Cuatro claves para cocinar, comer sano y ahorrar 

Les cuento que estoy de viaje, me di una escapadita al norte de Italia (un recorrido que quería hacer hace años). Y mientras voy fotografiando los geniales paisajes y probando de los mejores cafés de las ciudades, quise escribir un poquito. Muchas veces me comentan o preguntan cómo logro distribuir mis ingresos para poder vivir relativamente bien y ahorrar para viajar. Bueno, no tengo un inmenso sueldo (considerando que es mi, relativamente, primer trabajo), vivo sola (eso incluye pagar luz, agua, renta, internet, comida) y he de admitir que me gusta comprar cositas que ponerme y maquillaje. Entonces pensando en qué es lo que hace la gran diferencia al momento de ahorrar, llegué a la conclusión que es la comida. 

Parece gracioso o increíble, pero organizarse en las compras diarias y tomarse el trabajo (y qué trabajo!!) de cocinar todos los días hace una gran diferencia. Si bien es rico y relajante comer en restaurantes, no es lo más ahorrativo, y personalmente procuro hacerlo máximo una vez a la semana. El problema esta en que al vivir sola, tengo que dedicarle un tiempo especial y exclusivo a pensar qué cocinar y ponerlo en práctica. No es para nada fácil llegar a casa a las 10 p.m. y tener que cocinar porque al día siguiente trabajo a las 8 a.m. Hay momentos en los que de verdad envidio a mis colegas que llegar a casa y tienen desayuno, almuerzo y cena (además que extraño la comida de mi mamá). Como todo lo bueno requiere un sacrificio, procuro llevar mi propio almuerzo al trabajo todos los días, y acá comparto las claves para lograrlo. 

#1. Organización y planeamiento

Suena a complicarse la vida sin necesidad, pero al final es mucho mas sencillo de lo que parece. Si un día a la semana te sientas y escribes qué vas a cocinar esa semana, además de comprar los ingredientes que necesitas podrás ahorrar tiempo en pensar qué preparar, y hasta dinero si compras todo en un solo lugar y con tiempo. 


#2. Dos en uno

Al vivir sola es practicamente imposible cocinar para uno, y es una pérdida de energía y tiempo total. Siempre cocina para dos días, guardas el resto de comida en la refrigeradora y un día menos de preocuparse qué cocinar. 

#3. Practicidad

Todos amamos la comida de nuestro país, tenemos nuestro platillo favorito o quién no muere por comer una lasaña. Pero lamentablemente es muy dificil cocinar comidas laborosas todos los días, así que lo mejor es ser práctica. Un poco de verduras, pollo frito y papas doradas y tienes un almuerzo balanceado en menos de 20 minutos. 

#4. Salvación a último minuto

A pesar de organizar, llega el día en que te faltan ingredientes para cocinar, todas las tiendas estan cerradas y tienes un presupuesto muy ajustado hasta la próxima fecha de pago. Entonces es bueno tener a la mano comida de salvación, para mí son tortillas (estilo mexicanas), atún y lechuga. No podría cocinar nada con ello por separado, pero juntos y un poco de mayonesa hacen un decente (aunque poco saludable) almuerzo. 

Poniendo en práctica estos consejos verán que poco a poco es más fácil llevar almuerzo al trabajo o escuela, se nota una diferencia en los ahorros del mes y además se come más saludable (lo que no viene mal si estamos cuidando lo que comemos). Siendo las 22:30 h. en Verona y teniendo un tren camino a Rimini mañana, me despido. 

El arte de no hacer nada

He de admitir que si bien no soy una adicta al trabajo, sí soy adicta a ocupar todo mi tiempo, hasta el punto que hay días que sólo llego a dormir. Los días que no trabajo siempre ando metida en algo, si no son clases de canto son ensayos de teatro, y si no es ninguno de ellos ando en mi casa buscando qué hacer, escribir, ensayar más, estudiar, etc. Si bien mi cuerpo muchas veces me ha puesto un “hasta aquí” y me ha hecho tener fiebre y pasar malos ratos, la verdad es que hace tiempo que felizmente ando bien de salud.

relax1

Aun así hace semanas que venía esperando con ansias mis vacaciones en la playa. Si bien siempre utilizo mis vacaciones para ir a lugares nuevos, pasarme los días caminando y conociendo, esta ha sido la primera vez en años que he ido a un lugar a no hacer, literalmente, nada. Llegué a Zadar, una ciudad en la costa de Croacia, un lunes en la tarde, y dediqué sólo unas horas a pasear por la ciudad. Luego me instalé en casa de mi amiga y los siguientes días se resumieron en despertarme, tomar café, ir a la playa, leer, tomar otro café y dormir. Aprendí a no hacer nada, y de verdad que lo disfruté.

relax

Creo que todos debemos en nuestra vida aprender a relajarnos y dejar que las cosas fluyan. No esperar a que nuestro cuerpo nos pida un respiro físicamente, no arriesgar nuestra salud, sino darle la oportunidad, a nuestra mente también, de descansar en totalidad. Estar en paz, tratar de desconectarse en lo posible del internet y las redes sociales, y conectarse con uno mismo. Dejar la energía negativa atrás, recuperar las fuerzas para seguir luchando por lo que queremos, darnos un merecido descanso, tomar un respiro y seguir avanzando.

