Siempre vuelvo a ti

Pueden pasar días, meses o incluso años que estemos alejados, pero nunca sales de mi mente, mucho menos de mi corazón. No recuerdo exactamente el día que tocaste mi alma, pero el sentimiento ha quedado marcado para siempre. Intento ocultarlo pero no puedo, y no quiero dejar de hablar de ti. Más aun, no quiero nunca dejar ir la sensación de felicidad que tengo cada vez que me acerco a ti, porque te pertenezco de pies a cabeza, toda mi existencia es tuya y si es necesario cambio todo lo que tengo por la felicidad que siempre me das.

Hace unos días, después de casi un año de dejarlo en pausa, volví a actuar. Fue un pequeño monólogo, una audición para una escuela de drama. Sólo hicieron falta esos minutos para darme cuenta porque no puedo alejarme de lo que más amo en es planeta, lo que llena mi alma, me hace feliz, me siento viva y vuelvo a ser yo. La adrenalina que corría por mis venas ese día era indescriptible, volver a estar conectada de una forma especial con mi mente, concentrada en detalles y palabras que comúnmente no estoy, compartir ese aire mágico/artístico con un grupo de gente, todo ha cambiado mis días por completo. Me di cuenta cuánta falta me hacía. Y no lo había compartido hasta ahora porque ayer me comunicaron que pasé la audición. Va a ser un reto total empezar a actuar en otro idioma pero la esencia es la misma y el sentimiento también.

drama1

No puedo esperar para comenzar, entrenar, aprender y terminar pisando un escenario. Terminar el ciclo me refiero, porque este lazo con el teatro nunca terminará, es como el hilo rojo, se puede enredar, estirar o encoger pero nunca romper. No se puede poner en palabras exactas esa sensación en el estómago antes de salir a escena, el hecho de que sólo quienes comparten tu profesión pueden entender que no eres tú en escena sino un personaje, la posibilidad de darle tu voz y cuerpo a alguien más, moldear tu alma y ser parte de una historia que va a llegar de manera particular a cada persona del público. Y finalmente ese momento en que las luces se apagan, oyes los aplausos de las personas que han sido testigos de la historia que querías contar, luego se cierra el telón, sales de personaje pero nunca volverás a ser la misma. Cada función toca tu alma de manera especial, crece tu visión del mundo, tu elenco es tu familia. Tu vida crece un escalón más cada día que haces eso que amas, lo que hace latir tu corazón más fuerte, lo que te apasiona y no puede remplazar por nada del mundo. Gracias teatro, gracias arte por darme la oportunidad de vivirte al máximo cada día.

drama

Celebrate You

“Si puedes soñarlo puedes hacerlo, recuerda que todo esto comenzó con un ratón”. – Walt Disney

Hoy es jueves y quiero compartir con ustedes un recuerdo increíble, una de las mejores experiencias de mi vida. Hace ya casi 6 años tuve la oportunidad de ser parte de un grupo de estudiantes que viajó al lugar más feliz de la tierra, donde los sueños se hacen realidad, la magia existe y nuestro niño interior vuelve a despertarse. Viajé a Disneyworld. Pero no sólo viaje a conocer, pude trabajar tres increíbles meses, conocer personas de otros países, compartir sus sueños e ilusiones y conocí y compartí con quienes ahora son mis hermanas, mis roommates Raquel, Andrea y Talia.

100_5682

Mi trabajo era perfecto, me encargaba de ordenar a las personas mientras veían los desfiles de Magic Kingdom. Además mientras esperaban el desfile jugaba con los niños, conversaba con todos, bailabamos y cantábamos. Lo mejor de trabajar con un público es que tienes la oportunidad de interactuar con ellos, y si es en Disney puedes además compartir la magia y crear momentos inolvidables.

20452_301101810921_746735921_3633874_3298938_n

Nunca olvidaré una de las últimas noches en el parque, mientras preparábamos el desfile Spectromagic, un espectáculo en el que todo el parque se apaga y los personajes pasean con luces. Después de semanas escuchando la misma melodía llegas a memorizar en qué momento se apagan las luces. Por eso, ese día se me ocurrió preguntarle a una niña de aproximadamente 5 años, si deseaba apagar las luces de todo el parque. Me dijo que sí y la lleve al frente de un grupo de gente que esperaba ver el desfile. Les expliqué que a la cuenta de tres debían ayudarla soplando porque ella iba a apagar todas las luces. Uno…dos…tres…soplarón e inmediatamente se apagó todo. La gente aplaudía, la niña no podía creerlo, sus papás filmaban felices y yo lloraba de alegría. Nunca olvidaré el rostro de esa pequeña, y espero ella nunca olvide que un día creó magia y apago las luces de Magic Kingdom.

