Día 2: Yo <3 Zagreb

Les prometo no aburrirlos todos los días con posts, pero hoy sí que he reafirmado mi perspectiva: ME ENCANTA ZAGREB! La ciudad está más hermosa e increíble de lo que la recordaba. Les contaré (en forma de secreto popular) que he dormido hasta las 3 pm! No sé si es el jet lag o el cansancio de no poder dormir en el avión, pero desperté y pensé que eran las nueve, pues había visto el reloj al revés. Fui a comprar café (para variar) y me encontré con dos primas que viven cerca, qué gusto y sorpresa me dio.

Luego de mi café tenía que ir a desbloquear mi celular para tener cómo comunicarme, tomé el tranvía y suben un grupo de jóvenes españoles con guitarra y clarinete, música de primera. Luego llegué al centro cuando ya anochecía y fue increíble ver las luces, la gente, el frío, los tranvías, me he vuelto a enamorar de Zagreb. El celular ya lo dejé en la tienda, muy pronto más imágenes en instagram!

townsquare

Entré a una tienda muy linda que se llama Terranova, que al parecer tenía muchos descuentos, pero nunca imaginé tantos. No soy de dejar imágenes mías, pero esta chompa tan genial me costó algo de 8 dólares. Entre esa, otra chompa,un gorro lindo y mitones, gasté menos de 30 dólares. Mi lado shopping está feliz.

www.kizoa.com_collage_2015-02-28_00-54-00

Y para terminar el día hice skype con mis primitas y he decidido visitar a parte de mi gran familia mañana. Debo tomar el tren a las 10, despertar a las 7:30 a.m. y no tengo cómo porque mi celular está en reparación. He encontrado esta web http://kukuklok.com/ que dice ser un despertador online. Espero que funcione, ya les contaré cuando regrese del viaje.

Día 1: Home sick o zona de confort?

Ya llegamos a Croacia, mi guitarra y yo. Tenía mucho miedo que me hicieran problemas, pero para todos los músicos que se preguntan si les dejarán, les digo que en los cuatro aviones que tomé ni caso le hicieron ni a la guitarra ni a mi maleta de mano (que tenía el tamaño necesario, más no el peso). Bueno llegué y luego de una linda tarde con una amiga de la familia que me recogió en el aeropuerto, ya me instalé en el dormitorio de estudiantes. No es la primera vez, hace un año llegaba al mismo lugar, en la misma situación, pero ahora todo es distinto.

homesick

La primera vez pensaba volver, no sabía el idioma, no me conformaba con que me guste la ciudad. Ahora hablo más el idioma, y no, no quiero volver, quiero acostumbrarme y crecer aquí. Pero no puedo evitar hacer lo que siempre hago cuando tengo miedo: llorar. No sé si es porque extraño mi casa, familia y amigos…claro que los extraño pero ya me había acostumbrado a la idea de verlos por skype y hablar por internet. Creo que tengo otra cosa, acabo de darme cuenta que he salido totalmente de mi zona de confort. Pensé que ya lo había hecho antes, en algún reto de mi vida personal o artística, pero no, hoy me he dado cuenta que esta vez sí he salido de todo lo que tenía seguro.

e1c41321d8c50bcf71ab6ec557037bc9

Me da mucho miedo que las cosas no pasen como espero, y es que hay momentos en que no sé exactamente qué espero. Quiero ser feliz y sentirme orgullosa de las cosas que hago, quiero que las personas que amo estén contentas con mis logros. Claro que no lo sabré si no lo intento. Ya no es hora del “mañana lo haré…” o “qué hubiera pasado si…?”. No, es momento de levantar la cabeza y hacer todo lo que mi corazón me dice, y crecer de nuevo con cada caída, pero cada vez ser más alta. Es imposible no tener miedo, es muy difícil sonreír a todo, pero estoy acá y algo dentro me dice que todo va a salir bien, sólo debo confiar y luchar.

Tu vida en una maleta

¡Llegó el día! Después de tiempo planeando, hace semanas con el pasaje comprado, entramos a mis últimas 24 horas en Lima. Vale empezar contándoles que la principal razón de Tacitas de Café es esta experiencia, les empezaré a contar cómo es mudarse sola a otro país. Es una mezcla de nervios, alegría, nostalgia, miedo, emoción, tristeza, expectativa y mil cosas más. En aproximadamente 48 horas estaré en Croacia, empezando una nueva aventura. 