Soy una persona muy activa, para mí el decir “no tengo tiempo” no es una excusa, pues siempre encuentro un huequito en mi horario para hacer todo lo que me gusta. Pero de verdad que se siente muy bien despertarse por cinco días y saber que tu única tarea del día es ir a tomar sol.

relax2

Estar a solas

Muchas veces escribo sobre la importancia de estar a solas, de disfrutar ese periodo de vida en el que tú eres la primera persona en tu vida. Tendemos a relacionar “estar a solas” con “estar soltera” y peor aun, lo confundimos con “estar en soledad”. Al decir que estamos a solas, no me refiero sólo a no tener pareja, sino de verdad estar sin nadie, vivir sola o independiente de la familia, ser una persona que se preocupa por sí misma, responsable de sus actos, y principalmente, que se conoce y está en camino de saber lo que quiere en la vida.

mirror1

Hace unos días, en la madrugada, me despertó un gran dolor de estómago y escalofríos terribles, tenía temperatura. Mi primer y sincero pensamiento fue “mierda, y ahora ¿qué hago?”. Mi compañera de piso estaba de viaje, justo ese fin de semana no tenía ni pollo para hacerme una sopa, estaba sintiendome terrible, sola en mi cama, sola en mi casa. No es que no tenga amigos en la ciudad, pero no creo que sea una buena idea despertar a alguien a las 3 a.m. No estaba mi mamá para que me haga un té, ni mi papá para que me traiga una colcha más, o por último mi hermano para que me diga que exagero y soy una enferma imaginaria.

large (96)

Fue en ese día que reflexioné, que estoy sola, no sólo en un sentido amoroso, sino físicamente estoy sola, vivo sola, soy independiente y consecuente de mis actos, ¡y me encanta! Pasamos los días contando cuánto tiempo estamos solos, refiriéndonos al tiempo que estamos solteros, pero no pensamos ¿cuánto tiempo estamos solos de verdad? Yo recién tengo diez meses de independencia, diez meses en los que tengo que pensar qué voy a comer, decidir si compro queso o huevos, si me compro ese bello par de zapatos o ahorro para la cuenta del internet que tengo que pagar el mes que viene. Quiero aprovechar estos momentos, porque se van a acabar, llegará un momento en el que tenga que compartir decisiones con otra persona. Estoy en la búsqueda de un estilo de vida, de saber quién soy y qué quiero, ¿cómo voy a compartir mi espacio con otra persona si aun no sé los límites de este? Si bien hay muchas personas que nunca pasan tiempo a solas y les va genial, yo quiero experimentar un rato más este momento. Creo que cada época tiene algo de increíble y nunca logro decidir cuál es el mejor año de mi vida, pero dicen por ahí que los mejores años de la vida son entre los 25 y 35, así que yo recién estoy empezando. Definitivamente no estoy en soledad, vivo rodeada de gente que me quiere y se preocupa por mi, así no esten físicamente cerca. Estoy soltera sí, y también estoy sola, conmigo misma y conociéndome cada día un poquito más.

large (37)

La mejor cita de mi vida

Hoy me esperaba un gran día, un día genial. En la noche tenía una cita, mi primera cita oficial, había estado esperando este día con muchas ansias y por fin había llegado.Salí del trabajo a las 3:30 p.m. y regresé caminando. Sólo pensaba en todo lo que tenía que hacer antes de mi cita. Llegué a casa, preparé una comida rápida mientras bailaba en la cocina “Man! I feel like a woman”, almorcé acompañada de una copa de vino y uno de mis capítulos favoritos de Friends. Luego decidí tomar un baño, no una ducha rápida, sino un baño en la tina, con espuma, velas, música y otra copa de vino. Renové todas mis energías para esta noche. Me maquillé de nuevo, elegí llevar mis rizos sueltos y me puse mi vestido favorito. Con una sonrisa en el rostro salí de casa, camino a mi restaurante favorito.

date

– Buenas noches señorita, ¿mesa para cuántas personas?
– Para una.

