Una semana en Tinder

Sí, así como se lee en el título, pasé una semana en Tinder. Resulta que hace unos días estaba algo aburrida y decidí ir en contra de todos mis principios, artículos publicados y argumentos realizados, e instalé la aplicación. Al comienzo me sentía algo tonta al alegrarme por cada “match” que obtenía, pero así como los “likes” de Facebook o Instagram, te crean una falsa autoestima que puede ir creciendo, y luego claro regresará a la realidad. De cada diez “matches” hablas sólo con uno, y muy pocas veces la conversación continúa.

Ya a los tres o cuatro días me iba aburriendo de Tinder, pero decidí dejarlo activo por una semana, así podía tener un poquito más de cosas que contar en este post. En general creo que como todo, Tinder tiene sus pros y contras. Es cierto que tienes oportunidad de conocer a más personas, tal vez gente con tus mismos intereses; pero siendo sinceros es imposible no hacer un filtro de atracción física, de elegir a las personas que nos atraen sólo por el ángulo de la foto, ¿qué hay de lo demás?

Entre las conversaciones que mantenía por Tinder habían unos cuantos chicos que me saludaban de una forma tan genial, cada uno a su manera, muchos de ellos me hacían reír y captaban mi atención. Y me pregunto, ¿por qué están detrás de una pantalla?

No puedo dejar de pensar en qué momento se nos hizo más fácil escondernos detrás de un celular o una computadora, cuándo la tecnología dejó de acercarnos y empezó a alejarnos. Mientras seamos capaces de sólo entablar una conversación mediante un aparato tecnológico estamos alejándonos de la realidad y abriéndole la puerta a una falsa mentira digital. ¿Dónde quedan las sonrisas, las intuiciones al conocer a alguien nuevo, los nervios de hablarle o no, la vibras que puedes sentir al estrechar su mano? ¿Por qué preferimos filtrar nuestras palabras, reacciones y sobretodo sentimientos? ¿En qué momento aceptamos formar parte de un catálogo digital, en dónde alguien puede decidir si quiere hablar conmigo por cinco fotos y unas cuantas palabras de mi descripción?

Sin ofender ni juzgar a quienes encuentran personas geniales por internet, ahora puedo decir con certeza que eso simplemente no me va. Creo firmemente en que toda esa lista de chicos y chicas que están en Tinder o en alguna otra aplicación, o personas que pasan 24 horas al día mirando a la pantalla de un celular tienen mucho más historias que contar que lo que sus dedos pueden tipear. Es sólo cuestión de levantar la mirada, respirar hondo y tomar la valentía dar el primer saludo, por lo menos es muy poco probable que te dejen en visto.

tinder2

La vida que nos roban

Cada día al despertar y salir de casa dejas de vivir un poco. No me refiero a los minutos que pasan y desaprovechamos, ni a los segundos que pasan y disfrutamos. Cada día nos roban un poco de vida, y no es nuestra culpa. A mí me han robado vida. Nos roban vida cuando nuestro día tiene integrado 3 o 4 horas de viaje para llegar a nuestro destino y regresar a casa. Nos roban vida porque no nos permiten estar más tiempo con personas que queremos ver, compartir otras actividades, tener más oportunidades.

Nos roban vida cuando no podemos elegir ni vestir la ropa que nos gusta, ni se te ocurra vestir minifalda, shorts, blusas “provocativas”. Lo peor es que no te importa el “qué dirán”, simplemente estas harta de que te falten el respeto con los ojos, la boca y hasta con el tacto. Nos roban día a día cuando tienes que tomar todas la precauciones posibles para que al salir de casa, llegues sana y salva. Es que nunca se sabe lo que puede pasar cuando atraviesas la puerta y reja de tu casa.

Nos roban cuando tienes que ocultar tu billetera, cuando tu cartera es un adorno y va vacía porque simplemente es la atracción más grande de los “amantes de lo ajeno”. Nos roban mucho más cuando no nos permiten caminar sin mirar hacia atrás, cuando el miedo crece porque se hace un poco más oscuro. Cada vez que le tenemos que pedir a alguien que nos recoja de la estación, que no podemos escuchar música al caminar por la calle, cuando tenemos que esconder el celular que acabamos de comprar con nuestro esfuerzo nos roban minutos de vida que no nos van a devolver.

