Ellos son todo

Hace un momento, hablando con unas amigas, empecé a recordar mi niñez, la época de la universidad, mi vida…mis sueños y aspiraciones, todas las veces que he caído y me he levantado, las frases inspiradoras que he leído y las lágrimas que he llorado. Lo que me gusta de recordar todo eso es darme cuenta que mi alma no ha cambiado, que tal vez veo algunas cosas desde otra perspectiva, pero mi escencia sigue siendo la misma.

Y quiero dedicarle este post a quienes han sido y siempre serán la base de quien soy yo, mis papás y mi hermano. Creo que el ejemplo es lo que mejor enseña, y en eso ellos son lo mejor. Porque mientras yo ensayaba, mi mamá cocinaba, mi hermano se levantaba a entrenar bicicleta y mi papá se iba con el. Y luego en la tarde, mientras mi papá se manchaba los dedos de tinta para imprimir compendios del colegio, yo terminaba de arreglar los documentos, mi hermano pintaba las últimas paredes y mi mamá terminaba de preparar los regalos para sus alumnos, todos un equipo, una carro de cuatro ruedas, unidos en salir adelante. Y agradezco pertenecer a mi familia, porque cada cosa que se es gracias a ellos, al ejemplo que siempre me han dado y la fortaleza que han demostrado tener.

La vida da muchas, muchas vueltas…hay cosas que estoy viviendo que nunca imaginé, pero para las que estoy preparada gracias a ellos. Y creo que voy a superar cualquier problema si tengo tan sólo 1% de la fuerza de mi mamá, 1% de la valentía de mi papá y 1% de la persistencia de mi hermano. Y bueno agreguemos 1% de la terquedad de los tres. Los amo y gracias a ellos y por ellos estoy en donde estoy.

image

Y quisiera tener el oido musical de mi perro, porque entona increíblemente.

Ella simplemente es.

Ella ama estar sola, no es la triste y deprimida sola, es la segura, divertida y valiente sola. Ella no le tiene miedo a las cuatro paredes de su cuarto, no le tiene miedo a su propio silencio, pues lo llena con su respiración, con sus risas al ver su comedia favorita, con su llanto al leer una triste novela. Ella se despierta cada día feliz de salir al mundo, de hablar con amigos y observar extraños, ella es un alma llena de vida, es la sonrisa que se ve desde la mirada, la llaman “la alegría”. Ella vive en su mundo, en donde las palabras trascienden, sean buenas o malas. Ha construido su mundo con cuidado, ha pintado y dibujado cada pared a su estilo, y le gusta estar ahí. Sabe lo que hay afuera, lo sabe bien, pero también sabe que una sonrisa puede hacer más que una crítica destructiva.

ella1

Ella sale sola, vive sola, disfruta sola. Ella toma asiento en su café favorito y lo disfruta sola, escribiendo, leyendo, pensando y soñando. Ella ha aprendido a vivir cómoda en su propia piel, a amar cada parte de su cuerpo, ha aprendido a conocer todo de ella. Ella se siente orgullosa con cada paso que da, y no es más ni menos que nadie, ella simplemente es. Ella ha estado mucho tiempo así, aprendido a conocerse, a ser feliz consigo misma, a sumar más a su vida, sumar más alegría, más conversaciones, más minutos bien gastados, más cafés, más paseos en bicicleta, más caminatas bajo la lluvia.

ella2

Ella ha recorrido el camino que dejaron los pedazos de su corazón, los ha pegado y ha creado un nuevo corazón. Y a pesar de creer que nunca iba a volver a sonreír, ella tiene ganas de dar su corazón de nuevo. Ella no tiene miedo de dejar entrar alguien en su vida, ella quiere correr ese riesgo, pero ha aprendido más con cada lágrima. Puedes tocar la puerta y entrar, ella puede compartir su mundo contigo, ella quiere hacerlo. Pero ella quiere un valiente, quien no se quede en la puerta de su vida, sino quien entre. Alguien que vuelva a redecorar sus cuatro paredes, que agregue pinturas y fotografías, quien le multiplique las sonrisas. Ella no quiere dudas ni preguntas, quiere alguien que le dé la mano, no porque no puede caminar sola, sabemos que ya lo ha hecho, sino porque quiere estar contigo al andas juntos. Ella no está incompleta, tu no eres su otra mitad; eres su complemento, como el azúcar de su café al amanecer.

ella3

No hay respuesta

Tengo unas cuantas preguntas que sé siempre quedarán sin respuesta…y la verdad no sé si quisiera hoy las respuestas, pues no quiero hacer las preguntas, hay cosas que ya no importan. Hay palabras que no se borran, miradas que no se olvidan y corazones rotos que no sanan.

¿Por qué yo? ¿Por qué? ¿Qué ganaste? ¿Te sientes mejor? ¿Estás enfermo? ¿Te da risa? ¿Estabas ebrio? ¿Lloraste de verdad? ¿Tienes sentimientos? ¿Sabes querer? ¿Si alguien trata así a tu hermana? ¿O a tu mamá? ¿Alguna vez te arrepientes? ¿Pensabas lo que decías? ¿Creció tu ego? ¿Te arrepientes? ¿Sabes lo que pasa por mi mente? ¿Pedirías perdón? ¿Eres hombre? ¿Sabes que duele lo que haces? ¿Querías dañarme? ¿Fue casualidad? ¿Algo de lo que dijiste fue verdad? ¿Siempre fuiste así? ¿Fue todo un juego? ¿Alguna vez te han roto el corazón? ¿Te has enamorado? ¿Algún día te gusté? ¿Siempre quisiste herirme? ¿Qué se siente ser malo? ¿Por qué haces esas cosas? ¿De dónde salen tus ideas? ¿Me odias? ¿Te intimido? ¿Sabes pedir perdón? ¿Estás satisfecho? ¿Por qué aun me hablas? ¿Algún día me dejarás en paz?

¿Por qué yo?

¿Por qué conmigo?

¿Por qué?

large5