Muchos dicen que seguro vuelvo, otros dicen que no…la verdad no sé, no creo volver, no sé donde termine…estoy saliendo a buscar mi lugar en el mundo, les aviso cuando lo encuentre.

mujer-maleta-dest

Pero ahora, el problema es, la maleta. Y no es sólo por la ropa o los zapatos, en fin en todos lados se puede comprar…pero hay cosas que no puedo conseguir en ningún lado. Mi cuaderno de escritura, mis fotos, mis notas musicales y acordes, mi colección de bolsas de azúcar (sobre eso cuento en otro post), mis peluches…mi vida. Estoy tratando de meter mi vida en una maleta de 20 kg, y no sé que hacer. No estoy yendo de mochilera, pero igual debo pensar en lo más básico y significativo. Unos consejitos:

  • Lleva lo básico, como si de verdad fueras de mochilera y sólo necesites pensar en un par de jeans, un par de camisetas, tu mejor par de zapatillas y algo para abrigarte. El espacio y peso que ahorres servirá para las cosas irreemplazables.
  • Haz una lista de las cosas sin las que no puedes vivir, por ejemplo yo incluí: mis cuadernos, dos libros que leo ahora, mi taza de café favorita, mi guitarra, una manta tejida por mi abuelita y aretes que colecciono. Y me olvidaba, mi colección de bolsitas de azúcar.
  • Si estás viajando a un lugar donde tienes familia o amigos, y estas llevando regalos, compra las cosas más livianas que encuentres.
  • No lleves shampoo, cremas, perfumes (a excepción de alguno muy valioso). Esas cosas las puedes comprar en cualquier parte del mundo.

maleta_post

Aun se me hace muy difícil expresar lo que siento. Creo que si lo digo todo ahora, no me controlaré las próximas 24 horas. Por lo pronto sólo puedo decir que cada vez que pensaba en viajar por una larga temporada, a donde sea, había una corazonada que me decía que vaya a Croacia. Ahora lo estoy haciendo, con todas las ganas de empezar de cero, no va a ser nada fácil, pero me muero por empezar a vivir esa experiencia. No sé qué vueltas más dé en la vida, mi papá siempre me ha dicho que para llegar a las metas a veces no se va por camino recto, se dan muchas vueltas y paradas, veremos cómo me va. Les dejo con una de mis frases favoritas: “No sabe dónde va, pero sí sabe que algún día llegará”.

Carta a quien será el amor de mi vida

Mi (futuro) amor:

Quiero que sepas que esto es nuevo para mí, cada palabra, cara mirada, cada “te quiero”, aun no son 100% parte de mi ser, pero a la vez salen de lo más profundo de mi corazón. Tengo años imaginando tu sonrisa, tu mirada, tu voz, ahora sé como son y no sé que decir…creo que es amor, pero no estoy segura, no me había sentido así antes. Tengo miedo, no puedo decir que no, mi corazón esta viajando a mil por hora a lugares desconocidos, no sueltes mi mano, por favor.

Quiero que sepas que nunca he amado, pero he querido y me han roto el corazón. He regresado en mis pasos para recoger los pedazos, los he vuelto a unir, y ahora te lo doy, con cicatrices sí, pero late por ti. Guárdalo sin miedo pero con cuidado. Sé que crees que soy fuerte porque ando sola por la vida, pero te confieso que por dentro soy arena…caigo para levantarme de nuevo. No dejo que nadie lo sepa ¿guardas mi secreto?

Soy una caja de sorpresas, voy a querer escribirte muchas cartas, hornear pasteles, llamarte en la madrugada sólo para escuchar tu voz…pero también voy a hacer cosas sin avisarte, y te pido disculpas, no estoy acostumbrada a que alguien esté pendiente de mí. Estoy aprendiendo a equilibrar de nuevo mi vida. Tu llegada es el terremoto más dulce, pero aun así, has desordenado algo dentro de mí, y estoy aprendiendo a vivir así.

parejas_enamoradas_3

No sé discutir sin llorar, no sé ceder, nunca me he peleado con alguien tan importante como tú. Estoy loca, voy a gritar y hacer un berrinche, porque busco que me calles con un beso. Cállame y luego conversamos un acuerdo, pero primero bésame. Dame la mano al caminar, lo sentiré extraño pero me gusta. Si algún día quieres llorar, hazlo, limpia el alma; jamás pensaré que eres débil; eres fuerte por mostrar tus lágrimas.

Dicen que lo bueno llega a los que esperan, esperé bastante por ti y ya te encontré y tú me encontraste. Gracias por cruzarte en mi camino y no pasar de frente. Gracias por tu mirada, por tu corazón, por tu sonrisa, iluminan mi vida más que un millón de estrellas. No soy cursi, creo que estoy enamorada de ti. Juro leerte esto cuando te conozca. Te quiero como siempre y para siempre.