Nos roban vida cuando sentimos un nudo en la garganta al tomar un taxi de la calle y no uno “seguro”. Cuando nos catalogan de valientes, arriesgadas y locas porque decidimos viajar entre amigas. Nos roban vida cuando no nos dejan andar con seguridad, cuando no nos enseñan a ser libres en todo sentido. Porque andar cuidando tu vida en cada paso que das, teniendo miedo de cada persona que cruzas en el camino, no es libertad y mucho menos vida.

Y con todo el dolor de tu corazón das un paso al costado, recuperas las riendas de tu vida y no permites que te roben ni un minuto más. Un momento en el que empiezas a disfrutar y aprecias las pequeñas cosas de la vida que antes no sabías que podían ser tan hermosas y necesarias. Llega un momento en el que quieres conocer un mundo en el que no necesitas ser privilegiado para tener lo más básico en el mundo, seguridad y libertad. Llega un momento en el que dejas de sobrevivir para empezar a vivir. 

large (35)

 

Personajes de facebook

Conozco una persona que no tiene facebook, una sólo una (aparte de mi abuelita, claro). Pero conozco varias que deberían tener el ingreso PROHIBIDO a facebook, o algunos límites en comentarios, publicaciones y sobretodo un filtro en las fotos que NO deben publicar nunca jamás, never ever ever. Es que así como facebook tiene como requisito tener 18 años o más, creo que es momento de decirle a mi amigo Mark Zuckerberg que tiene que incluir un test psicológico en el registro (le estoy escribiendo un inbox right now). Ya que aun no existe tal test, debemos aceptar que todos tenemos estos personajes en nuestro timeline.

giphy-2

TUS PADRES   
Por mi integridad (y para ahorrarme las críticas de mi madre por whatsapp) solo comentaré que nunca olvidaré el día que mi roommate pegaba sus fotos de un viaje en power point y se los mandaba a su mamá por mail. Inocentemente (tenía 19 años) le pregunté por qué no tenía a su mamá en el facebook…hoy con 26 años, a miles de kilómetros de distancia y con una madre que tiene smartphone, la entiendo. Y le agradezco a mi hermano por quedarse con la noble tarea de explicarle a nuestros padres la diferencia entre inbox y muro de facebook.

giphy

LA TÍA DE LOS MENSAJES INAPROPIADOS
Es la tía que entra a cubrir el espacio que deja tu mamá cuando esta última:
1. No tiene facebook (no sabes la suerte que tienes)
2. Ya la entrenaste con un filtro anti-comentarios inapropiados.

La tía de tu facebook (pueden ser varias con las mismas cualidades) aparecen de vez en cuando, pero cuando lo hacen, entran con todo. Con selfies, fotos sin sentido (su manicure recién hecha, sus ojos maquillados, los nuevos aretes que compraron)  y descripciones de lo que tomaron de desayuno: Disfrutando de un capuccino con croissant de mantequilla. Que rico, me siento como una reina.

Además escriben siempre comentarios inapropiados, que saltan de un momento a otro, sobretodo cuando despiertas una mañana con 20 notificaciones de ella y sus comentarios son asi: Ay hijita, que linda te ves en esa foto, como has bajado de pesooo, a ver cuando me tomo unas vacaciones y te visito, dile a tu mamá que me llame, o pásame su número de wasap para escribirle un mensaje, el mío es 7943794030.
O casos extremos: Mi reina, ¿ese es el chico del que me habló tu mamá? Esta guapo y qué alto.
Nota mental: No contarle a mi mamá sobre mi nuevo crush, que el chisme vuela.

giphy-5

EL INTENSO
Puede ser un primo mayor, tío lejano o conocido de tus papás (que aceptaste cuando tu mamá te dijo “hijita acéptalo, quiere tener más amigos en su feisbú”). Su hobby consiste en PUBLICAR EN MAYÚSCULAS (siento que lo escucho gritar en lugar de hablar) y tiene días temáticos. Un día el tema es política, otro día son las elecciones en un país muy lejano, y puede incluir temas sociales, de cultura general y geográficos. También tiene días de incluir su opinión sobre nutrición, productos GMO, medicina naturista y similares. Es intenso porque cuando se le da por publicar sobre algo, lo hace en todas las formas posibles, incluyendo videos, fotos, frases, links periodístico e inbox privados sobre el tema del día.

