Lo vales

Hay momentos en los que te das cuenta que vales. Vales mucho, a pesar que nunca te lo hayan dicho. Vales un millón de estrellas, a pesar de que te hayan dicho lo contrario. Esta semana aprendí que cada persona es única, invaluable, especial y que todo llega en el momento exacto y perfecto. Cada lágrima que has derramado, cada gota de sudor, cada caída, cada sonrisa, cada decepción, todo tiene un porqué, y lo verás cuando sea el momento.

large (15)

Muchas veces sentí como a pesar de todo el esfuerzo que realizaba, las palabras de los demás me pisoteaban, con la idea de hacerme crecer mediante críticas, lograban acabar con todas mis esperanzas de mejorar. No, no a todos nos funciona que digan que hacemos algo mal para luego hacerlo mejor, a algunos simplemente nos derrumba, nos bota al suelo. Les voy a contar que por mucho tiempo me creí incapaz de bailar bien, y como no era mi prioridad, lo dejaba pasar. La frase “no tienes técnica” estaba constantemente en mi cabeza. Decían que yo no podía bailar, porque no era capaz de doblarme como un papel, levantar mi pierna hasta mi cabeza, o por no saber las palabras técnicas de los movimientos. Sólo sabía que tenía muchas ganas de bailar, a pesar de que yo pensaba que lo hacía mal. 

large (16)

Hace unos días fui a una academia de selección para un trabajo, yo estaba (ilusamente en un momento) postulando como coreógrafa. No creía en mí, hasta que luego de días de verme bailar, me preguntaron si yo me dedicaba a ser coreógrafa o sólo era bailarina profesional. Después de unos segundos de no darle crédito a esa pregunta, mi respuesta fue: ninguna de las dos cosas. Es la verdad, yo bailo porque me gusta. Y la gente no creía lo que decía. Pasaron los días y me di cuenta de que lo estaba haciendo bien, lo estoy haciendo bien. Me dieron el trabajo, lo rechacé por motivos que no vienen al caso mencionar. Pero me di cuenta de que yo puedo. 

large (18)

Siempre pensé que de las cosas negativas, siempre se pueden sacar cosas positivas, y esta semana fue un gran ejemplo. Los días que pasé bailando, conociendo gente increíble, haciendo cosas que según yo hacía mal, me demostraron de que había llenado mi cabeza de las cosas malas que me decían y había apartado las buenas. No podemos llenar nuestra alma de lo que otros dicen, muchas veces con la intención de verte caer. Va a llegar un momento en el que la vida te va a poner en el lugar perfecto para que abras los ojos y veas lo increíble y magnífica que eres. Escucha las palabras constructoras, no las negativas, no dejes que entren en ti. Hay gente en tu camino que querrá verte caer, no les des ese gusto. Y si no puedes evitarlo, verás como en el momento menos inesperado sabrás lo mucho que vales.

Todos tenemos un lado bueno y uno malo, luz y oscuridad, cualidades y defectos. Agárrate de todo lo bueno, hazlo brillar y relucir. Camina con la cabeza arriba y una gran sonrisa, no creas que eres mejor que nadie, pero tampoco eres peor, eres simple y maravillosamente tú. 

No traten de estandarizarme

Si todos los seres humanos nacemos con diferentes pesos y medidas, morenos o caucásicos, de cabello rubio o negro, con rizos o pecas, todos somos distintos. Entonces ¿a quién se le ocurrió crear una talla “estándar”? ¿Cómo puede alguien pensar que a todos nos va a quedar igual y bien lo mismo? A todos las marcas de ropa: no nos estandaricen.

large

Cada persona es muy distinta a la otra, sobretodo las mujeres, ya tenemos suficiente con ir a una tienda y rogar que la talla de una marca sea igual que la otra, y que nos queden bien, porque si no nos hacemos un mundo en la cabeza. Odio ver un vestido lindo y que me digan “lo siento, sólo en talla estándar”. ¿Quién define lo que es normal o “estándar”? Según las estadísticas, estoy en el gran porcentaje de mujeres que nunca vamos a ser talla 2 o 4, pero se empeñan en hacernos creer que somos nosotras las extrañas.

large (3)

Entonces te hablo a ti, la que se prueba un pantalón con miedo a que tenga que buscar una talla más, la que se pesa en una balanza y no quiere ver los números,…la que cuenta las calorías de lo que come (me avergüenzo de aceptarlo). Eres más que un número. Alégrate de no ser “estándar”, porque eres única, todos lo somos. Eres linda, te ves linda, así te envuelvas en una sábana, porque es verdad cuando te dicen que la belleza está en el alma, y se refleja en la mirada. Arranca las etiquetas, no veas las tallas, no te subas a una balanza. Lleva una vida saludable sin obsesionarte con números que no cuentan. A ti te tiene que gustar lo que ves en el espejo, la opinión que más importa es la tuya. 

large (2)

Hay días…

Hay días en los que la inspiración no llega a tu mente, en los que el sol puede salir en el cielo, pero no en tu alma. Hay días en los que no quieres más que dormir, pedir que sea otro día, una página en blanco, y olvidarte de todo. Hay días en los que lo único que quieres es un chocolate y no hablar con nadie, porque sientes que todo el mundo te dio la espalda. 

homesick

Pero son esos días que llega la vida y te dice “hoy puede ser mejor” y te manda una persona, una frase, un momento, que hace que todo lo anterior no importe. Llegan palabras que hacen que te des cuenta que para ver la luz, debes pasar por un momento de oscuridad. Para encontrar y entender la felicidad debes también saber qué es estar triste.

Hoy pensé que iba a ser un día normal, pero empezó a ser malo, muchas malas noticias, mucha gente que ponía más problemas que soluciones en mi cabeza. Mil dudas y ni un rayito de luz que me indique que estoy en el camino correcto. Tenía un compromiso, ir al teatro con amigos de mi clase, y uno de ellos fue con una amiga, que me hizo caer en la cuenta, a mí y otros chicos más, que ya el simple hecho de haber tomado la decisión de estar en otro país que está muy lejos de todo con lo que hemos crecido, esa decisión nos hace valientes. 

imagen-de-mujer-respirando

Muchas veces nos quedamos pensando en nuestros errores, en las cosas que nos salen mal, en lo que nos preocupa; y no vemos la suerte que tenemos, lo valiente que somos, lo mucho que valemos. Cada pasito que damos, por más chiquito que sea, nos lleva adelante. Siempre van a haber problemas, sino la vida no tendría ninguna gracia. Siempre y cuando no olvidemos quienes somos y de dónde venimos, siempre que hagamos todo con humildad, corazón y mucha pasión, no nos puede ir mal. Podemos creer que estamos sin salida, pero al final del túnel siempre aparece la luz, siempre es más oscuro antes del amanecer. 

Los dejo con una de mis canciones favoritas en días como estos, una canción para esas aventuras que sólo nosotros conocemos.