                                         Yo.

Varada en Frankfurt

¿Alguna vez han visto en las noticias esos episodios de viajeros durmiendo en un aeropuerto, ya sea por huelga, tormentas, pérdida de vuelo, etc? Cada vez que veía esas noticias era como ver un universo paralelo, algo que le pasa a quienes viajan mucho, tienen mucha mala suerte o no pensaron bien antes de comprar el pasaje…¿a quién se le ocurre viajar en invierno cuando saben que hay nieve? Me daba mucha pena ver las angustias de las personas ante no saber qué hacer, ni dónde ir. Pero claro, uno no puede imaginar lo que están viviendo, hasta que te toca a ti pasar por eso. 

Estaba regresando de Croacia a Perú, y la manera más económica era con paradas en Frankfurt, Santo Domingo y Panamá. En Zagreb ya había pasado un terrible episodio con una de mis maletas, simplemente no la pude traer conmigo y se la quedó mi tia (larga historia que merece otro post). Entonces ya estaba en el avión, rumbo a Frankfurt, y lo único que pensaba era llegar a Lima (y que pronto manden mi maleta porque ahí estaba literalmente toda mi ropa). Mi sentido de orientación me dijo que el avión estaba dando una vuelta -no, Tati, es tu idea- y luego una segunda vuelta en círculo. Escuchamos la voz del piloto informándonos que había una tormenta en Frankfurt, que el aeropuerto estaba cerrado para llegadas y salidas y que teníamos que aterrizar de emergencia en otro aeropuerto -WHAT? ¿Acaso la vida está haciéndome pagar por esa vez que no pague pasaje en el autobús? Bueno Tati tranquilízate, total si pierdes el siguiente vuelo, te deben poner en otro, y así sucesivamente, pues no es tu culpa que en pleno verano haya tormenta- era mi largo mantra que resonaba en mi cabeza una y otra vez.

Después de aterrizar de emergencia, informaron que ya nos dirigíamos a Frankfurt, aun tenía tiempo para llegar al siguiente vuelo. Llegamos a Frankfurt a las 22:25, vi en la pantalla que mi vuelo había despegado a las 22:20. -Tranquilidad, te colocarán en otro vuelo, será máximo un par de horas de retraso- Entré a la sala principal del aeropuerto y voilá! como yo habían por lo menos mil personas más. Todos estábamos varados en el aeropuerto sin idea a dónde ir. Después de preguntar y recorrer el aeropuerto. hallé la oficina que debía solucionar mi problema, y junto conmigo estaban este millar de personas. Entre ellos niños, bebés, mujeres embarazadas, gente mayor. La mayoría de las aerolíneas pertenecen a una alianza, en este caso todas pertenecían a Lufthansa, y ellos debían solucionar cada problema a cada persona.

Cerraron el counter a la medianoche, informando que lo reabrirían a las 5:30 a.m. -bueno, hay internet y donde sentarme- pensaba, así que fui a buscar mi pedazo de suelo para comunicarme con mi familia. Para esto, debo contarles que tenía junto conmigo mi maleta de mano (sin rueditas) que ya estaba rompiéndose y pesaba terriblemente; acompañada de una bolsa llena de libros que no quise meterlos en la maleta para no tener sobrepeso, mi cartera personal que también es gigante, mi saco y un rollo de un lienzo que no tenía donde meterlo. Ah, y en dinero tenía 15 euros y una tarjeta de crédito que no funcionaba. Como típica latinoamericana no pretendía dejar mis cosas solas en ningún lado, así que si quería ir al baño, levantaba cada uno de mis bultos y arrastraba el carrito; lo mismo para comprar, para subir escaleras hacia el counter, etc.

He aquí mi consejo #1: no viajen con muchas cosas en la mano y nunca sin una carry on, es fundamental. Ahora sé que uno nunca sabe lo que puede ocurrir. 

Consejo #2: Asegúrense de tener dinero, no se confíen en las tarjetas, pueden ocurrir mil cosas. Sé que este consejo es para niños o personas muy distraídas, pero las cosas pasan cuando uno menos las espera, para bien o para mal. 

Consejo #3: Siempre piensen en el prójimo, yo podía esperar horas porque tengo fuerza, pero habían niños que no. Por ayudar a una señora con su hija, ella me cedió su número de atención (pues ella iba a una zona preferencial) y pudieron atenderme antes. 

Consejo #4: No desesperen. Nada malo puede pasar dentro del aeropuerto. No confíen en todos, pero tampoco vivan un drama. Todo se soluciona y van a volver a casa. 