EL SOCIABLE SIN ONDA/VENDEDOR DE HERBALIFE/CREADOR DE EVENTOS
Es aquella persona que te etiqueta en fotos de publicidad para venderte algo online, o el que publica un video y te etiqueta ya que en su mente tú (y todo el mundo) no tienen nada más que hacer que ver lo que él publica. Dentro de su onda, que el cree sociable, te invita a todos los eventos que crea (fiestas, conciertos, obras de teatro, charlas de oratoria y autoestima), no se toma la molestia de filtrar las invitaciones y por ende se ofende cuando pones “no asistir” (disculpa el rechazo público, no podré tomar mi jet privado para cruzar el Atlántico ese fin de semana).

giphy-4

LA/EL CHIC@ DE LAS POESÍAS
Es ese amigo o amiga que publica su vida personal en imágenes con frases motivadoras y citas de personajes famosos. Te enteras que anda en problemas amorosos cuando su timeline es una extraña mezcla de Adele y Ricardo Arjona “Never mind I’ll find someone like you/Y cómo deshacerme de ti si no te tengo”, y sabes que han regresado cuando aparece una foto de ositos panda abrazándose y una frase “Lo hermoso del amor es luchar juntos contra las adversidades del camino”.
Sabes que planea un viaje (nunca sabremos si lo realizará o no) cuando aparecen frases tipo: Viajar es cambiarle la ropa al alma, Viajar es vivir, #justgo. Y claro, sabes que gastó todo su dinero en cosas que no debía comprar cuando publica: Colecciona momentos, no cosas (ironías de la vida, se compró todo el 3×2 de Casas & Ideas).

EL EGOCENTRISMO EN PERSONA
Es la persona de las 10 selfies al día (y crea un álbum sobre ello al estilo Yo: todas mis etapas y sombras del alma) la que no manda indirectas sobre su día sino que te las comunica: Pitufino se siente feliz y amado en Starbucks tomando café con Pitufina (inserte aquí dos vasos de café con nombres mal escritos). Y no sólo con ciertos eventos sino literalmente debe publicar TODO lo que pasa por su alma llena de gozo y regocijo:
Pitufino se siente bendecido – Es increíble el sentimiento que tengo al recibir noticias tan bellas, hay tanta gente que me quiere y no puedo evitar compartir con ustedes mi felicidad. Gracias, gracias por todas sus palabras de apoyo. 

Sólo le quiero decir a esas personas, si van a publicar algo cuenten el chisme completo, tal vez están felices por comer pan con Nutella y yo aquí en la crisis del cuarto de siglo.

giphy-1

EL CASO TERAPÉUTICO
Siempre queda al final un personaje al que tratamos de entender de alguna forma, nos esforzamos para entrar un poquito en su mente pero no logramos comprender. Haciendo mea culpa todos en algún momento hemos tenido ciertas ligeras características de los personajes antes mencionados, pero a este no lo logramos comprender.
Es aquella persona (casi siempre mujer) que ya pasó el límite de “los 40 son los nuevos 30”, sí son los nuevos 30 si se trata de empezar un proyecto nuevo, volver a estudiar, hacer ese viaje que tanto anhelabas antes; pero NO son los nuevo 30, ni 20, ni 15 de poner selfies y fotos que le dejan NADA a la imaginación. A cierta edad no te quedan bien las sombras metálicas, no te ves más joven cambiando tu foto de perfil cada dos días, y definitivamente no tomes fotos con los filtros de perrito de snapchat. 