Así es, mesa para una. No, no me dejaron plantada antes de llegar al restaurante. Hoy tenía una cita con una persona muy divertida y genial, con alguien que es una excelente compañía, sea conversando o en silencio, hoy tenía una cita conmigo. Hoy me arreglé y maquillé para mí, porque me divierto con ello. Salí sola porque de vez en cuando necesito estar conmigo misma, escuchar mis propios pensamientos, ver a la gente pasar, encontrarme. Y me alegra saber que es algo que siempre haré, porque todos necesitamos un tiempo a solas. Todos necesitamos saber quién somos, qué nos gusta hacer, descubrir un nuevo lugar en la ciudad, saber cuál es nuestro café y cocktail favorito.

date1

Sé que muchos pensarán que ando en soledad…y no, tengo muchas personas alrededor con quien conversar y salir, pero un momento a solas es algo que ha pasado de ser una casualidad a ser una necesidad. Tal vez no a todos le funcione, no todos lo entiendan, pero a mí me va de maravilla. Las situaciones en las que he tenido que estar sola me han enseñado que tengo tantas cosas por aprender y hacer, tantos cafés que tomar y libros que leer; principalmente esos momentos me han enseñado que para mí el mejor camino de conocerme y ser feliz con alguien a mi costado, es primero estando feliz conmigo misma.

date2

Y sé que cuando llegue el momento de compartir mi vida y mi espacio con alguien más será porque así lo quiero, porque es el momento preciso. No porque me siento sola, no porque creo que estoy incompleta; sino porque estaré decidida a compartir con alguien mi pedacito de tiempo a solas. Dicho esto, mañana despierta con una sonrisa, viste tu mejor atuendo, ponte linda y sal a arrasar con la vida, sal y ámate un poquito más cada día. No te olvides querida, que debes enamorarte primero de ti. 

 

Una gran ilusión

Siempre menciono que mi trabajo en Zagreb es de lo más genial y original y que merece un post aparte, pues he aquí un pequeño resumen de una de las cosas que hago, un lugar al que le he tomado mucho cariño y que me ha brindado desde la oportunidad de divertirme en lo que hago hasta conocer personas increíbles y viajar.

En mi desesperada búsqueda de trabajo en Zagreb mandaba mi currículum a cualquier trabajo que creía podía realizar con mi medido conocimiento del idioma, y lamentablemente mi carrera de Comunicaciones no se puede desarrollar sin saber el idioma al 100%. Postulé a ser mesera, vendedora de tiendas de ropa y servicios de telefonía movil, recepcionista, de todo. Hasta que encontré un aviso en el que no especificaban bien qué necesitaban pero era una empresa de eventos y tenías un beneficio si hablabas español. Mi mente decía: ese es para ti. Mandé mi hoja de vida y un jueves me llamaron para una entrevista ese mismo día. Necesitaban alguien que coordine todo lo necesario en un nuevo museo en la ciudad, ¿qué museo? el Museo de las Ilusiones. No tenía del todo claro lo que buscaban de mí, pero me arriesgué, pasé a la segunda fase, al día siguiente tuve mi segunda entrevista, el sábado me confirmaron que el puesto era mio y el domingo empecé a trabajar.

¿Qué hago? De todo un poco, pero me divierto mucho. Estoy en la recepción, hago horarios, veo que nada falte y la más divertido, explico sobre juegos de estrategias y rompecabezas lógicos que vendemos en el museo. Me encantan los juegos de mesa, rompecabezas, acertijos o juegos lógicos y era buena en matemática y razonamiento en el colegio. Pero nunca pensé que después de años jugando Damas Chinas tendría la oportunidad de trabajar en ello. Juegos, trucos y pasar buenos momentos con cada visitante que se alegra al resolver un rompecabezas son parte de mi día desde hace nueve meses.

Y escribo esto desde Chiangmai, Tailandia, a donde he venido hace 5 días para un entrenamiento y clases de juegos lógicos. No sólo estoy maravillada con la cultura y el excelente café que hay en este país, sino que me muero por llegar a Zagreb y explicar y contar todos los trucos aprendidos para cada juego. Y ni empiezo a escribir sobre todas las personas que trabajan conmigo porque las palabras no me alcanzan, sólo puedo resumirlo con que son como una familia para mi. Si algún día viajan a Zagreb no pueden dejar de visitarme en el Museo de las Ilusiones o Muzej Iluzija como se dice en croata.

20150712_160458

 

Un año loco

Hace una semana cumplí un año en Zagreb, Croacia; y la verdad ha sido un año muy loco. Cada vez que termina un año, digo que ha sido el mejor, porque en todos vivo nuevas experiencias y principalmente aprendo muchas cosas. Pero este año ha sido totalmente distinto, ha sido el más distinto, incierto y lleno de sorpresas.