Me atendieron a las 10 a.m., casi 12 horas después de aterrizar, y lograron colocarme en un vuelo que salía a México a la 1 p.m. En total fueron 15 horas en el aeropuerto, sola y con casi nada que comer. Tenía que llegar a Lima un viernes a las 12:30 p.m., llegué sábado a las 7 a.m.

Espero les agrade esta anécdota de viaje, pronto empezaremos con el verdadero sentido de este blog: viajes. Por lo pronto, comparto este recuerdo, para que si alguna vez les pasa, sepan qué hacer y que no. 

Teatro: Lluvia de ideas

Una vez leí que seguir la carrera de actriz era aceptar estar en la carrera del “no”…me hizo pensar mucho en lo que difícil que puede ser escuchar un “gracias, te llamamos”. Cada audición es una entrevista de trabajo, imagínate tú ingeniero o abogado, tener que ir a una entrevista cada día, y todos los días pasar por la angustia de saber si tienes el trabajo o no. Pero todos los nervios y dudas se transforman en energía, desde el primer día que llegas al ensayo, y luego en fuegos artificiales cuando llega el día del estreno y con cada función. Hace poco una amiga me contó que el ser actriz la ayuda a levantarse, no sólo en el escenario, sino en la vida. Estar en un ambiente en el que te presentas a audiciones, de las cuales en muchas vas a escuchar un “no”; te hace fuerte, te enseña a levantar la cabeza, despertarte y decir “hoy es un nuevo día”, te prepara para las caídas. Así como en el teatro, en la vida hay momentos en los que lo único que te queda es solucionar, en ese momento, no hay corte ni cambio de escena.

Decidir actuar no es levantarse una mañana y decir “creo que hoy seré actor”, es algo que nace desde el fondo de tu corazón, es un grito desesperado de tu alma, algo que no puede explicarse con palabras, es enamorarse de la necesidad de prestarle tu cuerpo y alma a un personaje. No se puede “querer ser actor”, se nace para ser actor; y con mucho trabajo, sudor, lágrimas, conviertes tus ganas y mucho o poco talento innato en una herramienta con la que trabajar. Es ser feliz por dentro cuando tu personaje llora, es desdoblarte y que tu alma pueda ver a tu cuerpo en escena. Actuar es mezclar técnica, estudio, inspiración, trabajo, amor, tristeza, catarsis, talento, ganas y mucho más, actuar lo es todo.

No es fácil pararse en un escenario, nunca se van los nervios, es más, son parte de tu vida. Esas mariposas que unos sienten cuando los llama esa persona tan especial, los actores las sentimos cada vez que una voz dice: Tercera Llamada. Actuar es pensar en mil cosas y no pensar en nada al mismo tiempo, es repetir tantas veces la misma línea, hasta no saber si eres tú o tu personaje el que habla así. Es desnudar tu alma ante un público diferente cada día, ellos no lo saben, pero están viendo lo más profundo de ti. No hay máscaras en el teatro. Es la posibilidad de hacer catarsis con una sola línea, correr el riesgo de que una escena pueda mover tu existencia de una forma que no pensabas posible.

Actuar no es fama, la fama es efímera. No saben cuántos actores excelentes conozco que no han salido en televisión ni en cine, y no mueren por hacerlo, ellos quieren hacer teatro, necesitan hacerlo, eso es todo. Y cuántos famosos hay que no saben lo que es actuar. A los actores muchas veces no nos gusta ser el centro de atención, podemos ser tímidos y sólo revelamos lo que somos con quienes tenemos confianza.

En el teatro no existen los egos, no puedes intentar ser la abeja reina del panal. En el teatro somos todos o ninguno. La mayoría de mortales vamos al teatro o al cine y decimos “me encantó lo que vi”, en conjunto, me divertí, lloré, reflexioné. El teatro es sinceridad, es amor, es trabajar para y con tus compañeros por el bien del proyecto, es estar en todas y poner el hombro siempre. Es ética, compañerismo, honestidad, trabajo en grupo. No puedes estar bien como actor si te preocupas sólo en que tu personaje salga bien, la responsabilidad y el trabajo siempre son compartidos.

Estos meses me he distanciado (en cuerpo, nunca en alma) de mi gran amor, pero sólo recordar ese sentimiento, esas vibras y energía, me hace contar las horas para volver. Estoy segura que en menos de lo que pienso estaré compartiendo de nuevo esta pasión con gente que siente lo mismo que yo. Simplemente no puedo evitarlo, no puedo escabullirme, no puedo silenciar a un corazón que grita, no puedo negar mi existencia. Amo el teatro.