Y bueno estoy yo, que aburro a mis amigos con mis nuevos post y que por más que quiero cerrar facebook no puedo, pues (me gusta el chisme), es un medio de comunicación necesario al estar al otro lado del mundo.

giphy-3

 

 

 

Cuerpo de verano

Para los que estamos en el lado este del planeta, el verano sigue en todo su esplendor. Como les conté en mi post anterior El encanto de viajar sola, estuve de viaje por Italia y la costa de Croacia. Si bien soy una persona que prefiere el invierno, una de mis cosas favoritas del verano es ir a la playa y quedarme en el mar por horas. El mar Adriático es increíble, es como una gran piscina y el agua es turquesa. Este verano tuve la oportunidad de estar en Silba, una pequeña y hermosa isla que no tiene carros ni bicicletas. Lo pasé de maravilla, hice geniales amigos y aprendí una de las cosas más importantes de este año: amé mi cuerpo de verano.

He de confesar que siempre he tenido un cierto complejo de ponerme ropa de baño, por más que trato de luchar contra ello, hay cosas que son más fuertes que la voluntad y todos los artículos sobre autoestima que leo en internet. Cada vez que se acercaba el verano, intensificaba ejercicios, cuidaba mis comidas, me prometía a mí misma ver un cambio. Pero lo que no me daba cuenta es que el cambio más importante viene de adentro, porque si en mi cabeza no me siento bien, el reflejo del espejo no va cambiar así tenga 10 kg más o menos, así entrene 2 o 5 horas diarias.

Este verano, después de 26 años de playa, logré estar en bikini por más de una hora, logré caminar así delante de todo el mundo, jugar voley (yo que mejor hablo chino que jugar voley), ir a una fiesta de piscina, tomar sol, estar rodeada de gente…sin pensar en las críticas o en el qué dirán, y ¿saben qué? los más grandes prejuicios están en nuestra mente. Somos nosotros los que más nos juzgamos, nos comparamos con imágenes de revistas que son irreales, nos traumamos con una cicatriz, con celulitis, con un poco de grasa que aparece en nuestra cadera. Buscamos un cuerpo de verano que es inalcanzable que no existe, porque nuestros estándares de belleza son irreales, son manipulados e inexistentes. Por más que leemos que la modelo de la revista tiene mil arreglos y filtros, sufrimos por vernos como ella, cuando nadie se ve así, ni ella misma.

Este año por fin acepté mi cuerpo tal y como es, así como vine al mundo, aprendí a sonreír al reflejo del espejo y a amar la forma en la que mi cuerpo está hecho. No todos somos iguales, gracias a Dios hay afuera miles de cuerpos y rostros distintos, todos somos hermosos y tenemos el derecho y la obligación de amar el reflejo que vemos a diario en el espejo. No busquemos un cuerpo de verano que creemos va a llenar nuestra alma con una subida de autoestima porque está todo en nuestro interior. No busquemos una perfección que no existe, busquemos salud y bienestar mental y físico. No dependemos de nuestra apariencia física para conquistar nuestros sueños y metas, nunca olvidemos que la confianza y una gran sonrisa abren más puertas que un 90-60-90. Aprendamos a amar y cuidar nuestro cuerpo en todas las estaciones del año, a llenarnos de confianza, seguridad y felicidad.

 

IMG_0796.JPG

Carta a “Ni Uno Menos”

Al creador de ese evento:

¿Va en serio? Porque sinceramente espero que sea broma. Es cierto que la violencia existe contra mujeres y hombres, que hay mujeres que maltratan a sus novios, esposos, etc…pero ¿has visto las cifras? No sólo las cifras, los hechos, que son contundentes, reales, cosas que cada peruana ha vivido al menos una vez en su vida.

Estoy segura que tienes una hermana, prima, mamá, enamorada, amiga, alguna mujer en tu vida que más de una vez ha llegado a casa con miedo, no sólo de ser asaltada, sino de ser ultrajada, insultada y humillada. Estoy segura que conoces al menos una mujer que duda antes de subirse a un bus lleno de gente, por miedo que la manoseen. Seguro conoces a una mujer que piensa dos veces antes de ponerse un short o un vestido al de salir de casa, porque eso sólo traería como consecuencia que te griten “mamacita” desde el otro lado de la calle, y eso es lo mínimo que puede pasar, y no, todo lo que nos dicen en la calle no son piropos, ni nunca lo serán.

