda”, nosotras tenemos más que mostrarle al mundo.

#5. Nos encanta la comida

A casi todas las mujeres nos encanta comer, aunque no nos vean hacerlo siempre. Una chica que de por sí toma cerveza, créeme, no la va a combinar con una ensalada. Pueden empezar con papitas fritas como entrada.

#6. Vemos más allá de lo material

A toda mujer le encanta ir a algún un restaurante elegante, pero las chicas que tomamos cerveza no lo vemos necesario siempre. Nos encanta la idea de pasar horas tomando cerveza, comiendo y conversando en un lugar divertido o en una casa. Es más importante la compañía que la elegancia del lugar.

cerveza_anima_a_tener_sexo_en_la_primera_citafinal

#7. Nos gusta el fútbol

Sí, es cierto, muchas chicas que preferimos la cerveza, también nos encanta ver fútbol -y no sólo por las piernas de los futbolistas-. Es la combinación perfecta: fútbol, cerveza y novio.

#8. Y con todo eso, no dejamos de ser lindas y divertidas

No creas que porque preferimos la cerveza, vamos a dejar de vernos al espejo. No es lo primordial, podemos sobrevivir sin maquillaje, pero aun así no dejamos de ser chicas. Y claro, nos divertimos conversando de la vida.

Hay días…

Hay días en los que la inspiración no llega a tu mente, en los que el sol puede salir en el cielo, pero no en tu alma. Hay días en los que no quieres más que dormir, pedir que sea otro día, una página en blanco, y olvidarte de todo. Hay días en los que lo único que quieres es un chocolate y no hablar con nadie, porque sientes que todo el mundo te dio la espalda. 

homesick

Pero son esos días que llega la vida y te dice “hoy puede ser mejor” y te manda una persona, una frase, un momento, que hace que todo lo anterior no importe. Llegan palabras que hacen que te des cuenta que para ver la luz, debes pasar por un momento de oscuridad. Para encontrar y entender la felicidad debes también saber qué es estar triste.

Hoy pensé que iba a ser un día normal, pero empezó a ser malo, muchas malas noticias, mucha gente que ponía más problemas que soluciones en mi cabeza. Mil dudas y ni un rayito de luz que me indique que estoy en el camino correcto. Tenía un compromiso, ir al teatro con amigos de mi clase, y uno de ellos fue con una amiga, que me hizo caer en la cuenta, a mí y otros chicos más, que ya el simple hecho de haber tomado la decisión de estar en otro país que está muy lejos de todo con lo que hemos crecido, esa decisión nos hace valientes. 

imagen-de-mujer-respirando

Muchas veces nos quedamos pensando en nuestros errores, en las cosas que nos salen mal, en lo que nos preocupa; y no vemos la suerte que tenemos, lo valiente que somos, lo mucho que valemos. Cada pasito que damos, por más chiquito que sea, nos lleva adelante. Siempre van a haber problemas, sino la vida no tendría ninguna gracia. Siempre y cuando no olvidemos quienes somos y de dónde venimos, siempre que hagamos todo con humildad, corazón y mucha pasión, no nos puede ir mal. Podemos creer que estamos sin salida, pero al final del túnel siempre aparece la luz, siempre es más oscuro antes del amanecer. 

Los dejo con una de mis canciones favoritas en días como estos, una canción para esas aventuras que sólo nosotros conocemos.

Srce mi kuca za Hrvatsku

Antes que nada, el título del post significa: “Mi corazón late por Croacia”, fue una de las frases que la profesora tomó de ejemplo hoy. Ya la había escuchado, pero esta vez sí tome nota de cómo se escribe correctamente y es el título perfecto para este post. Las cosas van mejorando día a día.

¡Ayer llegó mi compañera de cuarto! Y estoy contenta porque es muy buena, amable y respetuosa. Algún día contaré mi pésima experiencia el ciclo anterior, con una loca que tenía en lugar de compañera de cuarto. Bueno mi “cimerica”, así se dice en croata, es muy agradable, y ojalá no me cambien de cuarto en los próximos ciclos. Ya hemos quedado en hacer noche de películas y ver Les Miserables – El Musical, así que nos llevaremos bien al 100%.

Mi celular sigue en reparación, ya van tres días que me quedo dormida o no puedo dormir por no tener una alarma. Enloqueceré. Mañana me lo dan, espero. Lo que les recomiendo antes de comprar un celular es asegurarse de que funcione en TODOS LOS CONTINENTES. Al parecer el mío, si lo desbloquean como lo hacen en muchos lados, funciona sólo en América del Norte, Centro y Sur, más no en Europa. Lo tienen que reconfigurar. Eso demora y cuesta más. Les recomiendo preguntar antes de comprar. El mío es un Samsung Galaxy S4 Mini.

Creo que estoy en esa fase de “me gusta todo lo que veo y hago”, ya paso el choque de la depresión y “homesickness”, ya pasó la primera fase del miedo. Aún está aquí guardadito, esperando al primer problema que se me aparezca, pero mientras todo está tranquilo, haré lo que me aconsejó mi mejor amigo “just go with the flow”.

Y les pongo esta imagen al final, sólo porque me gusto mucho. ¡Besitos!

3fdd82112fba906b7f8de093c3c1b1b5

Día 1: Home sick o zona de confort?

Ya llegamos a Croacia, mi guitarra y yo. Tenía mucho miedo que me hicieran problemas, pero para todos los músicos que se preguntan si les dejarán, les digo que en los cuatro aviones que tomé ni caso le hicieron ni a la guitarra ni a mi maleta de mano (que tenía el tamaño necesario, más no el peso). Bueno llegué y luego de una linda tarde con una amiga de la familia que me recogió en el aeropuerto, ya me instalé en el dormitorio de estudiantes. No es la primera vez, hace un año llegaba al mismo lugar, en la misma situación, pero ahora todo es distinto.

homesick

La primera vez pensaba volver, no sabía el idioma, no me conformaba con que me guste la ciudad. Ahora hablo más el idioma, y no, no quiero volver, quiero acostumbrarme y crecer aquí. Pero no puedo evitar hacer lo que siempre hago cuando tengo miedo: llorar. No sé si es porque extraño mi casa, familia y amigos…claro que los extraño pero ya me había acostumbrado a la idea de verlos por skype y hablar por internet. Creo que tengo otra cosa, acabo de darme cuenta que he salido totalmente de mi zona de confort. Pensé que ya lo había hecho antes, en algún reto de mi vida personal o artística, pero no, hoy me he dado cuenta que esta vez sí he salido de todo lo que tenía seguro.

e1c41321d8c50bcf71ab6ec557037bc9

Me da mucho miedo que las cosas no pasen como espero, y es que hay momentos en que no sé exactamente qué espero. Quiero ser feliz y sentirme orgullosa de las cosas que hago, quiero que las personas que amo estén contentas con mis logros. Claro que no lo sabré si no lo intento. Ya no es hora del “mañana lo haré…” o “qué hubiera pasado si…?”. No, es momento de levantar la cabeza y hacer todo lo que mi corazón me dice, y crecer de nuevo con cada caída, pero cada vez ser más alta. Es imposible no tener miedo, es muy difícil sonreír a todo, pero estoy acá y algo dentro me dice que todo va a salir bien, sólo debo confiar y luchar.