26631_371446170288_568165288_5240831_1818766_n

Trabajar en Disney fue mucho más que una experiencia profesional, cultural o educativa. Fue una experiencia de vida, fueron tres meses en los que aprendí que los sueños se hacen realidad, que todos tenemos el derecho de soñar y de ser felices, que cada día hay que celebrar que estamos vivos, que siempre hay una razón para celebrar y reír. Aprendí que aun hay personas con ganas de divertirse, de soñar y de creer. Conocí personas que sin conocerme, con el hecho de compartir mis sueños y anhelos me decían “espero verte actuando algún día”. Y aprendí que todos tenemos un niño interior que se muere por salir y jugar, a quien nunca debemos dejar morir. Ahora sé que la alegría más grande es poder compartir felicidad y magia con los demás, contribuir en la sonrisa de otra persona.

100_5824

Gracias Walt Disney por crear un mundo tan grande e increíble, por luchar por tus sueños y motivar al mundo entero a hacerlo. Y lo mejor es que VUELVO!! Faltan poco más de 100 días para reunirme con mis roommies, Mickey, Minnie y todos sus amigos!! No puedo estar más emocionada!

18677_1357979032862_1333104596_997025_4106633_n

“No duermas para descansar, duerme para soñar. Porque los sueños están para cumplirse”. – Walt Disney

Lecciones de quien vive sola

Como muchos saben ya hace más de medio año que estoy viviendo en Zagreb, capital de Croacia. WOW! MEDIO AÑO!! Ni yo me lo creo. Para los que no saben dónde queda Croacia, he aquí la lección de Geografía del día: Croacia queda en Europa, frente a Italia y su costa es del Mar Adriático. Bueno, volviendo al hecho de que hace medio año estoy aquí, he decidido recopilar algunas enseñanzas y lo que hay que tener en cuenta cuando vives sola, principalmente si estás en otra ciudad o país y no tienes a algún familiar que te vaya a auxiliar de inmediato.

Antes estaba en una residencia estudiantil, donde la situación era relativamente más sencilla: me dedicaba a estudiar, ver capítulos repetitivos de Friends, apuntarme a la siguiente salida de grupo y prepararme mis necesarias tres tazas de café diarias. Tenía comedor estudiantil, posta médica, servicio de limpieza y mucho tiempo extra. Bueno ahora la cosa es un poco distinta, mucho más divertida y nueva. Ahora comparto departamento (no, aun no hay novio, tengo una roommate), tengo un cuarto para mí sola (con balcón!!), cocino mi almuerzo todos los días, tengo un nuevo trabajo (que es tan genial que merece un post aparte), y ahora empiezan clases y ensayos. Y por si fuera poco, llegan mis primas en menos de dos semanas, y mi mejor amigo también ha regresado de su intercambio. Muchos cambios y planes, entonces he aquí mis pequeños consejos si estás viviendo solo, acompañados de algunas fotitos de esta nueva experiencia:

IMG_20150921_234902
*Foto de la vista desde mi balcón, no sé cuantas veces lo he mencionado, pero es que ¿no es increíble?