Si no conoces a nadie que haya pasado alguna vez por situaciones similares entonces te pregunto: ¿alguna vez alguien te ha visto al volante y te ha mandado a la cocina? ¿te han exigido ir en tacos a trabajar y estar horas parado? ¿te han insistido mil veces en bailar pegado hasta que terminas pegado contra la pared y tienes que salir corriendo? ¿te han insinuado que has subido de puesto por la forma en la que luces? ¿te han preguntado en una entrevista de trabajo si planeas tener hijos? ¿te han juzgado de “feminazi” cuando expresas tu opinión? ¿te han dicho que por tu género no puedes hablar de fútbol o de política?

Deja de tratar de inferiorizar los hechos, de querer tapar el sol con un dedo. No intentes callar nuestra voz ni minimizar el cambio que estamos creando. No vas a lograr aumentar tu ego y así cubrir tu falta de autoestima, porque ya empezamos a caminar con la cabeza en alto, empezamos a creer en nosotras mismas y a aprender a no callarnos.

Si quieres respeto, guarda respeto y gánatelo.

ni una menos

 

Sugar…yes please!

Quiero compartir con ustedes un experimento que comencé hace seis semanas, e increíblemente logré completar. Cuando llegué de mi viaje a Tailandia decidí dejar todos los productos con azúcar por un mes (y la comida rápida), hasta mi cumpleaños para ser exactos (día en el que mi esfuerzo sería recompensado con un buen pedazo de torta de chocolate). Cuando acepté el reto conmigo misma sinceramente pensé que no iba a llegar ni a la semana.

sugar2

Amo los dulces, no soy de comprarme caramelos, pero cuando me ponen en frente pasteles o chocolates se me hace muy difícil decir que no. Puedo vivir sin papitas fritas, mayonesa, hamburguesas o pizzas, pero la necesidad de comer un dulce después de almuerzo no desaparece. Además, siempre he sido partidaria de estar conformes con nuestro cuerpo, que todas somos bellas sin importar la talla y que nuestra autoestima debe estar por encima de todo, muy a pesar de que las revistas con modelos (con photoshop) nos muestren una “realidad” inexistente. Pero por otro lado, no me estaba sintiendo muy saludable, tenía muchas ganas de controlar lo que como y he de aceptar que un par de jeans no me estaban quedando como antes.

sugar1

Los primeros días siempre son los más difíciles, sobretodo cuando te ofrecen dulces o te los regalan. Guardé un par de chocolates que me habían regalado, compré endulzante natural y escondí el azúcar de mi cocina. A la semana estaba demasiado sorprendida y orgullosa de mí misma, nunca había pasado tanto tiempo sin azúcar. Además ya se empezaba a notar, la ropa me quedaba mejor y algunas personas ya me estaban comentando que parecía que había bajado de peso. Así pasaron las semanas, llegó mi cumpleaños y lo logré, pasaron exactamente 32 días sin dulces, y disfrute de un riquísimo pedazo de torta de chocolate y avellanas. No sé cuanto peso perdí porque he decidido dejar de lado los números, pero ya me entraron ese par de jeans. Mi logro más grande es que si bien siempre se me antojará un dulce después de almuerzo, se me hace mil veces más fácil obviar ese antojo, controlarme cuando me invitan comida y decidir qué como y qué no.

Las pasadas dos semanas fueron un poco más difíciles, porque mayo es un mes de festividades sin fin, por lo que ahora sigo aprendiendo a controlarme cuando tengo frente a mí tres bandejas de pasteles y sándwiches. Pero con ese mes de cero azúcar y estas dos últimas semanas de auto control, me he demostrado a mí misma que puedo llevar un estilo de vida más saludable y que estoy combinando con ejercicios un mínimo de 4 veces a la semana. Así es como he empezado a crear este hábito de vida saludable, hasta que sea parte de mi. No balanzas ni tallas de ropa, simplemente sentirme con más energía y voluntad para hacer las cosas. Y sí, sigo en un serio compromiso con el chocolate y la torta tres leches, sólo que ahora estamos en una relación a distancia y nos vemos cada dos semanas.

sugar3

 

6 cosas que no sabías de mí

En unos minutos (hora de Croacia) he de cumplir 26 años de vida, y como ya el año pasado les conté las 25 cosas que aprendí en 25 años de vida, decidí que no es muy favorable que escriba 26 cosas que aprendí, pues no aprendo tanto tan rápido. Si bien ha sido un año genial, en donde he logrado independizarme y he conocido a personas increíbles, dejaré de lado mis aprendizajes y les contaré seis cosas que (creo) no sabían de mí.