Cuando llegué tenía muchas ideas en la cabeza, muchos planes y metas que lograr. Mi maleta estaba (y sigue estando) llena de sueños. No derramé muchas lágrimas al llegar, creo que esta vez ya estaba psicológicamente preparada para estar sola. Estaba desesperada por solucionar mis documentos, me pasaba dias confundida con qué hacer, cómo postular a la universidad, convalidar mi Bachiller, buscar trabajo de verano, averiguar si puedo trabajar como estudiante…literalmente tenía mil cosas en la cabeza. Sin querer queriendo, terminé postulando a un trabajo que creía lo podía hacer, aun sin saber el idioma, porque en la descripción decía que era preferible que el postulante hable español. Un día antes de terminar el semestre en la escuela de idiomas, un día antes de entrar en la desesperación de no saber qué hacer, me llamaron para una entrevista en ese trabajo. Al día siguiente, viernes y el último día de clases, me llamaron a la segunda entrevista. EL sábado me confirmaron que había obtenido el trabajo y el domingo ya estaba empezando. Siempre digo que mi trabajo es tan genial que merece un post especial, y sí que lo es, así que no entraré en detalles (aun), en pocas palabras, trabajo en el Museo de Ilusiones (Muzej iluzija) en Zagreb.

Luego de encontrar trabajo, debía encontrar dónde vivir, porque no podía quedarme en la residencia de por vida. Tuve suerte y mucha, en mi segundo intento de encontrar departamento, encontré el que es mi casa ahora. Tengo una compañera de piso genial y tengo un balcón en mi cuarto. Debo aceptar que de no ser por mis papás, quienes instalaron todos mis muebles cuando estuvieron de visita, yo no sé que hubiera hecho. Ikea es genial, pero si no sabes armar muebles, estás perdida. Ahora mi cuarto es un pedacito  de mí, es el reflejo de mi personalidad y ya siento que tengo casa.

En este año logré con ayuda de mis papás, darme una escapadita a Lima, aunque sea por una semana. Y ahorré la vida, centavo por centavo, para regresar a mi nave nodriza, Walt Disney World. Siendo sincera, nunca pensé que lograría regresar, aun no lo creo.

Este año en Croacia ha sido increíble, me encanta mi vida acá, las cosas que hago, las oportunidades que se me presentan y sobretodo, amo la persona en la que me he convertido. Con sus altos y bajos, he crecido un montón y lo principal es que me he vuelto independiente. Es hasta divertido calcular cómo llegar a fin de mes, pagar la renta y los servicios, escribir qué voy a comer a diario para poder comprar los ingredientes y cocinar.Me siento como Rachel en Friends al comienzo de la serie, incluso tengo mi café favorito donde todos me conocen y saben siempre lo que voy a pedir para tomar.

Y durante este año también he conocido personas maravillosas, quienes han llegado a mi vida de distintas formas, clases, trabajo, fiestas, cafés, teatro…la vida. Personas que han ayudado a que me sienta cada día más como en casa, que me han hecho ver que este es mi lugar en el mundo, en donde me siento cómoda bajo mi misma piel. Y no hubiera podido lograrlo sin el apoyo de mi familia, quienes gracias a internet están siempre a mi lado. Aun queda mucho camino por recorrer, y estoy dispuesta a seguir avanzando.

Zagreb – Lima – Zagreb (en un abrir y cerrar de ojos)

Hace una semana partí de Zagreb a Lima, y ya estoy de regreso. Exactamente estoy a el aeropuerto de Mexico DF esperando abordar a Madrid. Muchos dicen que ha sido una de las locuras mas grandes pero no me arrepiento. No llegué ni a acostumbrarme al cambio de horario, pero cada segundo pasado en casa fue increíblemente bien aprovechado.

Disfruté del Aniversario del colegio que dirige mi familia, en compañía de mis antiguas colegas, alumnos y padres de familia. Me llené de orgullo al ser partícipe de la Fiesta de Promoción de mis alumnos favoritos. Celebré un año más de vida de mi mamá. Y vi a mi abuelita y a mi perro Bobi después de nueve meses. Sobretodo me di cuenta que cuando uno regresa a casa es como si el tiempo nunca hubiera pasado, es darse cuenta que tu corazón está partido en dos y que perteneces a dos sitios por igual.

Pero principalmente me di cuenta una vez más del amor que me rodea, de las personas tan importantes que tengo la dicha de conocer y con quienes siempre puedo contar. Personas en Perú que se dieron un tiempo para verme como sea, a pesar de solo ir por una semana. Y personas en Croacia escribiéndome que les hago falta tan solo unos cuantos dias. Y solo puedo decir GRACIAS, de corazón y con toda la alegría del mundo por darme tanto cariño y amor. Y por encima de todo gracias a mi familia, quienes hicieron realidad estos siete maravillosos dias.

No me quiero poner sentimental (aun) porque sé que estoy en buen camino y a pesar de estar lejos de mi familia estoy logrando mis sueños, creciendo como persona y tratando de contagiar la alegría latina en Zagreb.

PD: Muy pronto mis post sobre cómo sobrevivir a 30 horas de viaje/cómo disfrutar Lima al máximo en 7 días.