  1. La organización es la clave
    ¿Te acuerdas cuando tu tutora del colegio te mandaba a hacer tu horario de actividades para casa? Sí, ese en el que planeabamos hacer todas nuestras tareas el viernes en la tarde, tener libre el fin de semana y ver televisión luego de terminar todas las tareas. Ah! y claro, hacer tu mochila la noche anterior y no en la mañana. Bueno ese horario que siempre hicimos y nunca cumplimos, es demasiado importante cuando vives sola y tienes mil responsabilidades. No tienes que hacerlo y pegarlo en tu pared, pero si considerar todas tus actividades en alguna agenda o cuaderno y siempre recordar que no puedes salir todas las noches ya que debes cocinar tu almuerzo para el día siguiente (sino tendrás que comprar algo, lo que perjudica el punto dos).
  2. Economizar
    Vivir sólo significa independizarse física y económicamente de tus papás (exceptuando la tarjeta de crédito para algunas emergencias como la nueva colección de sombreros de Zara). Entonces si te organizas para cocinar, limpiar, lavar tu ropa, entre otros deberes, podrás economizar, llegar en azul a fin de mes y tal vez ahorrar algo.
  3. Simplifica tus comidas
    Si bien cuando vivías con papás era increíble desayunar jugo fresco todas las mañanas y almorzar tus platillos favoritos con la mejor sazón del mundo, la de tu mamá; cuando vives sola no tienes tanto tiempo para preparar el banquete al que estabas acostumbrada (recalcando que acá en Croacia no hay tantas frutas para hacerme un jugo). Eso no significa que vas a comer mal, simplemente lo haces de manera más sencilla. Siempre ten en tu cocina frutas, leche, cereales, pan o tostadas y verduras frescas (no hay nada que una ensalada no pueda salvar). Y, una sugerencia que no es obligatoria, siempre ten algo de vino en casa. No hay día que una copa de vino no pueda transformar (pero sólo una, o bueno dos).
    IMG_20150921_234847
  4. Botiquín de emergencia
    Así sea tonto recalcarlo, créeme que llega el momento en que necesitas una pastilla para el dolor de cabeza y no tienes nada, es domingo en la noche y todo esta cerrado. Así que siempre es bueno tener pastillas para el dolor de cabeza, dolores menstruales, pomada para dolores, curitas y alcohol.
  5. Ten pasatiempos
    Tu vida ha cambiado en 360° y todo es totalmente distinto. Busca siempre tener algún pasatiempo a solas o en grupo y disfruta haciendo eso que tanto te apasiona. Cuando los días se pongan feos, el estrés te agobie y las deudas ahorquen, tendrás ese momento en el día que podrás olvidar lo que te espera afuera. Y lo mejor, tendrás una energía interna e inexplicable que te ayudará a seguir adelante.
  6. Reserva tiempo a solas, tiempo para ti
    Con tantos cambios no te olvides dedicarte algunos momentos del día para ti sola. Es bueno aprender a estar sola. No te agobies si un sábado te quedas en casa, utiliza esa noche para descansar, liberar la mente, lee, escribe, dibuja o simplemente mira a Joey hablando francés en Friends. Todos necesitamos un tiempo a solas.
    IMG_20150921_234832
  7. Llama a casa
    Vives sola pero recuerda que en casa te extrañan. Sea que estás en la misma ciudad o no, si estás en otro país o continente, nunca te olvides de donde vienes. Llama a tus papás, cuéntales lo más tonto que te pasó en el día, esas historias que parecen insignificantes son geniales para ellos, te extrañan más de lo que crees y demuestran.  Y siempre ten contigo algo que te recuerde a ellos, en los días grises será tu mejor compañía.

Espero que si están pensando vivir solos o ya lo están haciendo les sirvan los consejos. A mí por ahora me va bien, tiene sus altibajas, pero ya veremos en dos semanas cómo se arma todo. Van a haber días grises, pero la sensación de libertad e independencia que te da el vivir solo es increíble.

Confesiones de una soñadora

Siempre me creyeron una soñadora, siempre me creí una soñadora y hoy, después de 25 años de vida y medio año viviendo sola, creo que puedo decir que soy una soñadora. Soñaba con vivir sola, ser independiente, tener una bonita vista desde un balcón, tocar guitarra, cantar sin miedo. Soñaba con bailar salsa con alguien más alto que yo, caminar sin miedo a que me asalten, pisar un escenario y lograr cantar, bailar y actuar al mismo tiempo. Y a mi manera, con errores y lágrimas, lo he logrado. Pero aun sueño, sueño con besar a alguien bajo la lluvia, con inspirar a alguien a que diga “ella pudo, yo también”. Sueño con decir lo que siento sin pensar en el qué dirán, quiero verme en el espejo y enamorarme de lo que veo, quiero luchar sin preocuparme por perder.

large (20)

Hoy quiero confesar que lloro, y no sólo de felicidad, también sé llorar de tristeza, y no sólo por una película. Porque la vida no es fácil, pero lucharla es más divertido. Confieso que me muero de miedo de no ver a mi abuelita una vez más, que tengo miedo que llegue el día que no sepa qué más hacer por lograr el resto de mis sueños. Que tengo miedo de arrepentirme de los riesgos que no tomé y las palabras que no dije. Confieso que no quiero darme por vencida y que tengo mucho miedo a enfermarme y no tener a mis papás para que me engrían.

lodvg3

Confieso que día a día lucho para que la niña que fui no se avergüence de quien hoy soy. Que tengo mucho miedo a la soledad, porque aprendí muy bien a estar sola, pero no quiero especializarme en ello. Confieso que aun sueño lo mismo que hace 10 años, que mis sueños de arte no estan en pausa. mucho menos en stop, simplemente están tomando otro color. Que veo el avance de mis amigos y me gustaría estar en su lugar, luego miro atrás y estoy feliz con el camino que tomé. Confieso que tengo miedo que mi sonrisa sea en el fondo la máscara de un alma triste, y que peleo día a día por reír y hacer a alguien reír.