#1: Colecciono bolsitas de azúcar

No, no estoy loca, colecciono bolsitas de azúcar, esas las que te dan en las cafeterías, las tengo todas. Tengo un álbum con aproximadamente 300 distintas bolsitas (de azúcar blanca y rubia), de distintos países, cafeterías y hasta aerolíneas en las que he viajado. Todo empezó un día de otoño del 2012 de lonche con mi familia, en La Havanna de San Isidro, Lima; me parecieron bonitas y las guardé, así empecé a recolectar azúcar en cada lugar que visitaba. Ahora las guardo sin el azúcar, para evitar que se malogren, y sólo tengo un amigo que solía coleccionarlas y me lleva la delantera con más de mil, espero alcanzarlo.

sugar

#2: No puedo vivir sin mi guitarra

Intentaron ponerme en un curso de guitarra cuando tenía 14 años y no funcionó, el profesor me hacía tocar la melodía de canciones de The Beatles y no me llamaba la atención. Yo quería tocar el acompañamiento de mis canciones favoritas para poder cantarlas. Recién a los 18 años volví a agarrar la guitarra de mi mamá e intentar tocar algunas notas, luego fui buscando mis canciones favoritas en internet y memorizando notas. Me regalaron a Elle, mi guitarra, hace dos navidades y somos inseparables.

#3: Amo la magia y Harry Potter

Tenía yo 19 años cuando mi roommie me insistía que lea Harry Potter, y yo terca le decía que la saga Crepúsculo era mejor. Luego mi hermano me pidió de regalo de cumpleaños el primer libro de Harry Potter, se lo regalé y un día lo abrí a ver por qué tanto me insistían, en ese momento no lo pude soltar y me enamoré de cada personaje. Los he leido dos veces, algunos hasta tres, mi personaje favorito es Sirius Black y sólo tengo que ver su rostro para ponerme a llorar (aun no supero que muera la única familia que tenía Harry) y detesto a Dolores Umbridge (así toda su ropa sea rosada). En el estreno de la última película fui disfrazada de Bellatrix Lestrange (esta loca, es genial) y estoy segura que mi carta a Hogwarts se perdió pues Voldemort no quería a magos que sean de padres muggles.

#4: Legalmente Rubia ha inspirado mi vida

Era un sábado en la mañana, tendía 14 o 15 años, desperté y mis papás estaban viendo una película de una chica rubia que entró a Harvard siguiendo a su ex enamorado. Mi mamá decía que le hacía recordar a mí porque era graciosa y le encantaba el rosado. Elle Woods ha inspirado mi vida porque su historia nos enseña a que podemos lograr lo que queramos sin dejar de ser nosotros mismos, y que son esas diferencias las que nos hacen únicos, especiales y con capacidad de resolver distintos problemas. Desde ahí siempre he sentido un gran cariño por ese personaje, amo el color rosado y finalmente descubrí que la película tenía un musical y logré protagonizarlo hace tres años en Lima.

IMG_2120

#5: Amo la Navidad

Si bien mi cumpleaños es uno de mis días favoritos del año, nada se compara con la Navidad, simplemente la adoro. Soy el espíritu navideño donde sea que vaya, organizo todo desde días antes, horneo pasteles, preparo la cena y soy el alma de la fiesta donde sea que esté. Desde noviembre ya estoy escuchando villancicos, pensando qué decorar y planeando qué voy a hacer. Si por mi fuera la mitad del año la pasaría con espíritu navideño y decoraría todas las calles con luces de colores.

#6: Tengo dos tatuajes

Algo más que no saben de mí es que tengo dos tatuajes, el primero está entre mi cuello y espalda, es una cruz (en representación de mi religión) formada de cuatro palabras en croata: drama (actuación), obitelj (familia), ljubav (amor) y Hrvatska (Croacia). El segundo está en la muñeca de mi brazo derecho, es una mariposa cuyo cuerpo es un punto y coma, en representación del punto y coma que le puse a mi vida luego de pasar por diversos problemas en el 2012.

20150209_194524