large (96)

Confieso que hay días que quiero dejarlo todo y echarme a dormir, pero luego amo cuando un rayo de sol me despierta. Que tengo miedo, mucho miedo de rendirme y no ser quien hasta ahora creo que soy. Que por momentos quisiera tomar un avión y regresar, pero luego de alguna buena charla me doy cuenta que este es mi lugar. Confieso que te extraño y que se me saldrá el corazón cuando te vuelva a ver.

Pero más que todo confieso que no soy inocente de lo que me rodea. Que veo la realidad de las cosas, y que mi alegría no significa que niegue los problemas del mundo, sino que trato de poner un poco de felicidad en todo aquel a quien pueda llegar. Confieso que no creo haber llegado lejos, simplemente he avanzado; y que me he caído y golpeado, pero he aprendido de cada bache en el camino. Confieso que no todo es rosa, pero ando con un pincel en la mano tratando de ponerle un poco de color a la vida. Confieso que amo, amo mucho y quiero amar mucho más, porque dentro de todo, con problemas, soluciones, risas y lágrimas, el amor está detrás de cada paso que damos en esta vida.

Detrás de una taza de café

Una taza de café no es sólo una bebida caliente que acompaña las mañanas frías, especialmente los lunes. Una taza de café es la excusa perfecta para una conversación de horas. Encontrarse a compartir una taza es más que un cliché, es la necesidad de compartir ese gusto con alguien, con alguien especial. Detrás de una taza de café hay poesía hecha palabras cotidianas pero relevantes, hay diálogos y risas, razones para reflexionar. Detrás de una taza de café hay un tiempo de pausa para simplemente observar a la gente pasar.

cafe7

Una taza de café es el abrazo eterno que te acompaña en las noches de estudio, o en las que simplemente no quieres dormir. Esa taza que está ahí para completar las tardes de cama y lectura o las amanecidas de películas, abrazos y cobijas. Una taza de café, cuando es compartida, es el amor materializado y de aroma inexplicable. El café es ese pequeño placer que nos recuerda que siempre vamos a poder tener un poco de alegría en ese día que no salió como esperabas.

cafe8

Detrás de una taza de café hay, a veces, deseos de estár en compañía de nuestra propia alma y pasar horas reencontrandonos en el laberinto que tenemos en nuestro ser. Tomar café es inspirarse en cada segundo de nuestras vidas y crear más, es hacerle un alto a la realidad y pasar a la imaginación. Es dejarse llevar por palabras escritas o dichas, dibujos plasmados o por plasmar, imágenes hechas cine o sueños por descubrir.

El café es elogio en una taza, es el color de tus ojos y el sabor de tus besos. Detrás de una taza de café hay inspiración por años, hay suspiros, pueden haber risas y lágrimas. Una taza de café es la mejor compañía cuando faltas y el mejor complemento cuando estás a mi lado. Detrás de una taza de café está la razón para muchas palabras de mi día a día, está la excusa perfecta para encontrarnos, la razón ideal para recuperar el tiempo desmesuradamente perdido.

cafe11

Puedo conmigo, pero elijo contigo

Puedo sin ti, pero te elijo a ti. Puedo vivir sin tu risa, pero elijo vivir con tu sonrisa a medias. Podría estar sin tu luz, pero prefiero vivir con tus sombras, prefiero llenarlas con alegría. Puedo conmigo, pero elijo contigo.

large4

Puedo vivir sin tu voz, pero elijo vivir con tus pensamientos, con las palabras que salen de tu mirada. Puedo estar sin ti, pero elijo estar con tu presencia divagando en mi mente, como una nube que no para de llover. Podría vivir sin tus abrazos, pero elijo estar en ellos.

large5

Puedo vivir sin tu aroma, pero elijo estar con el humo de cada cigarrillo. Puedo estar sin tu presencia en mi mente, pero elijo traerte a revolverlo todo. Podría vivir sin oír tus pensamientos, pero quiero estar con tus locuras y arrebatos. Puedo ser feliz sin ti, pero elijo intentar serlo más contigo. Porque estoy completa sola, pero quiero compartirme contigo. Puedo estar sola, sé hacerlo; pero elijo estar, sea lejos o cerca, contigo.